LA “MACDONALIZACIÓN” DE LA MA­TER­NI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUMBERTO MON­TE­RO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

Dios me hi­zo hom­bre. Des­de bien chi­qui­to. Y aun­que nun­ca le agra­de­ce­ré lo su­fi­cien­te ha­ber­me pues­to cola y has­ta cuer­nos (por ser Tau­ro, no crean) hay cier­tas con­di­cio­nes pro­pias de las mu­je­res que en­vi­dio. Aun­que una vez me hi­ce el du­ro y me arran­qué yo mis­mo una ga­rra­pa­ta em­pe­rra­da en ve­nir­se con­mi­go a Ma­drid des­de Tay­ro­na, de­bo ad­mi­tir que soy una “ne­na­za”. Pa­ra mí un le­ve do­lor de ca­be­za es si­nó­ni­mo de un tu­mor irre­ver­si­ble y unos sim­ples ga­ses, el avi­so de un in­far­to. Por eso ad­mi­ro la ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to pro­pia del gé­ne­ro fe­me­nino, con ex­cep­cio­nes, que tam­bién las hay. Otra de las ben­di­cio­nes fe­me­ni­nas con las que los hom­bres ni si­quie­ra po­de­mos so­ñar es la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner múl­ti­ples or­gas­mos en la mis­ma ju­ga­da. Su­pon­go que nues­tro ce­re­bro no da pa­ra más de unos se­gun­dos y qui­zá co­lap­sa­ría en ca­so con­tra­rio, pe­ro no me ne­ga­rán que con el mis­mo es­fuer­zo, las mu­je­res sa­can mu­cho más ré­di­to que no­so­tros. Por úl­ti­mo, es­tá la cues­tión de la ma­ter­ni­dad. No es que me hu­bie­ra gus­ta­do al­ber­gar vi­da en mi in­te­rior (re­cuer­den que la ga­rra­pa­ta que lo in­ten­tó aca­bó en un desagüe), pe­ro de­bo ad­mi­tir que pa­ra los hom­bres, des­de ni­ños, la ma­ter­ni­dad es un mis­te­rio her­mo­so cua­ja­do de in­cóg­ni­tas que se van des­pe­jan­do con la ma­du­rez.

Por eso, me re­sul­ta una fri­vo­li­dad y un in­sul­to el co­mer­cio de ni­ños que se am­pa­ra tras la su­pues­ta mo­der­ni­dad de la ges­ta­ción su­bro­ga­da. Una suer­te de “tra­ta de be­bés” pa­ra ri­cos en la que mu­je­res ne­ce­si­ta­das po­nen sus vien­tres a dis­po­si­ción del me­jor pos­tor. La pros­ti­tu­ción de la ma­ter­ni­dad es­tá sien­do uti­li­za­da so­bre to­do por las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les, ha­bi­da cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des aña­di­das pa­ra adop­tar por los cau­ces le­ga­les. Es un he­cho. He es­cri­to en es­tas pá­gi­nas en fa­vor de la adop­ción de ni­ños por par­te de pa­re­jas del mis­mo se­xo. Siem­pre es me­jor el ca­ri­ño de dos pa­dres o de dos ma­dres que la du­re­za de los mu­ros de un or­fa­na­to o del as­fal­to de las ca­lles. Sien­do así, no veo la ne­ce­si­dad de an­dar pre­ñan­do a mu­je­res con a sa­ber qué es­per­ma pa­ra te­ner un hi­jo así o “asao”. De ahí a la “Macdonalización” de la ma­ter­ni­dad con be­bés a la car­ta hay un paso. Por mu­cho que se le­gis­le so­bre el asun­to y mu­chos con­tra­tos que se fir­men, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es in­mo­ral y un fo­llón ma­yúscu­lo. Vean.

En Ho­lan­da, una pa­re­ja de dos hom­bres acor­dó con una ma­dre que lo­ca­li­za­ron por in- ter­net que es­ta se in­se­mi­na­ría con el es­per­ma de uno de los dos. Así lo hi­cie­ron y ella que­dó em­ba­ra­za­da, pe­ro de su pa­re­ja. Cuan­do el pa­dre bio­ló­gi­co se en­te­ró de que iba a te­ner otro be­bé (ya tie­ne tres) se ne­gó a en­tre­gar­lo a la pa­re­ja gay y de­ci­dió que su hi­ja, na­ci­da el pa­sa­do 8 de ma­yo, se cria­ría con su au­tén­ti­ca fa­mi­lia.

Co­mo re­sul­ta­ba im­po­si­ble des­ha­cer el en­re­do, las dos pa­re­jas aca­ba­ron en un tri­bu­nal. Y, en bue­na ló­gi­ca, la Cor­te ho­lan­de­sa fa­lló en fa­vor de los pa­dres bio­ló­gi­cos. “Lo que pa­só es muy ra­ro. Co­mo pa­dres ho­mo­se­xua­les, en reali­dad, no te­ne­mos de­re­cho a ab­so­lu­ta­men­te na­da”, se la­men­tó la pa­re­ja gay.

Y no, no tie­nen de­re­cho a na­da por­que dos hom­bres, gra­cias al cie­lo, no pue­den con­ce­bir hi­jos sin ayu­da de una mu­jer igual que las va­cas no co­men car­ne y los chi­nos tie­nen los ojos ras­ga­dos. La na­tu­ra­le­za nos ha he­cho así. Pe­ro sí pue­den ser pa­dres. Por­que na­die re­cla­ma a los mi­llo­nes de ni­ños con pro­ble­mas de sa­lud que hay aban­do­na­dos en los or­fa­na­tos. Tam­po­co a los ni­ños ya cre­ci­dos.

Un muy buen ami­go mío, de mi pro­pia san­gre ca­si, aca­ba de adop­tar con su mu­jer a dos her­ma­nas que es­tán más cer­ca ya de la ado­les­cen­cia que de la ni­ñez. Sus pa­dres bio­ló­gi­cos per­die­ron la cus­to­dia, así que ima­gino que las crías ven­drán con una mo­chi­la de trau­mas a hom­bros. A los cua­tro les es­pe­ran mu­chas cum­bres por su­bir. Eso es ser pa­dre (y ma­dre). Y te­ner un co­ra­zón enor­me. Es pro­ba­ble que esa pa­re­ja gay de Ho­lan­da tam­bién es­té lle­na de amor, pe­ro de­be re­fle­xio­nar so­bre si desean ser pa­dres o te­ner una mas­co­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.