Mi­guel Ca­le­ro Jr. lu­cha por un lu­gar en Na­cio­nal

El hi­jo del le­gen­da­rio ar­que­ro co­lom­biano ha­bla de las bon­da­des y de la he­ren­cia de su pa­dre, pe­ro reite­ra que quie­re ha­cer su pro­pia his­to­ria.

El Colombiano - - DEPORTES - Por WIL­SON DÍAZ SÁN­CHEZ JUAN A. SÁN­CHEZ

Tie­ne bra­zos lar­gos y ca­ra pe­que­ña. Ha­bla pau­sa­do y se­gu­ro, y cuan­do frun­ce el ce­ño ha­ce más evi­den­te el pa­re­ci­do fí­si­co con su pa­pá.

En el la­do iz­quier­do del cue­llo se ta­tuó, en nú­me­ros ro­ma­nos, la fe­cha del fa­lle­ci­mien­to de Mi­gue­lón (IV- XIIMMXII), co­mo lla­ma­ban al le­gen­da­rio ar­que­ro co­lom­biano. “Ese día pa­só al­go muy trá­gi­co, pe­ro tam­bién es pa­ra re­cor­dar con amor. Se fue el show, pe­ro que­dó en el co­ra­zón de to­da la gen­te”, re­la­ta el mu­cha­cho de 1.90 me­tros de es­ta­tu­ra, ca­be­llo cor­to y ne­gro, quien na­ció en Bu­ca­ra­man­ga y tu­vo un pa­so fu­gaz por las di­vi­sio­nes me­no­res del Pa­chu­ca (en­tre 2006 y 2007) y Bo­ya­cá Chi­có con Eduar­do La­ra.

Su nom­bre com­ple­to es Mi­guel Ale­jan­dro, aun­que pre­fie­re que lo lla­men so­lo Mi­guel Ca­le­ro. El téc­ni­co Rei­nal­do Rue­da le di­ce Mi­gue­lín, y en el equi­po ver­de los ju­ga­do­res lo apo­dan Jú­nior.

Tie­ne 19 años y ha­ce más de un mes lle­gó a Me­de­llín a pro­bar­se con Na­cio­nal, club que apren­dió a que­rer des­de pe­que­ño, cuan­do lo lle­va­ban al ca­me­rino. “Cre­cí con amor por es­ta ins­ti­tu­ción, siem­pre pen­sé que se­ría un sue­ño re­ci­bir el mis­mo ca­ri­ño que le pro­fe­sa­ron a mi pa­dre”.

En Pa­chu­ca la pre­sión era de­ma­sia­da por el ape­lli­do. “Es com­pli­ca­da esa pa­red que le po­nen a uno. Es bueno que me com­pa­ren y men­cio­nen las co­sas bue­nas, pe­ro in­co­mo­da que di­gan que no ha­go lo que ha­cía mi pa­pá. Él se fue, tu­vo su ca­rre­ra y yo ape­nas es­toy co­men­zan­do. Bo­ni­to que ha­ya he­re­da­do mu­chas co­sas de mi pa­dre, pe­ro le pi­do a la gen­te que en­tien­da que so­mos dos per­so­nas di­fe­ren­tes”.

Pa­sión in­na­ta

Mi­guel siem­pre le ha­bló de la im­por­tan­cia del es­tu­dio y po­co tra­ta­ban el te­ma del fút­bol. Ju­gó de za­gue­ro cen­tral, vo­lan­te y de­lan­te­ro (po­si­ción en la que jue­ga su her­mano Juan Jo­sé), pe­ro nun­ca sin­tió la pa- sión que ex­pe­ri­men­ta en la por­te­ría. “La ge­né­ti­ca me lle­vó al ar­co, los mo­vi­mien­tos son na­tu­ra­les, me en­fo­qué por ahí y me gus­tó. Mi pa­pá nun­ca me pi­dió que ta­pa­ra, so­li­to lo hi­ce”.

Cuan­do se le pre­gun­ta si se atre­ve­ría a brin­dar un show, son­ríe y asien­te. “Sí, cla­ro, hay que ha­cer­lo, aun­que con una res­pon­sa­bi­li­dad gran­de. Hay mo­men­tos pa­ra ha­cer­lo, de res­to soy apli­ca­do en mi la­bor”. Po­ner­se una pa­ño­le­ta en la ca­be­za, usar go­rra o ra­par­se (su pa­pá lo hi­zo co­mo pro­me­sa a un ni­ño que pa­de­cía cán­cer) no es­tán en sus pla­nes, así mu­chos se lo in­si­núen.

En su ca­sa guar­da guan­tes y uni­for­mes que le en­via­ba Mi­guel, y los va­lo­ra, pe­ro agre­ga que no es ape­ga­do a lo ma­te­rial y que su le­ga­do le bas­ta. Le mo­ti­va más apren­der de la se­rie­dad, men­ta­li­dad po­si­ti­va y li­de­raz­go, tan na­tu­ra­les en él. En vi­deos re­pa­sa sus mo­vi­mien­tos y man­tie­ne pre­sen­te que, a pe­sar de lo ex­tro­ver­ti­do y ale­gre, Mi­gue­lón siem­pre fue un hom­bre res­pe­tuo­so con el tra­ba­jo.

En su men­te le que­dó una fra­se que aho­ra apli­ca: “el triun­fo o la de­rro­ta no du­ran más de dos días”.

Sa­be que ese amor que tie­ne por la por­te­ría im­pli­ca re­gu­la­ri­dad. En Na­cio­nal dis­fru­ta al la­do de Fran­co Ar­ma­ni, Cris­tian Var­gas, Cris­tian Bo­ni­lla y los pre­pa­ra­do­res Pe­dro Za­pe y Fa­bio Ca­lle, ade­más del pro­fe Rue­da, a quien res­pe­ta y va­lo­ra.

La ca­li­dez ha­ce que to­dos los días de­je has­ta la úl­ti­ma go­ta de su­dor en la can­cha pa­ra ga­nar­se un lu­gar

“Es­te chi­co tra­ba­ja con el equi­po pro­fe­sio­nal; po­see bue­na ta­lla y un com­po­nen­te genético que de­be re­fren­dar con la la­bor que ha­ce”. MIL­TON PA­TI­ÑO Exar­que­ro de Na­cio­nal

FO­TO

Los pre­pa­ra­do­res de ar­que­ros Fa­bio Ca­lle y Pe­dro Za­pe son los en­car­ga­dos de orien­tar a Mi­guel Ca­le­ro. Ellos da­rán el con­cep­to y los di­rec­ti­vos de­ter­mi­na­rán si se que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.