¿De­be me­dir­se la Cor­te cuan­do im­pac­ta el bol­si­llo del Es­ta­do?

Al­gu­nos fa­llos mo­di­fi­can po­lí­ti­cas pri­va­das y pú­bli­cas, y po­nen al Go­bierno a sa­car cal­cu­la­do­ra.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JU­LIÁN AMOROCHO BECERRA COL­PREN­SA

Re­cién fue­ron ele­gi­dos los dos nue­vos ma­gis­tra­dos pa­ra in­te­grar la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Cris­ti­na Par­do y Car­los Ber­nal, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos con­ver­só con ellos so­bre el se­gun­do gran te­ma que le preo­cu­pa al Go­bierno -apar­te, por su­pues­to, del Acuer­do de Paz-: los mi­llo­na­rios efec­tos eco­nó­mi­cos que es­tán ge­ne­ran­do al­gu­nas sen­ten­cias de la Cor­te.

Se tra­ta, por ejem­plo, de fa­llos que obli­gan a rea­li­zar con­sul­tas po­pu­la­res, ac­tos que im­pli­ca­rían la in­ver­sión de va­rios mi­llo­nes de pe­sos por par­te del Go­bierno, un ca­so pun­tual es la de­ci­sión de reanu­dar la con­sul­ta tau­ri­na en Bogotá (8 de mar­zo de 2017) cos­ta­rá cer­ca de 34.500 mi­llo­nes de pe­sos.

La sen­ten­cia que obli­ga a re­co­no­cer las pres­ta­cio­nes so­cia­les a ma­dres co­mu­ni­ta­rias del Icbf im­pli­ca un gas­to de unos 6,1 bi­llo­nes de pe­sos al año, se­gún es­ti­ma­ti­vos del mis­mo Go­bierno.

Asi­mis­mo, hay otros apar­ta­dos cu­yas ci­fras se­rían as­tro­nó­mi­cas, pe­ro aún no tie­nen cálcu­lo: el fa­llo que abre la puer­ta a ca­da mu­ni­ci­pio pa­ra de­ci­dir, vía con­sul­ta po­pu­lar, la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en su te­rri­to­río, trae­ría pér­di­das cuan­tio­sas pa­ra el sec­tor.

Por otra par­te, la or­den de re­vi­sar por me­dio de un juez los in­gre­sos de la Po­li­cía a las vi­vien­das sin una or­den, co­mo lo per­mi­te el nue­vo Có­di­go de la en­ti­dad, trae­ría nue­vos gas­tos aún sin cal­cu­lar.

Aun­que se tra­ta de fa­llos con un pro­fun­do im­pac­to so­cial, exis­te una preo­cu­pa­ción del pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te.

¿De­be la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, cu­ya prin­ci­pal mi­sión es ve­lar por el cum­pli­mien­to de la car­ta mag­na, ana­li­zar te­mas dis­tin­tos a ello?

Pa­ra Ma­ría Cris­ti­na Gó­mez, ex­ma­gis­tra­da au­xi­liar de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y do­cen­te de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, “en la Cor­te siem­pre ha ha­bi­do esa dis­cu­sión, pe­ro no creo que ha­ya res­pon­sa­bi­li­dad. To­do es­to es un de­ba­te de po­de­res”, ma­ni­fes­tó.

A su jui­cio, que la Cor­te to­me de­ci­sio­nes que cam­bien lo es­ta­ble­ci­do y ge­ne­ren cos­tos ex­tras al Go­bierno so­lo mues­tra que “exis­te un mal pro­ce­so le­gis­la­ti­vo y un mal jui­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo”.

En otras palabras, Gó­mez ase­gu­ró que ni el Con­gre­so ni el Go­bierno han si­do jui­cio­sos pa­ra ajus­tar sus pro­yec­tos al mar­co de la Cons­ti­tu­ción.

Sin em­bar­go, pa­ra Gren­fieth Sie­rra Ca­de­na, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, si bien la ley da un mar­gen de ma­nio­bra más am­plio a es­ta Cor­te, to­dos los jue­ces del país tie­nen el man­da­to de ana­li­zar los ca­sos a la luz de la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra del Es­ta­do.

“Su na­tu­ra­le­za es ga­ran­ti­zar de­re­chos, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo co­lec­ti­vos. Por eso, en de­ci­sio­nes que son po­lé­mi­cas, co­mo el te­ma de la con­sul­ta mi­ne­ra, la Cor­te pri­vi­le­gió el as­pec­to de­mo­crá­ti­co por en­ci­ma del eco­nó­mi­co”, ar­gu­men­tó.

Por ello, a pe­sar de que pue­da ser un do­lor de ca­be­za pa­ra las cuen­tas, an­ti­ci­pó que el de­ber de es­ta Cor­te siem­pre pri­vi­le­gia­rá es­te ti­po de de­ci­sio­nes

FO­TO

El pre­si­den­te Juan M. San­tos ex­pu­so su preo­cu­pa­ción por el cos­to de los fa­llos a los dos úl­ti­mos ma­gis­tra­dos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Cris­ti­na Par­do y Car­los Ber­nal (de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.