CAM­BIAN­TE JUI­CIO SO­BRE EL MA­GIS­TRA­DO BER­NAL PULIDO

El Colombiano - - OPINIÓN -

Cuan­do ha­ce tres se­ma­nas fue ele­gi­do por el Se­na­do co­mo ma­gis­tra­do de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal el ju­ris­ta Car­los Ber­nal Pulido, di­ver­sas vo­ces ce­le­bra­ron la elec­ción, por re­caer en quien es con­si­de­ra­do uno de los ma­yo­res ex­per­tos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas del país. Pe­ro no fue sino que el nue­vo ma- gis­tra­do emi­tie­ra un vo­to con­tra­rio en un te­ma sen­si­ble so­bre la im­ple­men­ta­ción le­gis­la­ti­va de los acuer­dos de paz, pa­ra que una le­gión de ana­lis­tas lo ca­li­fi­quen des­de ya co­mo “enemi­go de la paz” o del pre­si­den­te que lo ter­nó.

Sa­can a re­lu­cir opi­nio­nes su­yas co­mo pro­fe­sor, re­fe­ren- tes al pro­ce­so de paz, y pi­den que se de­cla­re im­pe­di­do en lo su­ce­si­vo. Nin­gún pro­fe­sor, pues, po­dría emi­tir opi­nio­nes si as­pi­ra a ser ma­gis­tra­do de al­ta cor­te. Lo más sen­sa­to es es­pe­rar a que se pu­bli­que la sen­ten­cia en la que el ma­gis­tra­do abo­gó por res­ti­tuir en Co­lom­bia la se­pa­ra­ción de po­de­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.