Se­den­ta­ris­mo, más le­tal que la vio­len­cia

El se­den­ta­ris­mo es más le­tal que las balas y los ac­ci­den­tes de trán­si­to. Es­to sa­be­mos so­bre las cau­sas de muer­te en nues­tra su­bre­gión.

El Colombiano - - PORTADA - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

EL CO­LOM­BIANO com­pa­ró y ana­li­zó es­ta­dís­ti­cas de sa­lud y muer­te. El re­sul­ta­do, una ra­dio­gra­fía de la mor­ta­li­dad y sus cau­sas en es­ta su­bre­gión. En­fer­me­da­des de la ter­ce­ra edad, en­tre las más co­mu­nes.

¿ Es más pro­ba­ble que en el Va­lle de Abu­rrá fa­llez­ca­mos por un ac­ci­den­te de trán­si­to, por una caí­da fa­tal de unas es­ca­le­ras o a cau­sa del cán­cer?

Al­gu­nos po­de­mos es­tar preo­cu­pa­dos por los ho­mi­ci­dios o el ébo­la, pe­ro los gran­des ase­si­nos en tér­mi­nos de sa­lud pú­bli­ca son las en­fer­me­da­des cir­cu­la­to­rias y el cán­cer.

“La muer­te es un fe­nó­meno re­sul­tan­te de mu­chos efec­tos no só­lo in­di­vi­dua­les, tam­bién tie­nen que ver con la edu­ca­ción de la gen­te, dón­de vi­ve, có­mo co­me, có­mo son los pa­dres y có­mo con­vi­ve con el me­dio am­bien­te. No es lo mis­mo vi­vir en Me­de­llín que en Car­ta­ge­na”, di­ce No­ra

Adria­na Mon­tea­le­gre, mé­di­ca y doc­to­ra en sa­lud pú­bli­ca.

En el Va­lle de Abu­rrá las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te “se dan por en­fer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y den­tro de es­tas la que tie­ne ma­yor pre­va­le­cía es el in­far­to agu­do al mio­car­dio”, agre­ga Hu­go

Gri­sa­les, ma­te­má­ti­co, es­ta­dís­ti­co y doc­tor en epidemiología

Y, se­gún Mon­tea­le­gre, “de­trás de es­to hay un pro­ble­ma muy gra­ve: la hi­per­ten­sión ar­te­rial”. Ade­más, se­gún los aná­li­sis que ha­cen miem­bros del Gru­po de Investigación en De­mo­gra­fía y Sa­lud, es­tas en­fer­me­da­des tam­bién nos in­di­can que la po­bla­ción de es­ta su­bre­gión es­tá en­ve­je­cien­do.

Gra­cias a las es­ta­dís­ti­cas del DA­NE, sa­be­mos que en el Va­lle de Abu­rrá en 2016, mu­rie­ron cer­ca de 6.000 per­so­nas por en­fer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y las is­qué­mi­cas del co­ra­zón se lle­va­ron 2.723 vi­das, dos ve­ces el afo­ro del Tea­tro Me­tro­po­li­tano de Me­de­llín.

En­tre 1987 y 1996 las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en Me­de­llín eran el ata­que con ar­ma de fue­go y ex­plo­si­vos, se­gui­da por las agre­sio­nes con ar­mas cor­to­pun­zan­tes, se­gún cuen­ta Gri­sa­les.

Des­pués de la épo­ca cono- ci­da co­mo una de las más vio­len­tas pa­ra los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal de An­tio­quia, hu­bo un cam­bio im­por­tan­te. Hoy la ma­yor cau­sa son las en­fer­me­da­des de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad, en par­te por el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal.

A pe­sar de que han dis­mi­nui­do las muer­tes vio­len­tas , apa­re­cen otros ti­pos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Y en es­te te­ma, pa­ra di­fe­ren­ciar muer­tes por fe­mi­ni­ci­dio aún fal­ta in­for­ma­ción, por­que co­mo cuen­ta la doc­to­ra Mon­tea­le­gre, “pa­ra cla­si­fi­car una muer­te de mu­jer co­mo fe­mi­ni­ci­dio, hay que co­no­cer el vic­ti­ma­rio, y hay su­bre­gis­tro. Ade­más, no nos de­jan lle­gar fá­cil­men­te a esa in­for­ma­ción”.

Tam­bién nos mo­ri­mos de for­mas ex­tra­ñas, 117 per­so­nas fa­lle­cie­ron por caí­das en el Va­lle de Abu­rrá, 3 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, ca­si lo mis­mo que to­do el gru­po de en­fer­me­da­des aso­cia­das al em­ba­ra­zo, par­to y pos­par­to.

Che­queo a la sa­lud hu­ma­na

“Go­zar de bue­na sa­lud es mu­cho más que evi­tar la muer­te”, di­ce Ch­ris­top­her Mu­rray, mé­di­co y eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se que ha de­di­ca­do dé­ca­das a bus­car el mo­do de re­unir bue­nas me­di­cio­nes so­bre la en­fer­me­dad y la dis­ca­pa­ci­dad en to­do el mun­do, co­mo una ma­ne­ra de me­jo­rar la sa­lud de for­ma du­ra­de­ra.

