¿NAI­RO VS. MA­RIA­NA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JORGE AN­DRÉS ZU­LUA­GA Z. Uni­ver­si­dad EA­FIT Fa­cul­tad de Com. So­cial, 4° se­mes­tre @jor­ge­zu­lua­ga7

Dos de los de­por­tis­tas más tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de nues­tro país die­ron que ha­blar ha­ce unos días. To­do co­men­zó cuan­do Nai­ro Quin­ta­na cri­ti­có con vehe­men­cia a la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Ciclismo, pre­si­di­da por Jorge Ovi­dio

Gon­zá­lez, por sus fa­llas e im­pro­vi­sa­ción. Días des­pués, se fil­tró un au­dio en el que Ma

ria­na Pa­jón ma­ni­fes­tó su ma­les­tar con el pun­to de vis­ta del ci­clis­ta y re­cal­có la de­li­ca­de­za de que al­guien co­mo él di­ga esas pa­la­bras por­que “es ca­paz de cons­truir o des­truir”.

En Co­lom­bia, cuan­do dos pun­tos de vis­ta son di­ver­gen­tes, la po­la­ri­za­ción y es­tig­ma­ti­za­ción no tar­dan en lle­gar. Es­te de­ba­te dia­léc­ti­co se con­vir­tió en una lu­cha de cla­ses: Ma­ria­na, la ni­ña adi­ne­ra­da que cre­ció en las afue­ras de Me­de­llín; y Nai­ro, el már­tir que lo­gró elu­dir la po­bre­za es­ca­lan­do las pen­dien­tes cor­di­lle­ras bo­ya­cen­ses.

Las re­des so­cia­les es­tán col­ma­das de co­men­ta­rios per­ni­cio­sos acu­san­do a Pa­jón y de­fen­dien­do a Quin­ta­na, es­tos han lle­ga­do has­ta tal pun­to de apro­ve­char una fo­to en que la pe­da­lis­ta olím­pi­ca apa­re­ce jun­to a Po­pe­ye pa­ra im­par­tir crí­ti­cas co­lé­ri­cas. Los mis­mos de­por­tis­tas des­min­tie­ron es­tar pe­lea­dos pe­ro la gen­te quie­re se­guir con­fron­tan­do.

¿Cuál es la ne­ce­si­dad de di­vi­dir? ¿Por qué ol­vi­da­mos lo esen­cial? Va­rios me­dios co­men­za­ron a dar jui­cios de va­lor sa­can­do a co­la­ción la pa­la­bra “pe­lea”, co­mo si es­tar en desacuer­do con el otro no fue­se un com­por­ta­mien­to in­he- ren­te al ser hu­mano. El he­cho de ser de­por­tis­tas no les qui­ta el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión. No sea­mos las ma­rio­ne­tas de los po­lí­ti­cos de turno que es­tán de­trás de es­te asun­to, que bus­can pre­ci­sa­men­te di­vi­dir y ses­gar­nos pa­ra así ol­vi­dar lo sus­tan­cial.

Con es­te epi­so­dio que­da cla­ro que la po­la­ri­za­ción es un ger­men que abun­da en nues­tra so­cie­dad des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles, des­de li­be­ra­les y con­ser­va­do­res has­ta uri­bis­tas y san­tis­tas. Co­lom­bia es un país que si­gue la ló­gi­ca política de la división in­ter­na. No de­je­mos que es­te des­ven­tu­ra­do ras­go so­cial tras­cien­da en lo de­por­ti­vo y per­ju­di­que a dos ído­los

Co­lom­bia es un país que si­gue la ló­gi­ca política de la división in­ter­na. No de­je­mos que es­te des­ven­tu­ra­do ras­go so­cial tras­cien­da en lo de­por­ti­vo y per­ju­di­que a dos ído­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.