El te­rror del po­pu­lar Dross lle­ga a Me­de­llín a asus­tar de fren­te

Es­te you­tu­ber ve­ne­zo­lano es­ta­rá en Co­lom­bia por pri­me­ra vez. Tie­ne más de 10 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Sus te­mas son es­ca­bro­sos.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JUAN DA­VID UMAÑA GA­LLE­GO COR­TE­SÍA NI­CO­LÁS BARRIONUEVO

Co­no­ce las sie­te ubi­ca­cio­nes más te­ne­bro­sas que se pue­den ver por Goo­gle Earth? ¿O tal vez es­tá más in­tere­sa­do en au­dios y vi­deos de ma­ni­fes­ta­cio­nes de­mo­nia­cas? Si res­pon­dió de for­ma afir­ma­ti­va de­be­ría co­no­cer a Dross, el you­tu­ber ve­ne­zo­lano que tie­ne más de 10 mi­llo­nes de sus­crip­to­res y 959 vi­deos. Es uno de los más po­pu­la­res de La­ti­noa­mé­ri­ca y el te­rror es su te­ma.

Él ha­ce par­te de los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les a la Co­mic Con, que ini­cia es­te jue­ves.

Es­ta­rá con sus se­gui­do­res to­mán­do­se fotos y fir­man­do li­bros, así co­mo unos mi­nu­tos en ta­ri­ma res­pon­dien­do pre­gun­tas de sus se­gui­do­res, esas mis­mas que él de­ja en aque­llos vi­deos te­ne­bro­sos que mon­ta a me­nu­do en su cuen­ta y en la que es­tá siem­pre pre­sen­te el nú­me­ro sie­te.

¿Cá­ba­la o sim­ple coin­ci­den­cia? Uno de los mis­te­rios que en­vuel­ven al you­tu­ber que vie­ne por pri­me­ra vez a Co­lom­bia.

Sus ini­cios

Dross ini­ció su ca­rre­ra por allá en la dé­ca­da de 2000, “en la prehis­to­ria del in­ter­net”, co­men­ta. Por esa épo­ca con­ta­ba con un blog lla­ma­do El dia­rio de Dross, en el que subía sus cuen­tos, historias de cien­cia fic­ción, te­rror, en­tre otros te­mas.

“Lo ac­tua­li­za­ba tres ve­ces por se­ma­na y de re­pen­te ya te­nía 400 ar­tícu­los. Lue­go pen­sé en ex­pe­ri­men­tar y mon­tar un vi­deo en You­Tu­be en el que me po­nía his­té­ri­co du­ran­te una par­ti­da de un vi­deo­jue­go, y le fue muy bien”.

En ese mo­men­to ini­ció su evo­lu­ción, su trans­for­ma­ción ha­cia la pla­ta­for­ma de vi­deos en la que mon­tó el pri­me­ro a fi­na­les de 2008, y allí si­gue, 9 años des­pués con con­te­ni­dos que so­bre­pa­san las 30 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes. El más po­pu­lar es Las sie­te co­sas más as­que­ro­sas en­con­tra­das en co­mi­das de McDo­nalds.

Sus pri­me­ros tra­ba­jos eran de to­do un po­co: co­me­dia de re­pe­ti­ción y reac­cio­nes, pe­ro lle­gó el te­rror, ese que lo ha lle­va­do a vi­si­tar paí­ses co­mo Mé­xi­co, Chi­le, Pe­rú y aho­ra Co­lom­bia.

Ini­ció, di­ce él, a can­sar­se de sus pro­pios con­te­ni­dos y eso lo lle­vó a una bús­que­da de te­mas que le de­vol­vie­ran la pa­sión por lo que ha­cía. “Ahí lle­ga el te­rror con sus per­so­na­jes, li­te­ra­tu­ra, pe­lí­cu­las, mi­tos y le­yen­das. De­ci­dí en­ton­ces en­fo­car­me en eso, lo que se con­vir­tió en mi se­gun­do ex­pe­ri­men­to. Fue su­per­exi­to­so, ¡fue una ca­ta­pul­ta bru­tal!”, que lo lan­zó por La­ti­noa­mé­ri­ca.

Co­lom­bia

De su vi­si­ta a Co­lom­bia tie­ne mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, por­que

ase­gu­ra que es uno de los paí­ses don­de más se­gui­do­res tie­ne. Re­cuer­da que su pa­dre, quien era pi­lo­to, le de­cía que los co­lom­bia­nos eran per­so­nas muy cá­li­das y edu­ca­das. Dross tam­bién lo cree así.

“Siem­pre recuerdo a los

fans co­lom­bia­nos. Mu­chos de los co­men­ta­rios que po­nen en mis vi­deos son de co­lom­bia­nos. Ya co­noz­co su humor y los mo­dis­mos que usan. Es­toy muy fe­liz de po­der ve­nir. ¡ Pa­ra mí se­rá un mo­men­to épi­co!”

FO­TO

Da­vid Re­vi­lla (Dross) es­pe­ra apren­der mu­cho de su es­ta­día en Me­de­llín y su cor­to pa­so por Bogotá. Aun­que es ve­ne­zo­lano, vi­ve en Argentina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.