Con­se­jos pa­ra con­du­cir su ca­rro y con­ta­mi­nar me­nos.

Exis­ten ma­las cos­tum­bres que hacen que los ca­rros ge­ne­ren más emi­sio­nes. Se­pa cuá­les son y eví­te­las.

El Colombiano - - PORTADA - Por JUAN DAVID UMAÑA GA­LLE­GO

Si es de los que se sien­te un pi­lo­to de Fór­mu­la 1 y aprie­ta a fon­do el ace­le­ra­dor en el se­má­fo­ro an­tes de arran­car, es de esas per­so­nas que con­tri­bu­ye a con­ta­mi­nar el me­dio am­bien­te.

Exis­ten cos­tum­bres al vo­lan­te que se pue­den evi­tar y con­tro­lar pa­ra que las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono se re­duz­can y apor­tar desde la con­duc­ción a la ca­li­dad de ai­re que res­pi­ra­mos a dia­rio.

Le re­cor­da­mos al­gu­nas de esas ma­las for­mas de con­du­cir que de­be ig­no­rar y unas bue­nas cos­tum­bres que pue­de em­pe­zar a im­ple­men­tar.

1 MA­YOR CON­SU­MO AL ACE­LE­RAR

En­tre más se pi­sa el ace­le­ra­dor, ma­yor es el com­bus­ti­ble que gas­ta y más emi­sio­nes se pro­du­cen. No lo pi­se a fon­do. El ca­rro, si es­tá en bue­nas con­di­cio­nes me­cá­ni­cas, igual va a res­pon­der si lo ha­ce des­pa­cio y de a po­co. In­clu­so en ciu­da­des don­de se es­tá a ma­yor al­tu­ra, co­mo Bogotá. Allí se necesita más ace­le­ra­ción pa­ra que el vehícu­lo ven­za la iner­cia cuan­do es­tá de­te­ni­do com­ple­ta­men­te y se mue­va.

2 MA­NE­JE A UN BUEN RAN­GO DE RE­VO­LU­CIO­NES

Se­gún el in­ge­nie­ro me­cá­ni­co Ri­car­do Al­da­na, lo me­jor es tra­tar de con­du­cir el au­to­mó­vil en un ran­go que os­ci­le en­tre las 2.000 y 3.500 re­vo­lu­cio­nes má­xi­mo. Man­ten­ga su ca­rro a una ve­lo­ci­dad cons­tan­te y evi­ta­rá emi­sio­nes in­ne­ce­sa­rias. “Si lo ha­ce a más de ese ran­go, el mo­tor ne­ce­si­ta­rá más com­bu­ti­ble y ha­brá ma­yor con­ta­mi­na­ción”, in­di­ca.

3 NO ESFUERCE LA TRANS­MI­SIÓN DE SU VEHÍCU­LO

No ha­ga cam­bios brus­cos de re­vo­lu­cio­nes, exi­gien­do la trans­mi­sión. Eso ha­rá que se lan­ce hu­mo de más al am­bien­te. De­je es­ta cos­tum­bre pa­ra los vehícu­los de rally.

4 APAGUE EL MO­TOR EN LOS TA­COS

No lo de­je ron­ro­nean­do en un em­bo­te­lla­mien­to. Si lo apa­ga, él de­ja­rá de gas­tar ga­so­li­na y en con­se­cuen­cia no lan­za­rá dió­xi­do de car­bono al ai­re. Hay vehícu­los que vie­nen con el sis­te­ma stop and go, con el que el mo­tor se apa­ga au­to­má­ti­ca­men­te en mo­men­tos co­mo un se­má­fo­ro en rojo o cuan­do se de­ten­ga por otra ra­zón. Un buen ele­men­to.

5 MAR­CHE AL MIS­MO RIT­MO DE LOS DE­MÁS

Las ca­lles no son cir­cui­tos de ca­rre­ras, por ello, Al­da­na acon­se­ja que cuan­do se va­ya en el au­to se lle­ve el mis­mo rit­mo al que con­duz­ca la ca­ra­va­na. “Si quie­re im­po­ner su pro­pia ve­lo­ci­dad, ha­rá que los de­más la au­men­ten y se con­vier­ta en una ca­de­na don­de to­dos con­ta­mi­nan”.

6 MAN­TE­NER EL CA­RRO EN CON­DI­CIO­NES

Lo me­jor es con­du­cir el vehícu­lo en con­di­cio­nes óp­ti­mas de man­te­ni­mien­to, pues cual­quier pro­ble­ma eléc­tri­co, sal­tos de co­rrien­te, da­ños en el ai­re acon­di­cio­na­do au­men­ta­rá el con­su­mo de com­bus­ti­ble y de esa ma­ne­ra las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.