¿Nos pue­de bo­rrar una su­pe­rno­va?

La Tie­rra no es­tá exen­ta de que una ex­plo­sión es­te­lar ame­na­ce su vi­da. Ha­bría ocu­rri­do en el pa­sa­do re­mo­to.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ NASA

Ha­ce unos 10 mi­llo­nes de años un en­jam­bre de es­tre­llas ex­plo­tó co­mo cris­pe­tas en una olla.

La on­da, una enor­me bur­bu­ja de gas, cu­brió to­do en unos 300 años luz y hoy el Sol con la Tie­rra y los de­más plan­tas es­tán aden­tro, su­gie­re un es­tu­dio de Massimiliano Ga­leaz­zi pu­bli­ca­do en Na­tu­re.

Por for­tu­na, es­tas ex­plo­sio­nes de su­pe­rno­va fue­ron lo su­fi­cien­te­men­te le­jos co­mo pa­ra no afec­tar la vi­da en el pla­ne­ta.

Cien­tí­fi­cos, sin em­bar­go, se­gún un ar­tícu­lo en Eart­hSky, es­pe­cu­lan que la ele­va­da ra­dia­ción pu­do ha­ber cau­sa­do mu­ta­cio­nes en dis­tin­tas es­pe­cies.

¿Es­tá ame­na­za­da la Tie­rra por una de esas po­de­ro­sas ex­plo­sio­nes que po­drían aca­bar con to­da for­ma vi­va?

La res­pues­ta es: de­pen­de de có­mo se mi­re. Y, de lo que se mi­re tam­bién.

En 2016 cien­tí­fi­cos pu­bli­ca­ron en aque­lla re­vis­ta evi­den­cias en el le­cho ma­rino de isó­to­pos de hie­rro-60 pro­du­ci­dos por una su­pe­rno­va ha­ce 2,6 mi­llo­nes de años.

Adrian Me­lott se dio a la ta­rea de mo­de­lar a qué dis­tan­cia una su­pe­rno­va afec­ta­ría el pla­ne­ta. Y de una dis­tan­cia de 25 años luz su­ge­ri­da por una pu­bli­ca­ción de 2003, con­clu­yó que 150 años luz se­ría la dis­tan­cia.

Si el Sol ex­plo­ta­ra co­mo su­pe­rno­va (es­tá a ocho mi­nu­tos luz), la tem­pe­ra­tu­ra en la Tie­rra au­men­ta­ría 15 ve­ces, el la­do del pla­ne­ta que es­tu­vie­ra dan­do la ca­ra a la es­tre­lla ebu­lli­ría y el pla­ne­ta co­men­za­ría a va­gar sin rum­bo. Por for­tu­na, nues­tro Sol no tie­ne la ma­sa re­que­ri­da pa­ra ter­mi­nar su vi­da co­mo una su­pe­rno­va. Pe­ro ¿qué hay del ve­cin­da­rio?

Si hu­bie­ra una a 30 años luz, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta Mark Reid, as­tró­no­mo del Cen­tro Harvard-Smith­so­nian pa­ra la As­tro­fí­si­ca con­du­ci­ría a ex­tin­cio­nes ma­si­vas.

La ra­dia­ción de ra­yos X y de los más ener­gé­ti­cos ra­yos gam­ma des­trui­ría la ca­pa de ozono que nos pro­te­ge de los ra­yos ultravioleta. Y po­dría io­ni­zar el oxí­geno y el ni­tró­geno en la at­mós­fe­ra.

El fi­to­planc­ton y las co­mu­ni­da­des arre­ci­fa­les se­rían muy afec­ta­das y con ello la ba­se de la ca­de­na ali­men­ti­cia ma­ri­na.

Si la ex­plo­sión ocu­rrie­ra al­go más le­jos, los océa­nos no su­fri­rían, pe­ro la ra­dia­ción sí pro­vo­ca­ría mu­ta­cio­nes en los se­res vi­vos en tie­rra.

¿Es­ta­mos en­ton­ces se­gu­ros? Tal vez... no. La úl­ti­ma su­pe­rno­va cer­ca­na, SN1987A se pre­sen­tó en una de las Nu­bes de Ma­ga­lla­nes, a 168 000 años luz. An­tes, Johan­nes Ke­pler, en 1604, de­ta­lló una que hoy se sa­be ocu­rrió a 20.000 años luz. Y es fa­mo­sa otra vis­ta por los chi­nos en 1054, que bri­lló en el día du­ran­te 23 días, pe­ro a 6500 años luz.

