“FRANTZ”, GUE­RRA Y FRA­CA­SO DEL AMOR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

“No­so­tros so­lo que­ría­mos amar; [...] to­má­ba­mos nues­tra ju­ven­tud por nues­tro por­ve­nir: na­da nos ha­bía acos­tum­bra­do a es­ta brus­ca, a es­ta inol­vi­da­ble he­ca­tom­be, y a que es­te gran ma­ta­de­ro hu­mano se ins­ta­le du­ran­te cua­tro años en Eu­ro­pa: y de un ins­tan­te al otro fue así”. Quien ha­bla es Mau­ri­ce

Ros­tand, hi­jo del cé­le­bre poe­ta Ed­mond, y au­tor de la no­ve­la y obra de tea­tro “El hom­bre que ma­té”, de 1924.

Con­ti­núa el au­tor fran­cés: “de gol­pe, una ma­ña­na un afi­che blan­co, ilus­tra­do con cua­tro ban­de­ras in­vi­ta al mun­do a mo­rir y nos des­pier­ta de nues­tra ju­ven­tud, co­mo si tan so­lo hu­bie­se es­ta si­do un sue­ño. Unos par­ti­rán pa­ra ha­cer­se ma­tar. Otros se que­da­rán pa­ra llo­rar­los”.

Era la pos­gue­rra de la Gran Gue­rra, la Pri­me­ra Mundial. El con­ti­nen­te es­tá de­vas­ta­do. Ros­tand con­clu­ye: “el día en que es­ta­lló la gue­rra, yo te­nía 20 años. Al día si­guien­te, me ha­bía con­ver­ti­do en un an­ciano”. Su no­ve­la en­tu­sias­mó al ge­nio del ci­ne Ernst Lu­bitsch, quien en 1932 y des­de te­rri­to­rio de los enemi­gos ale­ma­nes ro­dó “Re­mor­di­mien­to”.

En nues­tros días, 85 años des­pués, el ce­le­bra­do rea­li­za­dor fran­cés Fra­nçois Ozon re­to­ma el te­ma y di­ri­ge “Frantz”, fil­me que re­co­ge el an­ti­be­li­cis­mo de sus an­te­ce­so­res y agre­ga én­fa­sis a una abi­ga­rra­da lu­cha in­te­rior de un hom­bre y una mu­jer en pos del amor des­pués de la gue­rra, des­pués de la cul­pa, des­pués de la men­ti­ra.

Co­lom­bia de­be­ría pre­ci­pi- tar­se a las salas de es­te ci­ne, por dos mo­ti­vos. El pri­me­ro to­ca con nues­tro pos­con­flic­to. “Es­ta gue­rra fue el gran fra­ca­so del amor, de la in­te­li­gen­cia, del en­sue­ño –in­sis­te Ros­tand. Ella le de­jó nue­va­men­te abier­ta la puer­ta a la Bar­ba­rie”.

El di­rec­tor Ozon es es­cru­pu­lo­so en agi­tar el dolor y odio de los pa­dres de los sol­da­dos muer­tos a am­bos la­dos de las trin­che­ras.

El se­gun­do mo­ti­vo tie­ne que ver con las es­ca­sas se­cuen­cias de co­lor en me­dio del blan­co y ne­gro ge­ne­ra­li­za­do. Co­rres­pon­den a los chis­pa­zos de amor y ar­te. Por en­ci­ma de la flo­je­ra mas­cu­li­na, triun­fa la cla­ri­vi­den­cia y va­len­tía de la mu­jer pro­ta­go­nis­ta, ca­rac­te­ri­za­da por la ac­triz ale­ma­na re­ve­la­ción Pau­la Beer.

Un cua­dro de Ma­net, ex­hi­bi­do en el Lou­vre, par­te en dos el fi­nal que sin ser fe­liz es fe­liz. El hom­bre lan­gui­de­ce en un sui­ci­dio mo­ral, mien­tras ella abri­llan­ta una son­ri­sa de amor por la vi­da

Co­lom­bia de­be­ría pre­ci­pi­tar­se a las salas de es­te ci­ne. Por en­ci­ma de la flo­je­ra mas­cu­li­na, triun­fa la cla­ri­vi­den­cia y va­len­tía de la mu­jer pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.