Es un asun­to com­pli­ca­do dar cuen­ta del su­fri­mien­to hu­mano en un mun­do des­or­ga­ni- za­do. Sin em­bar­go, la im­por­tan­cia de los da­tos de mor­ta­li­dad fue re­co­no­ci­da mu­cho an­tes de que se hu­bie­ra desa­rro­lla­do el con­cep­to de la sa­lud pú­bli­ca.

El es­ta­do de la sa­lud in­di­vi­dual y co­lec­ti­va en una so­cie­dad, ade­más de las con­di­cio­nes reales de vi­da, es­ta­ble­ce su de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial. Se­gún Gri­sa­les: “al­gu­nas cau­sas de muer­te pue­den pos­ter­gar­se me­dian­te ac­cio­nes opor­tu­nas, pe­ro un nú­me­ro apre­cia­ble de desenlaces fa­ta­les pre­ma­tu­ros y evi­ta­bles su­gie­re re­va­luar la si­tua­ción”.

Hay gran­des es­fuer­zos en el mun­do pa­ra ha­cer más pre­ci­sa la cap­tu­ra de da­tos so­bre las cau­sas de mor­ta­li­dad y re­la­cio­nar­las con otras va­ria­bles.

Uno de es­tos pro­yec­tos es el de Mu­rray, quen ideó el Ins­tu­te for Health Me­trics and Eva­lua­tion -pa­tro­ci­na­do por la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes-, en el que se eva­lúan asun­tos tan com­ple­jos co­mo el de cuan­ti­fi­car la ma­la sa­lud. Pa­ra es­to se usa una uni­dad lla­ma­da AVAD (años de vi­da ajus­ta­dos por dis­ca­pa­ci­dad).

El mun­do en­fer­mo

So­lo 1 de ca­da 20 per­so­nas no tie­ne pro­ble­mas de sa­lud se­gún el aná­li­sis de The Lan­cet so­bre el es­tu­dio Car­ga Glo­bal de En­fer­me­da­des. Es más, un ter­cio de la po­bla­ción glo­bal, pa­de­ce más de cin­co en­fer­me- da­des. La investigación mues­tra que mun­dial­men­te la pro­por­ción de años per­di­dos de vi­da sa­na de­bi­do a la en­fer­me­dad -no a la muer­te-, subió de un quin­to (21 %) en 1990 a un ter­cio (31 %) en 2014.

Cin­co con­di­cio­nes -car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca, in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias ba­jas y trá­quea, bron­quios, en­fer­me­da­des pul­mo­na­res- re­pre­sen­ta­ron ca­si el 40% de to­das las muer­tes en to­do el mun­do en 2015.

Des­de cuán­do nos me­di­mos

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Panamericana de la Sa­lud, el pri­mer ejem­plo de re­cuen­to sis­te­má­ti­co de las muer­tes se re­mon­ta a la pes­te bu­bó­ni­ca en In­gla­te­rra en el si­glo XVI y a me­dia­dos del si­glo XVII, John Graunt ins­ti­tu­cio­na­li­zó la re­co­lec­ción sis­te­má­ti­ca de las muer­tes y sus cau­sas. Apli­có la pri­me­ra me­to­do­lo­gía de ta­bla de vi­da a es­tos da­tos.

Hoy la fuen­te prin­ci­pal de da­tos so­bre las de­fun­cio­nes es el re­gis­tro ci­vil. Otras fuen­tes de da­tos de mor­ta­li­dad dis­po­ni­bles in­clu­yen los ser­vi­cios de sa­lud, los ce­men­te­rios, y aún los re­gis­tros de po­li­cía y la pren­sa.

¿Pa­ra qué es­tos da­tos?

Las ci­fras de mor­ta­li­dad no so­lo re­pre­sen­tan las he­rra­mien­tas pa­ra eva­luar el ries­go de muer­te en una po­bla­ción y la re­per­cu­sión de las en­fer­me­da­des, sino tam­bién la gra­ve­dad de es­tas y la so­bre­vi­ven­cia de la po­bla­ción.

Gri­sa­les afir­ma que “cuan­do el sis­te­ma de in­for­ma­ción tenía tan­tas de­fi­cien­cias, los in­di­ca­do­res de mor­ta­li­dad ma­ter­na eran muy ba­ji­tos, así que se pen­sa­ba que no­so­tros te­nía­mos avan­ces en sa­lud pú­bli­ca, pe­ro a par­tir del mo­men­to en que hu­bo una me­jo­ra en los sis­te­mas de in­for­ma­ción, des­de 1993, la mor­ta­li­dad cre­ció de una ma­ne­ra dra­má­ti­ca”.

En Co­lom­bia, se bus­có me­jo­rar el ma­ne­jo de los da­tos con la re­for­ma del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial y hoy uno de los re­qui­si­tos pa­ra en­te­rrar a una per­so­na es la en­tre­ga del re­gis­tro de de­fun­ción. De la me­jo­ra en la cap­tu­ra de in­for­ma­ción de­pen­de te­ner un buen diag­nós­ti­co de la sa­lud de un país.

Y aun­que al­gu­nos di­cen que na­die se muere en la vís­pe­ra, aho­ra sa­be­mos que sí, que hay per­so­nas que mu­rie­ron an­tes de tiem­po. La ta­rea de la sa­lud pú­bli­ca es evi­tar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.