EL PO­DER VS. LA REALI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GAR­CÍA POSADA juan­jogp@une.net.co

La co­rrien­te prin­ci­pal en la política y el ma­ne­jo me­diá­ti­co en el lla­ma­do mun­do li­bre es­tá ca­rac­te­ri­zán­do­se por la opo­si­ción a la reali­dad y a la vo­lun­tad ge­ne­ral no­to­ria. Un co­no­ci­do te­le­pe­rio­dis­ta dic­ta­mi­na des­de Bogotá que la eco­no­mía co­lom­bia­na va cues­ta arri­ba sin ame­na­zas de cri­sis, cuan­do las ci­fras mues­tran por lo me­nos se­ña­les de aler­ta. San­tos in­vi­ta a Trump a un país en paz y sin nar­co­trá­fi­co, a un jar­dín son­rien­te. Los da­tos so­bre víc­ti­mas del con­flic­to, por ejem­plo, se aco­mo­dan a las con­ve­nien­cias oca­sio­na­les. Há­ble­se de pos­ver­dad, de men­ti­ra y ma­ni­pu­la­ción, el cri­te­rio éti­co de ve­ra­ci­dad es­tá en suspenso.

Los po­li­tó­lo­gos ha­blan del mains­tream po­lí­ti­co y me­diá­ti­co pa­ra re­fe­rir­se a la co­rrien­te do­mi­nan­te. Sí que te­ne­mos ejem­plos en el país nues­tro, así co­mo los hay tam­bién en so­cie­da­des que nos aven­ta­jan en aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. La co­rrien­te que se im­po­ne en la política y en la di­rec­ción del po­der con­tra­ría to­dos los pre­cep­tos y nor­mas del ecosistema de­mo­crá­ti­co. Tal pa­re­ce que hu­bie­ra un in­te­rés ob­se­si­vo por con­ver­tir en obra la fic­ción no­ve­les­ca del Gran Her­mano de Or­well en su 1984. El due­ño del po­der es un Gran Her­mano que pre­ten­de te­ner­lo to­do ba­jo con­trol y em­pie­za por em­bu­tir el va­lor de la ver­dad en su pro­pio mol­de. Lo de­más es lo de me­nos, es men­ti­ra de la opo­si­ción.

Es­cri­bo es­ta co­lum­na cuan­do em­pie­za en Es­pa­ña la jor­na­da pa­ra la elec­ción del nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta. El dis­cu­ti­do lí­der del Psoe, Pe­dro Sán­chez, es­tá en se­rios aprie­tos pa­ra ga­nar la ma­yo­ría an­te sus dos ri- va­les, Su­sa­na Díaz y Pat­xi Ló

pez, am­bos mo­de­ra­dos. Sán­chez ha si­do muy ex­tre­mis­ta, con­tra el año­ra­do so­cia­lis­mo de cen­tro de Fe­li­pe Gon­zá­lez. Con sus desa­ti­nos ha fa­vo­re­ci­do el cre­ci­mien­to del mo­vi­mien­to ra­di­cal Po­de­mos. La ten­den­cia tan­to aquí en Es­pa­ña co­mo en Eu­ro­pa es ha­cia el cen­tris­mo de­mo­crá­ti­co.

Uno de los dis­pa­ra­tes más cri­ti­ca­dos de Sán­chez en es­tos días en que la política si­gue co­pan­do pe­rió­di­cos y no­ti­cie­ros, ha si­do el de des­em­pol­var las an­ti­guas ban­de­ras del sec­ta­ris­mo par­ti­dis­ta, pa­ra ha­blar de que “so­mos ro­jos” y el rojo tie­ne que vol­ver al po­der, cuan­do es evi­den­te que los es­pa­ño­les op­tan por la con­tro­ver­sia ci­vi­li­za­da, las po­si­cio­nes mo­de­ra­das y la su­pera­ción de los vie­jos odios que ati­za­ron ca­tás­tro­fes co­mo la Gue­rra Ci­vil. En el su­pues­to de que alcance la ma­yo­ría es­te lí­der que a los co­lom­bia­nos nos po­ne a re­cor­dar el “¡da­le rojo, da­le!” y las épo­cas de bárbaras na­cio­nes, es se­gu­ro que se­gui­rá pre­ci­pi­tan­do la pér­di­da de res­pal­do en­tre los mi­li­tan­tes del so­cia­lis­mo y el pa­so de es­te par­ti­do a un ter­cer lu­gar, des­pués del Par­ti­do Po­pu­lar y Po­de­mos. En fin, el sec­ta­ris­mo es una ma­ni­fes­ta­ción de esa co­rrien­te do­mi­nan­te del po­der con­tra la reali­dad

Há­ble­se de pos­ver­dad, de men­ti­ra y ma­ni­pu­la­ción, el cri­te­rio éti­co de ve­ra­ci­dad es­tá en suspenso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.