AÚN NE­CE­SI­TA SU CE­RE­BRO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DANIEL T. WILLINGHAM re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La ma­yo­ría de los adul­tos re­cuer­dan te­ner que me­mo­ri­zar nom­bres de ríos o el teo­re­ma de Pi­tá­go­ras en el co­le­gio y pre­gun­tar­se, “¿Cuán­do voy a uti­li­zar es­to?” Los ni­ños hoy tie­nen un vo­ce­ro de al­to per­fil, Jo

nat­han Ro­che­lle, el di­rec­tor del gru­po de apli­ca­cio­nes edu­ca­ti­vas de Goo­gle, quien re­cien­te­men­te di­jo a The New York Ti

mes que “no pue­de res­pon­der” por qué sus hi­jos de­ben apren­der la ecua­ción cua­drá­ti­ca. Se pre­gun­ta por qué no le pue­den “pre­gun­tar a Goo­gle”. Si Ro­che­lle no pue­de res­pon­der­les a sus hi­jos, yo sí pue­do ha­cer­lo.

Goo­gle es bueno pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción, pe­ro el ce­re­bro lo su­pe­ra de dos for­mas esen­cia­les. De­fen­so­res de Goo­gle sub­es­ti­man cuán­to cam­bia el sig­ni­fi­ca­do de pa­la­bras y fra­ses se­gún el con­tex­to. Con­si­de­re el vo­ca­bu­la­rio. To­do maes­tro sa­be que un es­tu­dian­te de sex­to gra­do, ar­ma­do con un te­sau­ro, fre­cuen­te­men­te en­tre­ga­rá un do­cu­men­to sal­pi­ca­do con pa­la­bras uti­li­za­das de ma­ne­ra no tan co­rrec­ta, co­mo el es­tu­dian­te que bus­có el sig­ni­fi­ca­do de “me­ticu­loso”, en­con­tró que sig­ni­fi­ca­ba “muy cui­da­do­so” y es­cri­bió, “Yo fui me­ticu­loso cuan­do me caí del pre­ci­pi­cio”.

Con el co­no­ci­mien­to co­rrec­to en la me­mo­ria, el ce­re­bro po­ne las pa­la­bras en con­tex­to. Con­si­de­re “Tris­ha de­rra­mó su ca­fé”. Cuan­do es se­gui­da por la fra­se “Dan se le­van­tó a co­ger un tra­po”, el ce­re­bro ins­tan­tá­nea­men­te re­sal­ta un as­pec­to del sig­ni­fi­ca­do de “de­rra­me” -de­rra­mes ha­cen desorden. Si la se­gun­da fra­se hu­bie­ra si­do “Dan se le­van­tó a con­se­guir­le más,” us­ted ha­bría pen­sa­do en cam­bio que “de­rra­me” sig­ni­fi­ca que Tris­ha tie­ne me­nos de al­so. Aún otro as­pec­to de sig­ni­fi­ca­do ven­dría a la men­te si hu­bie­ra leí­do, “Dan sal­tó, gri­tan­do con do­lor”.

El sig­ni­fi­ca­do de “de­rra­me” de­pen­de del con­tex­to pe­ro los dic­cio­na­rios, in­clu­so los dic­cio­na­rios de in­ter­net, ne­ce­sa­ria­men­te ofre­cen sig­ni­fi­ca­dos li­bres de con­tex­to. Es por eso que ni­ños se caen por pre­ci­pi­cios cui­da­do­sa­men­te.

Tal vez las bús­que­das de in­ter­net se vol­ve­rán más sen­si­bles al con­tex­to, pe­ro has­ta que nues­tros ce­re­bros se co­mu­ni­quen di­rec­ta­men­te con chips de silicona, hay otro pro­ble­ma -ve­lo­ci­dad.

Se su­po­ne que rá­pi­do ac­ce­so es una gran ven­ta­ja de usar in­ter­net. Sin em­bar­go “mo­men­tos” aún es mu­cho más len­to que el ce­re­bro.

