LÓ­PEZ OBRADOR: “NO SOY CORRUPTO”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JORGE RA­MOS re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

“¿Us­ted quie­re ser pre­si­den­te de México?” le pre­gun­té a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra

dor, aun­que ya to­dos sa­bía­mos la res­pues­ta. “Sí”, me di­jo, tra­jea­do y se­gu­ro. “Va­mos a par­ti­ci­par de nue­vo, y la ter­ce­ra es la ven­ci­da”.

En el 2006 y en el 2012 iba ga­nan­do en las en­cues­tas y, él in­sis­te, le ro­ba­ron las elec­cio­nes. ¿No se­rá mal per­de­dor? “No po­de­mos acep­tar frau­des”, res­pon­dió.

Pe­ro en el 2018, di­jo, se­rá dis­tin­to por­que hay “más gen­te apo­yan­do el mo­vi­mien­to, más or­ga­ni­za­ción y más in­te­rés por un cam­bio ver­da­de­ro”. Ade­más pien­sa que las re­des so­cia­les po­drán con­tra­rres­tar los ata­ques que recibirá.

Por ejem­plo, unos vi­deos re­cien­tes mues­tran a una can­di­da­ta de su par­ti­do Mo­re­na, o el Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal, Eva Ca­de­na, re­ci­bien­do el equi­va­len­te de 25 mil dó­la­res para en­tre­gar, su­pues­ta­men­te, a Ló­pez Obrador. Lo que hi­zo Ca­de­na le pa­re­ce “muy mal” a él. Pe­ro Ló­pez Obrador acu­sa al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to — “un jefe de pan­di­lla” — de es­tar de­trás de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio en su con­tra: “Pe­ña Nie­to en Los Pi­nos le en­tre­gó los vi­deos al se­cre­ta­rio de go­ber­na­ción para que, a su vez, en­tre­ga­ra los vi­deos a el dia­rio El Universal”.

En­tre mu­chos me­xi­ca­nos hay una le­gí­ti­ma cu­rio­si­dad por sa­ber de qué vi­ve Ló­pez Obrador. “¿Cuán­to di­ne­ro tie­ne?” le pre­gun­té. “Na­da”, me di­jo, “yo no lu­cho por di­ne­ro”. Mo­re­na, su par­ti­do, le da “co­mo 60 mil pe­sos al mes” (po­co más de 3 mil dó­la­res). “Aun­que les pa­rez­ca in­creí­ble a esos co­rrup­tos”, con­ti­nuó, “no ten­go cuen­tas de che­que, no ten­go tar­je­tas de cré­di­to. Pe­ro no de aho­ra, desde ha­ce 40 años”.

Voy al pun­to y le di­go que lo acu­san de au­to­ri­ta­rio, in­to­le­ran­te, ter­co y me­siá­ni­co. Pe­ro “no les fun­cio­na”, re­vi­ró. “Es­tán muy de­ses­pe­ra­dos”.

“No soy corrupto”, me di­jo, en el que sin du­da se con­ver­ti­rá en el men­sa­je cen­tral de su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Para él la corrupción no es una cues­tión cul­tu­ral, co­mo ha di­cho Pe­ña Nie­to, sino “un pro­ble­ma que se da de arri­ba para aba­jo”. Con­ti­nuó: “Lu­cho por idea­les. Si yo lu­cha­ra por di­ne­ro, fue­se in­men­sa­men­te ri­co. Ten­dría man­sio­nes en el ex­tran­je­ro y aquí en México”.

Ha­blan­do de man­sio­nes, ¿es un ac­to de corrupción la ca­sa de 7 millones que la pri­me­ra da­ma, An­gé­li­ca Ri­ve­ra, com­pró a un con­tra­tis­ta del go­bierno? “Sí”, me di­jo Ló­pez Obrador. ¿Si lle­ga a la pre­si­den­cia va a en­jui­ciar a Pe­ña Nie­to y a su es­po­sa por corrupción? “No, no, no”, res­pon­dió, “eso lo van a ha­cer los jue­ces”. ¿No es es­ta una am­nis­tía an­ti­ci­pa­da? “No”, di­jo, ase­gu­rán­do­me que nun­ca se ha reuni­do a so­las con el pre­si­den­te. ¿Us­ted pon­dría a un fis­cal in­de­pen­dien­te para in­ves­ti­gar a Pe­ña Nie­to y a su es­po­sa? “Sí, sí, sí”, con­tes­tó, “que se in­ves­ti­gue”.

Es un hom­bre de iz­quier­da, pe­ro se rehú­sa a dar su opi­nión so­bre el abor­to, el ma­tri­mo­nio de pa­re­jas del mis­mo se­xo o la le­ga­li­za­ción de las dro­gas. “Es sen­ci­llo: que lo re­suel­va la gen­te, que ha­ya una con­sul­ta”.

Se nie­ga tam­bién a lla­mar dic­ta­do­res al cu­bano, Raúl Cas­tro, y al ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás

Ma­du­ro, a pe­sar de las re­cien­tes muer­tes y las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. ¿Por qué? “Por­que no quie­ro que se me­tan des­pués en las de­ci­sio­nes que solo les co­rres­pon­den a los me­xi­ca­nos”, di­ce.

Pe­ro con Do­nald Trump si se me­te. ¿Trump es un ra­cis­ta? “Sí”, res­pon­dió, “azu­za el ra­cis­mo. Pe­ro tam­po­co es que lo sien­ta así. Es una es­tra­te­gia política, lo acla­ro”. Con­ti­nuó: “Que no se ol­vi­de (Trump) que México es un país in­de­pen­dien­te. ... No al mu­ro, y no a la per­se­cu­ción de nues­tros pai­sa­nos mi­gran­tes en EE. UU.”.

Al final me ha­bló un po­co de su es­po­sa, Bea­triz Gu­tié­rrez

Müe­ller: “Se de­di­ca más que na­da a la li­te­ra­tu­ra, ella es doc­to­ra” y del hi­jo de am­bos que se lla­ma Je­sús Er­nes­to. “Je­sús por Je­su­cris­to y Er­nes­to por

Er­nes­to Che Gue­va­ra”, me ex­pli­có. “Creo en el pen­sa­mien­to y la obra de Je­sús. Él lu­cha por los po­bres, y el Che es un re­vo­lu­cio­na­rio ejem­plar”.

Le re­cor­dé que el Che tam­bién reali­zó mu­chas eje­cu­cio­nes. “Sí, tie­ne ese cues­tio­na­mien­to”, acep­ta, “pe­ro fue un hom­bre que ofre­ció su vi­da por sus idea­les”.

Idea­les y su lu­cha con­tra la corrupción. Ló­pez Obrador cree que eso, fi­nal­men­te, lo lle­va­rá al Pa­la­cio Na­cio­nal, don­de pien­sa vi­vir, no en Los Pi­nos. “Va­mos a lle­gar con to­da la au­to­ri­dad mo­ral para lle­var a ca­bo la trans­for­ma­ción de México”.

A ver. A sus 63 la ter­ce­ra es la ven­ci­da

“No soy corrupto. Lu­cho por idea­les. Si yo lu­cha­ra por di­ne­ro, fue­se in­men­sa­men­te ri­co. Ten­dría man­sio­nes en el ex­tran­je­ro y aquí en México”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.