ALEGATO POR EL ESCUDO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DOMÍNGUEZ GIRALDO os­car­do­min­guezg@outlook.com

Co­mo en la go­ber­na­ción de An­tio­quia no sa­ben quién soy yo, les afri­jo­lo mi pron­tua­rio para que lo ten­gan en cuen­ta a la ho­ra de ad­ju­di­car el Escudo de An­tio­quia, má­xi­ma con­de­co­ra­ción que otor­ga el de­par­ta­men­to:

Na­cí a “tem­pra­na edad” a solo dos cua­dras del mar­co de la pla­za de Mon­te­be­llo.

De ni­ño fui víc­ti­ma de “bu­lin” fa­mi­liar con­sis­ten­te en que me obli­ga­ban a pa­sar por de­ba­jo de la re­gis­tra­do­ra para aho­rrar pa­sa­je.

Hi­ce par­te de la aris­to­cra­cia de ga­lli­ne­ro de los ci­ne­mas pa­ra­di­so de ba­rrio.

Co­mo soy un hom­bre de suer­te, nun­ca me ca­yó en­ci­ma un sui­ci­da de los que se arro­ja­ban del Pa­la­cio Na­cio­nal cuan­do iba a mon­tar en la es­ca­le­ra eléc­tri­ca del Ca­ra­va­na.

Nun­ca apren­dí a ma­ne­jar ca­rro ni a co­ci­nar. Soy enemi­go ín­ti­mo del wa­sap.

Con­fun­do el GPS y el Wa­ze con un po­li­cía acos­ta­do. O con un pa­so ce­bra.

Pro­cu­ro apli­car la di­vi­sa del ar­qui­tec­to bra­si­le­ño Nie­me­yer: Tra­ba­jar, ser co­rrec­to, te­ner ami­gos. Y la de su pai­sano el fut­bo­lis­ta Ga­rrin­cha: Yo vi­vo la vi­da, la vi­da no me vi­ve a mí.

No es­cri­bo cuen­tos ni no­ve­las. Co­me­to pre­ca­rios poe­mas que ten­go apun­ta­dos en pa­pe­li­tos que uti­li­zo para cu­ñar me­sas co­jas en los res­tau­ran­tes.

Cuan­do co­no­cí el me­tro en Es­to­col­mo le pu­se la mano. ¡No ten­go fotos del úni­co via­je que hi­ce a París! Via­jé co­la­do en pri­me­ra cla­se de Luft­han­sa en un vue­lo en­tre Frank­furt y Bo­go­tá.

En mis re­co­rri­dos de so­li­ta­rio sue­lo en­con­trar­me con el men­di­go más feliz que co­noz­co. Me mi­ra co­mo si el po­bre fue­ra yo, lo que me exo­ne­ra de re­dis­tri­buir con él mis in­gre­sos.

Aun­que no lo crea mi co­le­ga el go­ber­na­dor Luis Pé­rez, quien di­la­pi­da el Escudo, ten­go un ami­go que es “coach on­to­ló­gi­co, en­tre­na­dor trans­for­ma­cio­nal y cor­po­ra­ti­vo”. (So­mos co­le­gas en el mun­di­llo blan­co y ne­gro del aje­drez).

An­tes que Ma­lu­ma y J. Bal­bin, pró­xi­mo con­de­co­ra­do, can­ta­ba mú­si­ca gre­go­ria­na en la Scho­la Can­to­rum del se­mi­na­rio.

A di­fe­ren­cia del pre­si­den­te Bush pue­do ver te­le­vi­sión y res­pi­rar al mis­mo tiem­po. Bush se atra­gan­tó co­mien­do ga­lle­tas cuan­do veía pe­lí­cu­las del oes­te. Lo salvó su pe­rro Bar­ney que aler­tó a los mas­ti­nes de la CIA.

Soy egre­sa­do de la Es­cue­la José Eu­se­bio Ca­ro, de Aran­juez, aun­que de­bo quí­mi­ca, fí­si­ca y tri­go­no­me­tría de sex­to que “es­tu­dié” en el Co­lom­biano de Edu­ca­ción.

Mis pla­tos fa­vo­ri­tos son el arroz con hue­vo, el hue­vo con arroz, las mi­gas y la car­ne mo­li­da, o en pun­ti­cos, co­mo la bau­ti­zó un ni­ño.

Apren­dí a es­cri­bir a má­qui­na con to­dos mis de­dos. Tras­teé es­ta des­tre­za al compu­tador. No hay un solo de­do va­go en mis manos.

Me per­dí de ser el in­ven­tor de las sel­fis con lo pi­lao que es es­ti­rar la mano y re­tra­tar­se uno mis­mo.

Soy de los que pien­sa que más va­le ateo man­so en mano que cien ex­pro­cu­ra­do­res ca­tó­li­cos vo­lan­do.

Por to­do lo an­te­rior, Escudo, ven, no tar­des tan­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.