La ve­lo­ci­dad im­por­ta cuan­do la ecua­ción cua­drá­ti­ca es par­te de un pro­ble­ma más gran­de o tam­bién pa­ra la lec­tu­ra. Los in­ves­ti­ga­do­res di­cen que lec­to­res tie­nen que co­no­cer al me­nos un 95 por cien­to de las pa­la­bras en un tex­to pa­ra una ab­sor­ción có­mo­da. Pau­sar pa­ra en­con­trar una pa­la­bra es per­tur­ba­dor. En in­ter­net, la me­ra pre­sen­cia de hi­per­víncu­los com­pro­me­te la com­pren­sión de lec­tu­ra. Un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do de las pa­la­bras tam­bién ayu­da. Su co­no­ci­mien­to de lo que sig­ni­fi­ca una pa­la­bra, có­mo se es­cri­be y có­mo suena en reali­dad son se­pa­ra­dos en el ce­re­bro. Es por eso que pue­de acor­dar­se de uno pe­ro no el otro, co­mo cuan­do sa­be lo que quie­re de­cir (al­guien que de­be di­ne­ro) pe­ro no en­cuen­tra la pa­la­bra (deu­dor). Bue­nos lec­to­res tie­nen co­ne­xio­nes con­fia­bles y rá­pi­das en­tre las re­pre­sen­ta­cio­nes cerebrales de or­to­gra­fía, so­ni­do y sig­ni­fi­ca­do. La ve­lo­ci­dad im­por­ta por­que per­mi­te que pro­ce­da otra fun­ción im­por­tan­te -por ejem­plo, des­ci­frar el sig­ni­fi­ca­do de fra­ses.

El uso del co­no­ci­mien­to en la ca­be­za tam­bién es au­to­su­fi­cien­te, mien­tras que el uso del co­no­ci­mien­to de In­ter­net no lo es.

El ce­re­bro le ga­na a in­ter­net cuan­do se tra­ta de con­tex­to y ve­lo­ci­dad, pe­ro el in­ter­net le ga­na al ce­re­bro cuan­do se tra­ta de vo­lu­men. Us­ted pue­de en­con­trar cual­quier da­to en in­ter­net, in­clu­so los al­ter­na­ti­vos. Su ce­re­bro, en con­tras­te, es li­mi­ta­do, en­ton­ces có­mo ele­gi­mos qué apren­der?

Los es­tu­dian­tes de­be­rían apren­der la in­for­ma­ción pa­ra la cual el in­ter­net es un mal sus­ti­tu­to. In­ter­net es ma­lo pa­ra po­ner in­for­ma­ción den­tro de un con­tex­to. Los ni­ños que bus­can la ecua­ción cua­drá­ti­ca po­drían ter­mi­nar co­mo el niño que bus­có “me­ticu­loso”; tie­nen una de­fi­ni­ción, pe­ro no tie­nen la in­for­ma­ción pa­ra usar­la co­rrec­ta­men­te. Los es­tu­dian­tes de­be­rían apren­der no so­lo la fór­mu­la sino tam­bién por qué fun­cio­na y có­mo co­nec­ta con otro con­te­ni­do ma­te­má­ti­co. Así es co­mo el co­no­ci­mien­to con­tex­tual se desa­rro­lla en el ce­re­bro, y es por eso que la ins­truc­ción de vo­ca­bu­la­rio ra­ra vez con­sis­te so­lo en sim­ple me­mo­ri­za­ción de de­fi­ni­cio­nes.

Es un gra­ve error pen­sar que Goo­gle pue­de re­em­pla­zar su me­mo­ria. Pue­de, sin em­bar­go, com­ple­men­tar­la, si te­ne­mos en cuen­ta lo que ca­da uno ha­ce mejor

Es un gra­ve error pen­sar que Goo­gle pue­de re­em­pla­zar su me­mo­ria. Pue­de com­ple­men­tar­la, si te­ne­mos en cuen­ta lo que ca­da uno ha­ce mejor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.