Sán­chez re­cu­pe­ra con­trol del Psoe des­de las ba­ses

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DANIEL ARMIROLA R.

Mos­trán­do­se co­mo ajeno a la política, el eco­no­mis­ta ga­na las pri­ma­rias del par­ti­do con la pro­me­sa de opo­si­ción más aser­ti­va.

El 1 de oc­tu­bre de 2016 fue un sá­ba­do som­brío pa­ra Pe­dro Sán­chez, has­ta ese mo­men­to el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (Psoe), el gru­po po­lí­ti­co ac­ti­vo más an­ti­guo del país. La pre­sión de las dis­tin­tas co­rrien­tes den­tro de la ban­ca­da era tal que, tras me­ses de in­ca­pa­ci­dad de su lí­der pa­ra pac­tar go­bierno con la nue­va iz­quier­da de Po­de­mos y Pa­blo Igle­sias, y el peor re­sul­ta­do del par­ti­do en los co­mi­cios re­pe­ti­dos del 26 de ju­nio, una jun­ta ges­to­ra lo­gró prác­ti­ca­men­te echar­lo por la puer­ta de atrás.

Vi­si­ble­men­te gol­pea­do, en me­dio del llan­to, Sán­chez al­can­zó a dar las que se creían sus úl­ti­mas pa­la­bras en el par­ti­do: “siem­pre he creí­do que el Psoe te­nía que dar una al­ter­na­ti­va ( a Ma­riano Ra­joy y el Par­ti­do Po­pu­lar), des­gra­cia­da­men­te en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra no fue po­si­ble. Si­go cre­yen­do que de­be ser la mi­li­tan­cia quien de­ci­da esas cues­tio­nes, tiem­po hay”.

En me­nos de un año, apo­ya­do en un tra­ba­jo de cer­ca­nía a las ba­ses del par­ti­do, Sán­chez ha lo­gra­do re­cu­pe­rar­se has­ta re­to­mar su al­to car­go ayer, tras ga­nar las elec­cio­nes pri­ma­rias del Psoe. Con 50 % de los vo­tos, su­peró con am- plio mar­gen a sus ri­va­les, la pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz (40 %), y el dipu­tado vas­co Pat­xi Ló­pez (10 %).

“Va­mos a cons­truir el nue­vo Psoe, el de los afi­lia­dos. A par­tir de ma­ña­na ten­dre­mos un par­ti­do uni­do y el ob­je­ti­vo es La Mon­cloa” (se­de del go­bierno), pro­cla­mó Sán­chez.

Pro­fun­di­zar en la iz­quier­da

Des­de que una re­be­lión in­ter­na lo de­fe­nes­tra­ra en oc­tu­bre, Sán­chez no de­jó de re­pe­tir que tum­bar­lo pa­ra per­mi­tir un go­bierno en mi­no­ría de de­re­cha fue “un error”. Aho­ra que re­to­mó el con­trol del par­ti­do, ade­más de que se an­ti­ci­pa que man­ten­ga pul­sos en el ám­bi­to in­terno, es una in­cóg­ni­ta qué po­si­ción ten­drá fren­te a Po­de­mos, con quie­nes en el pa­sa­do no pu­do for­jar una coa­li­ción que le per­mi­tie­ra sa­car al Par­ti­do Po­pu­lar del po­der. Hoy asu­me esa mis­ma pro­me­sa, abo­gar por la di­mi- sión de Ra­joy y con­for­mar una opo­si­ción sin ma­ti­ces.

“El ver­da­de­ro enig­ma es qué va a ocu­rrir con el Psoe te­nien­do en cuen­ta lo que ya ha pa­sa­do en otros paí­ses: ese en­fren­ta­mien­to en­tre la es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal del par­ti­do y las ba­ses, que en es­te ca­so le dio la vic­to­ria a Sán­chez. Lo cla­ro es que ba­jo es­te li­de­raz­go lo que ya era una opo­si­ción du­ra a Ra­joy po­dría ele­var­se de al­gún mo­do”, au­gu­ró Ra­fa de Miguel, periodista po­lí­ti­co de El País

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.