Cri­sis de Ve­ne­zue­la es­ca­ló has­ta el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de ONU

Con una reunión de la má­xi­ma ins­tan­cia de la ONU, en la que se in­clu­yó la si­tua­ción del país, los ex­per­tos ad­vier­ten que se ele­vó el tono ha­cia Ca­ra­cas. Las san­cio­nes se ven aún le­ja­nas.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MARIANA ESCOBAR ROLDÁN

Por pri­me­ra vez, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU se reunió para dis­cu­tir a puer­ta ce­rra­da la cri­sis de es­te país. Aun­que no hay de­ta­lles so­bre lo su­ce­di­do ayer en esa ins­tan­cia, cu­yas de­ci­sio­nes son de ca­rác­ter obli­ga­to­rio, la de­le­ga­ción de Es­ta­dos Uni­dos aler­tó que, si la ines­ta­bi­li­dad per­sis­te en esa nación, po­dría se­guir el ca­mino de Si­ria, Co­rea del Nor­te y Su­dán del Sur, don­de las san­cio­nes del or­ga­nis­mo no se han he­cho es­pe­rar.

Así lo men­cio­nó a la sa­li­da del en­cuen­tro la em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se an­te la ONU, Nik­ki Ha­ley, que re­ve­ló que la reunión fue un in­ten­to de “pre­ven­ción”, y ad­vir­tió que la cri­sis “no es­tá me­jo­ran­do, es­tá em­peo­ran­do, y lo que es­ta­mos tra­tan­do de de­cir es que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal necesita de­cir ‘res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos de su pue­blo’ o es­to irá en la di­rec­ción a la cual he­mos vis­to a tan­tos di­ri­gir­se”.

En­tre­tan­to, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­to­nio Gu­te­rres, afir­mó que Ve­ne­zue­la es para él “una gran preo­cu­pa­ción” por sus di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les, y que ya es­ta­ba en con­tac­to con me­dia­do­res para bus­car una sa­li­da a la cri­sis.

Aun­que el diá­lo­go no lle­va de nin­gu­na for­ma a de­ci­sio­nes por par­te del Con­se­jo, la im­por­tan­cia de que el te­ma se in­clu­ye­ra en la agen­da ge­ne­ró di­vi­sio­nes: mien­tras al­gu­nos em­ba­ja­do­res ale­ga­ron que la de­ci­sión de ha­blar so­bre Ve­ne­zue­la era una in­je­ren­cia por par­te de Was­hing­ton en los asun­tos de Ca­ra­cas (ver opi­nio­nes), los ex- per­tos vis­lum­bran un es­ca­la­mien­to en el dis­cur­so, con im­pac­to en el cor­to y lar­go pla­zo.

El pe­so del Con­se­jo

El sig­ni­fi­ca­do de la reunión tie­ne va­ria­das con­no­ta­cio­nes. Para Ch­ris­top­her Sa­ba­ti­ni, ex­per­to en Amé­ri­ca La­ti­na de la Es­cue­la de Asun­tos Pú­bli­cos e In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, el abor­da­je del te­ma im­pli­ca que la cri­sis de Ve­ne­zue­la ya de­jó de ser de­mo­crá­ti­ca, y aho­ra es hu­ma­ni­ta­ria.

Aho­ra bien, Sa­ba­ti­ni es es­cép­ti­co so­bre las me­di­das que pue­da to­mar el or­ga­nis­mo. Si bien cree que el Con­se­jo pue­de lle­gar a or­de­nar la ela­bo­ra­ción de un informe so­bre asun­tos sen­si­bles, co­mo pre­sos po­lí­ti­cos, es­ca­sez de me­di­ca­men­tos o ase­si­na­tos por par­te de la fuer­za pú­bli­ca, la ame­na­za de una san­ción es­tá le­jos.

En eso coin­ci­de Ro­nal Ro­drí­guez, miem­bro del Ob­ser­va­to­rio so­bre Ve­ne­zue­la de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, para quien la op­ción de una san­ción es im­pro­ba­ble, en la me­di­da en que dos de los miem­bros del Con­se­jo es­tán com­pro­me­ti­dos con Ve­ne­zue­la: “Chi­na tie­ne gran par­te de la deu­da ve­ne­zo­la­na y Ru­sia es su gran ven­de­dor de ar­ma­men­to”.

Lo que sí se de­mues­tra, con­ti­núa el ex­per­to, es el re­tro­ce­so ace­le­ra­do en la ca­pa­ci­dad di­plo­má­ti­ca del país. “Aun­que por mu­cho tiem­po tu­vo un mar­gen de ma­nio­bra que le per­mi­tía ha­cer­se a po­si­cio­nes en la ONU con la ló­gi­ca pe­tro­le­ra (re­ci­bía los vo­tos de los paí­ses a cam­bio

de pe­tró­leo)”, lo cier­to es que con su cri­sis, Ve­ne­zue­la per­dió ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia. De he­cho, Ed­mun­do Gon­zá­lez, coor­di­na­dor de en­la­ce in­ter­na­cio­nal de la Me­sa de la Uni­dad Na­cio­nal (de oposición), te­me que con la reunión en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, su país que­de ais­la­do, sin alia­dos in­ter­na­cio­na­les. “Es la pri­me­ra vez que se da una dis­cu­sión so­bre no­so­tros en el seno del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, eso ya de por sí es muy de­li­ca­do, pe­ro se le su­ma el fo­co que ya es­ta­mos sien­do en Una­sur y la OEA”.

Le tran­qui­li­za, no obs­tan­te, que en la car­ta de fun­da­ción de la ONU es cla­ro que an­tes de una san­ción ha­brá que ago­tar la in­ter­ven­ción de to­das las es­tan­cias re­gio­na­les

FOTO AFP

Nik­ki Ha­ley, em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos an­te la ONU, con­vo­có la reunión so­bre Ve­ne­zue­la, que aun­que es­ta­ba por fue­ra de la agen­da ofi­cial, des­per­tó aler­ta por la di­men­sión de esa ins­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.