Co­mu­ni­car para co­no­cer­nos en pro­fun­di­dad

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HELENA CORTÉS GÓ­MEZ

Le da­mos pre­va­len­cia a la co­mu­ni­ca­ción oral, sin em­bar­go exis­ten otras for­mas que ha­cen más sano el in­ter­cam­bio de ideas.

Co­lom­bia es de otro mun­do, ase­gu­ra la fi­ló­so­fa y psi­có­lo­ga in­gle­sa Em­ma Loui­se Jay, quien de­ci­dió vi­vir en es­te país desde ha­ce cuatro años. “Cuan­do vuel­vo a In­gla­te­rra y ha­bló con mi abue­la, ella me pre­gun­ta: ¿por qué es­tás ha­blan­do con las manos?”.

Y es que, en par­te, por eso ella es­tá aquí. Di­ce que los co­lom­bia­nos al igual que mu­chas per­so­nas de ori­gen la­tino, nos co­mu­ni­ca­mos con el cuer­po y “es­to es una for­ma más sa­na de ex­pre­sar­se”. Jay es doc­to­ra en me­di­ci­na psi­co­ló­gi­ca en el Kings Co­lla­ge de Lon­dres y ha­ce diez años es­tu­dia la des­per­so­na­li­za­ción y des­rea­li­za­ción en el Reino Uni­do, con orien­ta­ción ha­cia la psi­co­lo­gía exis­ten­cial y la fi­lo­so­fía.

Es una de las 12 ex­per­tas in­vi­ta­das al con­gre­so Otro Mun­do, un es­pa­cio abier­to por la Co­le­gia­tu­ra para con­ver­sar so­bre el ser y la co­mu­ni­ca­ción. Hoy en Pla­za Ma­yor.

¿Qué es la des­per­so­na­li­za­ción y la des­rea­li­za­ción?

La des­per­so­na­li­za­ción es un tras­torno di­so­cia­ti­vo, que se co­no­ce y es­tu­dia en psi­quia­tría. Es­tas per­so­nas no sien­ten la reali­dad. Ra­cio­nal­men­te ellos sa­ben que son reales y es­tán vi­vos pe­ro no sien­ten sus emo­cio­nes. To­do les pa­re­ce un sue­ño. Y en la des­rea­li­za­ción, su­ce­de que los pa­cien­tes sien­ten que el mun­do no pa­re­ce real. Es di­fí­cil de ex­pli­car­lo, ellos se sien­ten co­mo ro­bots. No sien­ten que sus ac­cio­nes per­te­ne­cen a ellos.

¿Y es­to por qué su­ce­de?

Lo que pa­sa es que hay una par­te del ce­re­bro que produce las con­cien­cia de las emo­cio­nes no fun­cio­na bien y se ha en­con­tra­do que los pa­cien­tes con es­tos tras­tor­nos no re­ci­bie­ron ex­pe­rien­cias que con­fir­man que es nor­mal sen­tir en su ni­ñez y ado­les­cen­cia.

Ellos no sien­ten que es nor­mal sen­tir al­go y blo­quean sus emo­cio­nes”.

¿Es­to se pre­sen­ta de igual for­ma en to­das par­tes?

No, hay es­tu­dios que di­cen que es­tas son en­fer­me­da­des de paí­ses in­di­vi­dua­lis­tas y Co­lom­bia no es un país así, In­gla­te­rra sí. En paí­ses co­mo

es­te, don­de es nor­mal com­par­tir las emo­cio­nes, es­tas per­so­nas su­fren me­nos.

De he­cho, pien­so que la cul­tu­ra la­ti­na es más sa­na, por­que acá es nor­mal ex­pre­sar con el cuer­po. Es­to es po­si­ti­vo, es más ho­lís­ti­co. No so­mos so­la­men­te ce­re­bro. De allí la im­por­tan­cia de te­ner pre­sen­te es­to en nues­tros mo­de­los de edu­ca­ción”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.