72 ho­ras con un ca­rro eléc­tri­co

EL CO­LOM­BIANO tu­vo un vehícu­lo eléc­tri­co pa­ra pro­bar­lo en Me­de­llín y es­ta fue la ex­pe­rien­cia vi­vi­da.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RI­CAR­DO MONSALVE GA­VI­RIA ELE­NA OSPINA

Apar­te de po­der­lo com­prar gra­cias a va­rias mar­cas que lo im­por­tan, la op­ción pa­ra al­qui­lar un vehícu­lo eléc­tri­co es­tá en Me­de­llín y EL CO­LOM­BIANO tu­vo tres días de cor­te­sía pa­ra pro­bar una de las op­cio­nes que ofre­cen las em­pre­sas de­di­ca­das a ese ne­go­cio.

El vehícu­lo asig­na­do fue un BYD (Build Your Dreams) E6, tipo SUV chino, el cual en su ficha téc­ni­ca ase­gu­ra que tie­ne una au­to­no­mía de ca­si 400 ki­ló­me­tros an­tes de te­ner que ser re­car­ga­do unas dos ho­ras pa­ra que su ba­te­ría de hie­rro fos­fa­to pue­da te­ner su ci­clo com­ple­to.

La idea de te­ner es­te ca­rro era pro­bar, aun­que sea por unos días, có­mo es la vi­da co­ti­dia­na en Me­de­llín con un vehícu­lo 100 % eléc­tri­co y sin nin­gu­na res­tric­ción pa­ra su mo­vi­li­dad.

Al en­trar al ha­bi­tácu­lo ya se no­ta la di­fe­ren­cia con otros vehícu­los, pues en el ta­ble­ro las pan­ta­llas pre­do­mi­nan, to­da la in­for­ma­ción que se necesita sa­ber es di­gi­tal, pe­ro lo me­jor es­tá al en­cen­der el mo­tor, pues desde que en­tra y, a me­nos de que se ten­ga pren­di­do el ra­dio, lo úni­co que va a es­cu­char es un le­ve zum­bi­do al ace­le­rar, na­da más.

Lo si­len­cio­so del ca­rro no le qui­ta sus pres­ta­cio­nes, en es­te ca­so el E6, a par­te de ser un vehícu­lo pe­sa­do (ca­si 2.5 to­ne­la­das), res­pon­de a las ne­ce­si­da­des del con­duc­tor co­mo un au­to­má­ti­co co­mún y co­rrien­te: en rec­ta ace­le­ra sin pro­ble­mas y al­can­za ve­lo­ci­da­des ra­zo­na­bles pa­ra la ciu­dad, mien­tras que en las lo­mas tam­po­co tie­ne in­con­ve­nien­tes, aun­que hay que te­ner en cuen­ta que siem­pre que se es­tá en una mar­cha o cam­bio, por lo que a la ho­ra de exi­gir­lo, hay que te­ner­le mu­cha pa­cien­cia.

Una de las ven­ta­jas con las que cuen­tan al­gu­nos eléc­tri­cos co­mo es­te BYD, es que des­ace­le­rar y fre­nar ayu­da a la ba­te­ría a re­ge­ne­rar­se, es de­cir, se aho­rra ener­gía.

Cues­tión de cos­tum­bre

Mien­tras es­tu- vi­mos en las vías de la ciu­dad, el ca­rro es lla­ma­ti­vo, las per­so­nas sien­ten cu­rio­si­dad so­bre el fun­cio­na­mien­to y la res­pues­ta de un ca­rro eléc­tri­co, por eso no pa­sa des­aper­ci­bi­do.

Sin em­bar­go, por ser tan si­len­cio­so sí se dan mo­men-

tos, de­pen­dien­do del lu­gar, en el que hay que avi­sar con el pi­to, que se va en él, pues pa­ra mu­chos pea­to­nes o ci­clis­tas que no tie­nen la opor­tu­ni­dad de ver qué hay de­trás de ellos es di­fí­cil que se den cuen­ta de la pre­sen­cia del vehícu­lo.

Otras de las si­tua­cio­nes ge­ne­ra­das por no emi­tir al­gún tipo de so­ni­do su­ce­dió al in­ten­tar apa­gar el ca­rro. Ocu­rrió una vez que al par­quear se le pu­so el freno de emer­gen­cia y se pre­sio­nó el bo­tón de apa­ga­do, has­ta ahí to­do nor­mal, sin em­bar­go, al sa­lir del vehícu­lo e in­ten­tar ce­rrar­lo es­te no lo hi­zo y al en­trar de nue­vo pa­ra ve­ri­fi­car, nos di­mos cuen­ta de que el ca­rro aún es­ta­ba encendido. ¿Por qué? La pa­lan­ca de cam­bios ha­bía que­da­do en “Neu­tra” y no en “Par­queo”, por eso el ta­ble­ro per­ma­ne­ció pren­di­do (prin­ci­pal se­ñal de que el ca­rro es­tá encendido).

Con­su­mo de ener­gía

La op­ción de eléc­tri­co que le to­có a es­te dia­rio fue la que más au­to­no­mía ofre­cía (las otras mar­cas dis­po­ni­bles no

tie­nen más de 250 ki­ló­me­tros), y el ejer­ci­cio no so­bre­pa­só ni si­quie­ra los 100 ki­ló­me­tros por lo que no se tu­vo la opor­tu­ni­dad de re­car­gar­lo en una de las dos es­ta­cio­nes dis­po­ni­bles en Me­de­llín.

Có­mo ya se ha­bía di­cho en un ar­tícu­lo an­te­rior, Em­pre­sas Pu­bli­cas de Me­de­llín cuen­ta con dos es­ta­cio­nes de car­ga rá­pi­da pa­ra los usua­rios de los eléc­tri­cos, una ubi­ca­da en el sec­tor de Ex­po­si­cio­nes, Cen­tro de la ciu­dad, y otra cer­ca­na al Ae­ro­puer­to José Ma­ría Cór­do­va en Rio­ne­gro.

Sin em­bar­go, la em­pre­sa afir­mó que se tie­ne pro­yec­ta­do a cor­to pla­zo la ins­ta­la­ción de otros tres pun­tos de re­car­ga rá­pi­da y otros 30 de car­ga len­ta, que es­ta­rán ubi­ca­dos en di­fe­ren­tes par­tes de la ur­be.

Por el mo­men­to te­ner un vehícu­lo eléc­tri­co en Co­lom­bia pa­sa más por una op­ción ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te y con nues­tra pro­pia con­cien­cia, sin em­bar­go aún son po­cas las ga­ran­tías, por pre­cio, servicio y re­car­ga, pa­ra pen­sar en ad­qui­rir uno y dis­fru­tar de sus ven­ta­jas, que ya se go­zan en los paí­ses que ver­da­de­ra­men­te le apues­tan a es­ta tec­no­lo­gía

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.