LA BA­TA­LLA DE FRANCIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RO­DRI­GO BO­TE­RO MONTOYA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Francia sus­ci­ta­ron un in­te­rés in­ter­na­cio­nal inusi­ta­do, por ra­zo­nes que iban más allá de de­ter­mi­nar quién se­ría el pró­xi­mo ocu­pan­te de l’Ély­sée. Es­ta­ban en jue­go va­rios te­mas de tras­cen­den­cia. Se es­ta­ba de­ci­dien­do acer­ca de la per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea, es de­cir, de la vi­gen­cia del pro­yec­to de cons­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal ini­cia­do ha­ce se­sen­ta años. En ma­te­ria de política in­ter­na­cio­nal y de co­mer­cio exterior, se es­ta­ba de­fi­nien­do si era pre­fe­ri­ble ac­tuar co­mo un blo­que uni­do, o co­mo na­cio­nes in­di­vi­dua­les. Tam­bién se es­ta­ba de­ter­mi­nan­do si las vic­to­rias elec­to­ra­les del na­cio­na­lis­mo xe­nó­fo­bo en el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta­ban la nor­ma de las de­mo­cra­cias in­dus­tria­li­za­das, o si de­be­rían en­ten­der­se co­mo abe­rra­cio­nes.

El triun­fo de­ci­si­vo del can­di­da­to de En Mar­che,

Em­ma­nuel Ma­cron, fue re­ci­bi­do con re­go­ci­jo en Bru­se­las y en Ber­lín, por sus im­pli­ca­cio­nes para la Unión Eu­ro­pea. En la opi­nión pú­bli­ca de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, ese re­sul­ta­do elec­to­ral dio lu­gar a un sus­pi­ro de ali­vio. La Ca­sa Blan­ca y el Krem­lin re­ci­bie­ron la no­ti­cia con des­agra­do. Tan­to Do­nald Trump co­mo Vla­di­mir Pu­tin, por mo­ti­vos di­fe­ren­tes, es­ta­ban a fa­vor de Ma­ri­ne Le Pen, la can­di­da­ta del par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha, Front Na­tio­na­le. Trump sim­pa­ti­za­ba con su pro­pues­ta de re­ti­rar a Francia de la Unión Eu­ro­pea así co­mo su hos­ti­li­dad ha­cia el Is­lam y ha­cia los in­mi­gran­tes. Un even­tual go­bierno en Francia con esas ca­rac­te­rís­ti­cas ha­bría si­do in­ter­pre­ta­do co­mo una vin­di­ca­ción del pro­gra­ma que él es­ta­ba in­ten­tan­do im­ple­men­tar en Es­ta­dos Uni­dos. En vez de dis­fru­tar de la ven­ta­ja que ten­dría, ne­go­cian­do con una Eu­ro­pa frac­cio­na­da y dé­bil, Trump va a te­ner que adap­tar­se al com­pro­mi­so de

Em­ma­nuel Ma­cron y An­ge­la Mer­kel de se­guir for­ta­le­cien­do la Unión Eu­ro­pea.

Vla­di­mir Pu­tin iden­ti­fi­ca el in­te­rés geo­po­lí­ti­co ru­so con la frag­men­ta­ción de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Sub­ver­tir a la Unión Eu­ro­pea y de­bi­li­tar a la OTAN obe­de­cen a ese ob­je­ti­vo. Así se ex­pli­ca la in­ter­fe­ren­cia ci­ber­né­ti­ca de los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos du­ran­te los pro­ce­sos elec­to­ra­les en Es­ta­dos Uni­dos y en Francia. Para Pu­tin, tam­bién ha­bría si­do pre­fe­ri­ble te­ner a Ma­ri­ne Le Pen co­mo in­ter­lo­cu­to­ra. El re­sul­ta­do elec­to­ral en Francia con­tras­ta con la de­ci­sión del Bre­xit en el Reino Uni­do y la elec­ción de Trump en Es­ta­dos Uni­dos. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en que Ma­cron de­fen­dió con con­vic­ción, sin am­bi­güe­dad, los va­lo­res de la Ilustración, la de­mo­cra­cia li­be­ral y la economía de mer­ca­do, fren­te al em­ba­te de los ex­tre­mos. En cam­bio, tan­to David Ca­me­ron en el Reino Uni­do, co­mo Hi­llary Clin­ton en Es­ta­dos Uni­dos, lo hi­cie­ron de ma­ne­ra ti­bia, va­ci­lan­te y ca­si ver­gon­zan­te. Ca­me­ron per­mi­tió que los na­cio­na­lis­tas ra­di­ca­les y los ta­bloi­des con­for­ma­ran el re­la­to de hos­ti­li­dad a la Unión Eu­ro­pea. Clin­ton, a su turno, le per­mi­tió a Trump con­so­li­dar la na­rra­ti­va de que los tra­ba­ja­do­res ame­ri­ca­nos eran víc­ti­mas de los in­mi­gran­tes y del li­bre co­mer­cio.

El pre­si­den­te Ma­cron tie­ne aho­ra el re­to de ha­cer efec­ti­vo su pro­gra­ma de re­no­va­ción ins­ti­tu­cio­nal. Pe­ro es re­con­for­tan­te com­pro­bar que Francia ha­ya re­afir­ma­do el pro­pó­si­to de se­guir sien­do una so­cie­dad plu­ra­lis­ta, to­le­ran­te y abier­ta

Es re­con­for­tan­te com­pro­bar que Francia ha­ya re­afir­ma­do el pro­pó­si­to de se­guir sien­do una so­cie­dad plu­ra­lis­ta, to­le­ran­te y abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.