¡SER­VIR ES… AMAR!

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÁN­GE­LA MARULANDA an­ge­la­ma­ru­lan­da20@gmail.com

La ca­pa­ci­dad de ser­vir a los de­más no es al­go que sur­ge en for­ma es­pon­tá­nea en los ni­ños. Sin em­bar­go, es una vir­tud que po­de­mos in­cul­car en ellos con nues­tro ejem­plo. En efec­to, cuan­do no­so­tros tra­ta­mos a los de­más con ama­bi­li­dad, los ni­ños apren­den a ser gen­ti­les con los de­más; cuan­do los aco­ge­mos afec­tuo­sa- men­te, ellos apren­den a amar­nos y amar al pró­ji­mo; y cuan­do los aten­de­mos con ver­da­de­ro in­te­rés, ellos se sien­ten im­por­tan­tes y va­lio­sos.

Lo cier­to del ca­so es que ser pa­dres es una mi­sión in­ter­mi­na­ble y tam­bién muy en­ri­que­ce­do­ra. No­so­tros so­mos las que cui­da­mos, guia­mos, pro­te­ge­mos y dis­ci­pli­na­mos a los ni­ños, a la vez que los que es­ta­mos al fren­te del ho­gar y ali­men­ta­mos la co­la­bo­ra­ción, la so­li­da­ri­dad y la unión en­tre to­dos los miem­bros de nues­tra fa­mi­lia.

Co­mo pa­dres, la crian­za de los hi­jos es qui­zás la res­pon­sa­bi­li­dad más gran­de y más exi­gen­te que te­ne­mos en la vi­da, a la vez que la fun­ción más gran­dio­sa con que he­mos si­do ben­de­ci­dos.

Des­de el mo­men­to en que que­da­mos em­ba­ra­za­dos, es nues­tro de­ber pre­pa­rar­nos pa­ra ofre­cer­les a los hi­jos un ho­gar es­ta­ble y ama­ble, en el que se res­pi­re ar­mo­nía y se cul­ti­ve el amor.

No hay du­da que, la crian­za po­ne a prue­ba nues­tra pa­cien­cia. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­dos los es­fuer­zos y las exi­gen­cias que nos de­man­da el cui­da- do de los ni­ños, la ma­ter­ni­dad es la fun­ción más exi­gen­te pe­ro a la vez la ex­pe­rien­cia más ma­ra­vi­llo­sa de nues­tra vi­da.

La res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos con nues­tra fa­mi­lia nos obli­ga a sa­cri­fi­car al­gu­nas pre­rro­ga­ti­vas pa­ra dar­le prio­ri­dad a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de nues­tros se­res más que­ri­dos. Es por eso que de­be­mos de­di­car­nos a lo­grar que nues­tros hi­jos ten­gan la for­ma­ción y el buen co­ra­zón que pre­ci­san pa­ra ser­vir al pró­ji­mo y, por en­de, lle­var una vi­da pro­fun­da­men­te pro­ve­cho­sa y sa­tis­fac­to­ria

De­be­mos de­di­car­nos a lo­grar que nues­tros hi­jos ten­gan la for­ma­ción y el buen co­ra­zón que pre­ci­san pa­ra ser­vir al pró­ji­mo y, por en­de, lle­var una vi­da pro­fun­da­men­te pro­ve­cho­sa y sa­tis­fac­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.