Al des­vir­tuar los ru­mo­res so­bre una su­pe­rno­va, la Nasa in­di­có que en la ve­cin­dad del Sol ocu­rre una ex­plo­sión ca­da 15 mi­llo­nes de años en pro­me­dio, mien­tras otros in­ves­ti­ga­do­res creen que una a 33 años luz se pre­sen­ta ca­da 240 mi­llo­nes de años luz.

Qué son

Una su­pe­rno­va se pro­du­ce cuan­do una es­tre­lla ma­si­va ex­plo­ta, arro­jan­do sus ca­pas ex­ter­nas al es­pa­cio a una ve­lo­ci­dad de más de 15.000 ki­ló­me­tros por se­gun­do.

En re­su­men hay dos ti­pos bá­si­cos, ca­da uno con dis­tin­tas ca­te­go­rías.

Ia: cuan­do una es­tre­lla de me­nos de 10 ma­sas so­la­res que ha ago­ta­do su com­bus­ti­ble y se ha con­ver­ti­do en enana blan­ca, to­ma ma­te­rial de

una com­pa­ñe­ra (sis­te­ma bi­na­rio), una es­tre­lla ro­ja has­ta que su­pe­ra cier­to lí­mi­te, lla­ma­do de Chan­dra­sek­har y ex­plo­ta.

II: cuan­do una es­tre­lla de más de 10 ma­sas so­la­res, has­ta unas 40 o 50, ago­ta su com­bus­ti­ble (el hi­dró­geno), se ha­ce ines­ta­ble y ex­plo­ta. Lo que que­da es el re­ma­nen­te, una nu­be en ex­pan­sión lla­ma­da ne­bu­lo­sa.

Las que hay

Si se ana­li­za el ve­cin­da­rio las no­ti­cias son bue­nas. Y ma­las a la vez. Es­tre­llas ma­si­vas que ex­plo­ten co­mo una su­pe­rno­va ti­po II cuan­do ago­ten su com­bus­ti­ble, no hay nin­gu­na

a me­nos de 50 años luz.

Be­tel­geu­se, la fa­mo­sa es­tre­lla bri­llan­te de co­lor ro­ji­zo en la cons­te­la­ción de Orión es­tá en la etapa fi­nal de su vi­da. Tie­ne al me­nos 18 ma­sas so­la­res y un ra­dio al me­nos 880 ve­ces el del Sol. Una gi­gan­te en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra. A una dis­tan­cia se­gu­ra de 640 años luz, el día en que ex­plo­te co­mo su­pe­rno­va (pue­de ser hoy o en un mi­llón de años) so­lo ilu­mi­na­rá mu­cho en las no­ches y en el día.

De las del ti­po I po­dría ha­ber cien­tos en un ra­dio de 50 años luz. A 150 años luz es­tá IK Pe­ga­si B, la más cer­ca­na co­no­ci­da de es­ta cla­se, par­te de un sis­te­ma bi­na­rio. La es­tre­lla prin­ci­pal, es una es­tre­lla co­mún, co­mo nues­tro Sol, pe­ro la B es una enana blan­ca ma­si­va, den­sa. Así cuan­do la A co­mien­ce a ex­pan­dir­se co­mo una gi­gan­te ro­ja, la enana co­men­za­rá a to­mar su ma­te­ria y cuan­do alcance la ma­sa lí­mi­te, ex­plo­ta­rá co­mo su­pe­rno­va.

Un es­tu­dio de Ro­san­ne Di Ste­fano, del Cen­tro Harvard Smith­so­nian su­gie­re que pue­de ha­ber mu­chas de esas enanas que no se han ha­lla­do, que gi­ran rá­pi­do y que cuan­do ter­mi­nen de ad­he­rir ma­te­rial de su com­pa­ñe­ra ba­ja­rá su ve­lo­ci­dad y ex­plo­ta­rán co­mo una su­pe­rno­va.

Son, en sus pa­la­bras, bom­bas de tiem­po. Si es­tán lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca co­mo pa­ra ha­cer da­ño no se sa­be.

Has­ta don­de lle­ga nues­tro co­no­ci­mien­to, la Tie­rra es­tá se­gu­ra. Na­die pue­de ase­gu­rar que pa­ra siem­pre

FO­TO

Hay más de 30 es­tre­llas can­di­da­tas a su­pe­rno­va por su fa­se ac­tual. Es­te es un re­ma­nen­te de su­pe­rno­va 3C 397 a 33 000 años luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.