FARC Y POLÍTICA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­FAEL AUBAD LO­PEZ * pre­si­den­cia@proantioquia.org.co *Pre­si­den­te Proantioquia

Que­rer evi­tar que las Farc usen los me­dios di­gi­ta­les pa­ra pro­mo­ver sus men­sa­jes se­ría in­ge­nui­dad. Es una reali­dad con­tem­po­rá­nea el ac­ce­so in­dis­cri­mi­na­do –no im­por­ta quién o dón­de- a di­chos me­dios. A no ser que un go­bierno de­ter­mi­ne un da­ño in­mi­nen­te en ta­les men­sa­jes y de­ci­da re­cu­rrir a blo­queos o per­se­cu­cio­nes. Pe­ro di­chos men­sa­jes no lo son: son in­te­li­gen­tes, de gran fac­tu­ra téc­ni­ca, bien dra­ma­ti­za­dos. Lo que tan­to en­can­ta en el mun­do me­diá­ti­co. Y co­mo ha­ce el buen po­pu­lis­mo, efec­tis­tas. Ha­blan di­rec­ta­men­te de lo que a la gen­te le dis­gus­ta, mien­tras los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y clien­te­lis­tas, ta­pan o ig­no­ran, pues no tra­ba­jan por so­lu­cio­nes, sino pa­ra que pre­ci­sa­men­te ello no ocu­rra. Es mejor de­jar las obras a me­dias o re­pe­tir­las. El Es­ta­do soy yo, gri­ta el clien­te­lis­ta.

La for­ma co­mo las Farc pro­mue­ven en las re­des so­cia­les sus ideas, y así lo ha­rán se­gu­ra­men­te en la pla­za pú­bli­ca, es la opor­tu­ni­dad pa­ra que los ciu­da­da­nos em­pe­ce­mos a pro­mo­ver ac­ti­va­men­te una nue­va cul­tu­ra política. Em­pe­zan­do por la ren­di­ción pú­bli­ca de cuen­tas a los par­ti­dos y sus re­pre­sen­tan­tes, co­mo ele­men­to esen­cial de la le­gi­ti­mi­dad de sus con­vo­ca­to­rias y de nues­tros vo­tos. No más co­mo “bo­rre­gos al ma­ta­de­ro”. Im­por­tan­te mi­rar si la pro­pues­ta de Re­for­ma Elec­to­ral va ha­cia allá. Hay mu­chas in­quie­tu­des en ese sen­ti­do.

¿Y por qué no em­pe­za­mos en­ton­ces por las Farc? Si es­tán tan in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par en política, que ha­gan su pro­pia ren­di­ción de cuen­tas, que nos di­gan de ma­ne­ra con­tun­den­te y com­pren­si­va, cuál es la ru­ta, los cum­pli­mien­tos en el tiem­po y los in­di­ca­do­res, de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en los Acuer­dos de La Ha­ba­na. Re­cor­de­mos los prin­ci­pa­les: to­da la in­for­ma­ción pa­ra de­jar las ar­mas; la in­for­ma­ción y pla­nes pa­ra lim­piar el te­rri­to­rio de mi­nas an­ti­per­so­nal, mu­ni­cio­nes sin ex­plo­tar y ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos; el lis­ta­do de to­dos sus miem­bros y los miem­bros de sus mi­li­cias; com­pro­mi­sos con­cre­tos en la erradicación de los cul­ti­vos ilí­ci­tos; có­mo se cum­pli­rán en el tiem­po y en la geo­gra­fía los com­pro­mi­sos con la ver­dad, la jus­ti­cia y la re­pa­ra­ción; la in­for­ma­ción de que dis­pon­gan so­bre des­apa­re­ci­dos; las ac­cio­nes con­cre­tas de re­pa­ra­ción; la en­tre­ga de los me­no­res.

Lo que pa­re­ce ser pa­ra al­gu­nos pro­pa­gan­das elec­to­ra­les a des­tiem­po, de­be­rían es­tar acom­pa­ña­das con se­ña­les inequí­vo­cas de cum­plir con lo pac­ta­do. Los co­lom­bia­nos y las mis­mas Farc, he­mos si­do exigentes y se­ve­ros con fe­chas, pla­nes, al­can­ces y re­cur­sos por par­te del Go­bierno. Hay una asi­me­tría que hay que co­rre­gir.

Co­no­ce­mos al­gu­na in­for­ma­ción dis­per­sa pe­ro nin­gún plan de ac­ción in­te­gral con­cre­to des­de las Farc, so­bre sus com­pro­mi­sos. Que se es­tán crean­do las con­di­cio­nes a su in­te­rior, que es muy com­ple­jo por­que es­tán en dis­tin­tas zo­nas, es lo que di­cen al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes. Bueno, que nos di­gan cuá­les son ellas, en cuán­to tiem­po se crea­rán, có­mo se lo­gra­rán. Es ur­gen­te, y fir­ma­do por to­dos sus di­ri­gen­tes, co­no­cer di­cho plan.

Lle­gó el mo­men­to pa­ra las exi­gen­cias de una nue­va cul­tu­ra política a los par­ti­dos y ello so­lo se lo­gra­rá exi­gien­do tras­pa­ren­cia, en to­do sen­ti­do y de ma­ne­ra efec­ti­va, des­de la so­cie­dad ci­vil

La for­ma co­mo las Farc pro­mue­ven en las re­des so­cia­les sus ideas, y así lo ha­rán se­gu­ra­men­te en la pla­za pú­bli­ca, es la opor­tu­ni­dad pa­ra que los ciu­da­da­nos em­pe­ce­mos a pro­mo­ver ac­ti­va­men­te una nue­va cul­tu­ra política.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.