Bue­na­ven­tu­ra y sus dra­mas

La ciu­dad re­quie­re de una in­ter­ven­ción es­truc­tu­ral del go­bierno y de­más al­tas es­fe­ras del Es­ta­do, que aca­be con dé­ca­das de su­fri­mien­to y atra­so. Ván­da­los no pue­den des­viar sen­ti­do de la pro­tes­ta.

El Colombiano - - OPINIÓN -

El drama de Bue­na­ven­tu­ra, una tie­rra muy ri­ca ha­bi­ta­da por gen­te muy po­bre, es­tá en la soledad y el aban­dono a que se ve so­me­ti­da por el apa­ra­to es­ta­tal, por los go­bier­nos lo­cal, de­par­ta­men­tal y na­cio­nal, de los que pue­de de­cir­se, sin afán de exa­ge­rar, que muy po­co la han in­clui­do co­mo pro­ta­go­nis­ta de los gran­des pla­nes de de­sa­rro­llo.

Pe­ro apar­te de eso, los ni­ve­les de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad en el puer­to son alar­man­tes. Sus ser­vi­cios pú­bli­cos, la­men­ta­bles, de allí que el 92 % de la po­bla­ción re­cla­ma de­re­cho al agua po­ta­ble las 24 ho­ras del día. Su po­bla­ción es muy he­te­ro­gé­nea, en prin­ci­pio afro­des­cen­dien­te, pe­ro con una pre­sen­cia fuer­te de an­tio­que­ños y va­llu­nos. La po­bla­ción na­ti­va se due­le de que mu­chos de los que lle­gan no lo ha­cen tan­to pa­ra ser­vir­la co­mo a ser­vir­se de ella.

Sus ha­bi­tan­tes ma­dru­gan y tras­no­chan vien­do pa­sar por sus ca­lles las mer­can­cías y ma­qui­na­rias que en­tran y sa­len del país pa­ra lle­var la pros­pe­ri­dad y la ri­que­za a otras re­gio­nes de Co­lom­bia y el mun­do, mien­tras que allí so­lo que­da co­mo an­cla la mi­se­ria.

So­bre el puer­to no ha ha­bi­do ni em­po­de­ra­mien­to ni sen­ti­do de per­te­nen­cia por par­te de sus di­ri­gen­tes y go­bier­nos. En­ton­ces, ca­da tan­to, co­mo aho­ra, se ele­van pro­tes­tas apre­mian­tes.

Lue­go de que ván­da­los se va­lie­ran de la pro­tes­ta pa­ra des­truir o ro­bar lo que en­con­tra­ran a su paso, ata­car a la fuer­za pú­bli­ca y eje­cu­tar otras ac­cio­nes cri­mi­na­les, la no­che del pa­sa­do vier­nes, el sá­ba­do y do­min­go más de 50.000 bo­na­ve­ren­ses vol­vie­ron a sa­lir a las ca­lles pa­ra re­cha­zar a los vio­len­tos y enar­bo­lar las ban­de­ras de sus de­man­das, que sim­bo­li­zan un atra­so so­cial de dé­ca­das.

Las ci­fras son a to­das lu­ces des­alen­ta­do­ras y con­tras­tan­tes. Su for­ta­le­za, ade­más de sus gen­tes, so­ña­do­ras, ama­bles y pu­jan­tes, es­tá en el puer­to, prin­ci­pal de Co­lom­bia en el Pa­cí­fi­co y sép­ti­mo en Amé­ri­ca La­ti­na en mo­vi­mien- to de con­te­ne­do­res.

Pe­ro al otro la­do del puer­to apa­re­ce una co­mu­ni­dad de 374.000 per­so­nas (2016) de las cua­les el 81 % es­tá en la po­bre­za, y de es­tas, el 44 % en la in­di­gen­cia y el 17 % es anal­fa­be­ta. El des­em­pleo al­can­za el 70 % y tie­ne a los jó­ve­nes co­mo los más afec­ta­dos. De los ocu­pa­dos, el 50 % tra­ba­ja por cuen­ta pro­pia.

Qué re­quie­re el puer­to: so­lu­cio­nes es­truc­tu­ra­les pa­ra un pro- ble­ma es­truc­tu­ral, co­mo lo pre­go­na la Iglesia Ca­tó­li­ca, que co­no­ce en pro­fun­di­dad las gra­ves ca­ren­cias de la co­mu­ni­dad, que van mu­cho más allá de di­ne­ro.

Es cier­to que el me­jor go­bierno de una ciu­dad es el que ad­mi­nis­tre con ma­yor efi­cien­cia los re­cur­sos, pe­ro qué ha pa­sa­do que re­ci­bien­do tan­tos be­ne­fi­cios del puer­to, to­do pa­re­ce cons­pi­rar con­tra las po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo de los bo­na­ve­ren­ses.

Allí no pa­re­ce que exis­tie­ran o son de muy ba­ja ca­li­dad los ser­vi­cios de la Fis­ca­lía, la Pro­cu­ra­du­ría, la Con­tra­lo­ría y los mi­nis­te­rios, en­tre otros gran­des agen­tes es­ta­ta­les. En el puer­to cam­pean la in­se­gu­ri­dad, el nar­co­trá­fi­co, la dro­ga­dic­ción y las ban­das or­ga­ni­za­das. El 50 % de la po­bla­ción se ca­ta­lo­ga co­mo víc­ti­ma del con­flic­to ar­ma­do.

Al pa­ro de Bue­na­ven­tu­ra se su­ma el de Quib­dó y diez mu­ni­ci­pios más de Cho­có, que cum­plen 14 días de pa­rá­li­sis pa­ra re­cla­mar so­lu­cio­nes de fon­do a sus cri­sis y, más que es­tas, cum­pli­mien­to a los pun­tos de an­te­rio­res acuer­dos, que per­mi­tie­ron le­van­tar otros pa­ros lue­go de que las co­mi­sio­nes del Go­bierno to­ma­ran no­ta y de­ja­ran con­sig­na­das en do­cu­men­tos sus de­man­das pa­ra fu­tu­ras so­lu­cio­nes

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.