LA RELIGIÓN, UNA RE­LA­CIÓN DE AMOR CON DIOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por GONZALO GALLO GON­ZÁ­LEZ

Una mu­jer fue­ra de serie, san­ta, fun­da­do­ra, mís­ti­ca y es­cri­to­ra, esa fue San­ta Te­re­sa de Je­sús, 1515-1582.

Una enamo­ra­da de Dios y de la vi­da cu­yas obras mís­ti­cas han ins­pi­ra­do in­clu­so a cre­yen­tes de otras re­li­gio­nes.

En sus días os­cu­ros for­ta­le­cía su fe y creía fir­me­men­te en lo que ella mis­ma pen­sa­ba y afir­ma­ba:

“Na­da te tur­be. Na­da te es­pan­te. To­do se pa­sa. Dios no se mu­da. La pa­cien­cia to­do lo al­can­za. Quien a Dios tie­ne, na­da le fal­ta. Solo Dios bas­ta”.

Ca­da fra­se de es­te tex­to con­tie­ne una gran ver­dad y ale­ja du­das y som­bras si la apli­cas a tu vi­da.

La gran lec­ción de los mís­ti­cos na­da tie­ne que ver con nor­mas, ve­tos, ri­tos o dog­mas, solo con el amor.

En cual­quier cre­do ellos te­nían a Dios co­mo su Ama­do y su religión era una re­la­ción de amor con Dios.

Si tu religión te lle­va a eso, alé­gra­te, si no es así, deam­bu­las apar­ta­do del ca­mino que lle­va a la ilu­mi­na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.