NO DESHOJEMOS LA IDIO­SIN­CRA­SIA CUL­TU­RAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA SO­FÍA SALDARRIAGA J. Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial. 2° se­mes­tre anaso­fia.saldarriaga@upb.edu.co

Des­de que nos co­bi­jen con la in­dus­tria y el co­mer­cio, el ar­te y la cul­tu­ra so­lo se­rán par­te de un ne­go­cio.

La idio­sin­cra­sia del pai­sa de­be­ría ir más allá del chi­cha­rrón y los fri­jo­les, de la fe­ria de las flo­res, el pon­cho y las al­par­ga­tas; de­be­ría in­cluir en su ban­de­ja la res­tau­ra­ción de aque­llo que une y ali­men­ta des­de las so­cie­da­des más pro­gre­sis­tas has­ta las más sub­de­sa­rro­lla­das.

El afán de mo­der­ni­za­ción trans­mu­tó aque­llo que en al­gún mo­men­to de la his­to­ria lo plan­tea­mos co­mo nues­tra iden­ti­dad, e hi­zo que des­ho­já­ra­mos to­do lo digno de aten­ción del hom­bre.

Y con digno de aten­ción del hom­bre me re­fie­ro a lo que fue y ya no es más, y pa­ra eso, hay que po­ner­se las ga­fas del re­cuer­do, esas que se ven a blan­co y negro, don­de lo con­tem­po­rá­neo co­no­ce su pa­sa­do y se apro­pia de él.

So­lo bas­ta con po­ner de ejem­plo el eje cen­tral de la cul­tu­ra de una ciu­dad, el cen­tro. El cen­tro de Me­de­llín, en don­de an­tes se con­gre­ga­ban mi­les de tea­tros que hoy no son más que lu­ga­res ba­na­les don­de se pro­pi­cia, ge­ne­ral­men­te, la por­no­gra­fía. Li­bre­rías don­de las ter­tu­lias y la ima­gi­na­ción flo­re­cían, hoy son sus­ti­tui­das por tien­das de­por­ti­vas y a las que la pi­ra­te­ría del sec­tor aca­bó ma­tan­do.

El Tea­tro Ópe­ra, el Sin­fo­nía, La Li­bre­ría Nue­va, El Cir­co Es­pa­ña, to­dos ellos lu­ga­res de los que el ciu­da­dano ac­tual ya no pue­de re­go­ci­jar­se, y de los que qui­zá nun­ca tu­vo co­no­ci­mien­to.

De­fi­ni­ti­va­men­te, des­de que nos co­bi­jen con la in­dus- tria y el co­mer­cio, el ar­te y la cul­tu­ra so­lo se­rán par­te de un ne­go­cio, aun sin te­ner en cuen­ta que las ci­vi­li­za­cio­nes más avan­za­das son aque­llas que duer­men y res­pi­ran mú­si­ca, poe­sía y palabras tras­cen­den­ta­les que dan a mos­trar lo que pa­sa, la reali­dad, la in­fi­ni­ta abs­trac­ción del hu­mano por desechar lo que nos tra­jo a don­de es­ta­mos.

No des­po­je­mos más la cul­tu­ra de la eter­na pri­ma­ve­ra, re­ga­lé­mos­le un ra­mo de flo­res y atrai­ga­mos aque­llo que nos da ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra po­der lla­mar­nos ciu­dad, por­que de al­go es­toy se­gu­ra, Me­de­llín cum­ple con ese ca­li­fi­ca­ti­vo, pe­ro de su re­mi­nis­cen­cia cul­tu­ral no po­de­mos go­zar y to­do se de­be al li­mi­ta­do sen­ti­do de per­te­nen­cia del me­de­lli­nen­se y al po­co tras­fon­do que le da a su his­to­ria, ca­yen­do en el bas­to va­cío del ol­vi­do y la in­di­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.