LA TIE­RRA Y LA IN­JUS­TI­CIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

Pen­sar los pro­ble­mas de jus­ti­cia so­cial en nues­tro país de­be re­sul­tar de la com­pren­sión de la in­jus­ti­cia real que vi­ven los mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos ex­clui­dos de la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de las con­di­cio­nes so­cia­les, eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que teó­ri­ca­men­te les per­te­ne­cen co­mo miem­bros de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca. Fe­nó­me­nos co­mo la po­bre­za de los cam­pe­si­nos, el des­po­jo de sus tie­rras y el des­pla­za­mien­to al que fue­ron so­me­ti­dos, no pue­den en­ten­der­se co­mo des­gra­cias o con­se­cuen­cias in­for­tu­na­das de la gue­rra: son in­jus­ti­cias que tie­nen au­to­res, co­mo los ejér­ci­tos pri­va­dos de de­re­cha e iz­quier­da, y el Es­ta­do en su in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­te­ner ac­tos pri­va­dos o pú­bli­cos de in­jus­ti­cia. Par­tir de la in­jus­ti­cia pa­ra es­ta­ble­cer có­mo un Es­ta­do de­be or­ga­ni­zar­se a fin de ase­gu­rar a to­dos unas con­di­cio­nes jus­tas, su­po­ne asu­mir una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te a la que han adop­ta­do las de­mo­cra­cias li­be­ra­les. En es­tas, la jus­ti­cia se de­ri­va de prin­ci­pios abs­trac­tos y uni­ver­sa­les que apli­can a to­das o a la ma­yo­ría de las so­cie­da­des, con in­de­pen­den­cia de su con­fi­gu­ra­ción con­cre­ta y re­la­cio­nes so­cia­les.

Par­tir de la in­jus­ti­cia es en­con­trar y des­cri­bir las ex­pe­rien­cias de in­jus­ti­cia que se dan en la reali­dad so­cial, pa­ra for­mu­lar qué ta­reas tie­ne que cum­plir una con­cep­ción de jus­ti­cia en la de­fi­ni­ción de los fines del Es­ta­do y de la so­cie­dad.

En es­te sen­ti­do, co­mo for­mas de in­jus­ti­cia se pue­den de­fi- nir, por ejem­plo, las prác­ti­cas por me­dio de las cua­les los cam­pe­si­nos, obli­ga­dos a la co­lo­ni­za­ción de tie­rras bal­días -tras el fra­ca­so de la re­for­ma agra­ria-, fue­ron pos­te­rior­men­te des­po­ja­dos de sus tie­rras por los gran­des ha­cen­da­dos, me­dian­te la fuer­za y el en­ga­ño. En la Cos­ta Atlán­ti­ca, el Mag­da­le­na Me­dio y los Lla­nos Orien­ta­les es­ta fór­mu­la po­lí­ti­ca de la gran pro­pie­dad hi­zo po­si­ble un im­por­tan­te pro­ce­so de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, que ade­más fue sos­te­ni­do por el Es­ta­do al des­pro­te­ger los de­re­chos de los cam­pe­si­nos so­bre la tie­rra. El re­sul­ta­do del des­po­jo ar­ma­do ha si­do una ma­yor con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad. Ac­tual­men­te el 77 % de la tie­rra es­tá en ma­nos de 13 % de pro­pie­ta­rios, pe­ro el 3,6 % de es­tos tie­ne el 30 % de la tie­rra. Se cal­cu­la que 6,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas fue­ron des­po­ja­das por la vio­len­cia en las úl­ti­mas dos dé­ca­das (Reyes).

Pa­ra su­pe­rar la in­jus­ti­cia his­tó­ri­ca del des­po­jo, el Es­ta­do re­co­no­ce en el Acuer­do Fi­nal la exis­ten­cia del con­flic­to ar­ma­do y el da­ño que ha su­fri­do la po­bla­ción cam­pe­si­na co­mo con­se­cuen­cia de la gue­rra. Fren­te a es­to pro­po­ne el acuer­do agra­rio y el pro­yec­to de ley de tie­rras.

La pers­pec­ti­va de la in­jus­ti­cia per­mi­te mos­trar que los gru­pos más po­de­ro­sos, le­ga­les e ile­ga­les, que han uti­li­za­do la co­rrup­ción es­ta­tal y la vio­len­cia tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta en ge­ne­rar po­bre­za y de­si­gual­dad pro­fun­das en el cam­po.

Sus ac­cio­nes no re­sul­ta­ron del ca­rác­ter irre­me­dia­ble de los ma­les hu­ma­nos, que se pue­den con­si­de­rar co­mo des­ven­tu­ras. Fue­ron in­jus­ti­cias. Es­te pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de los cam­pe­si­nos de­be ha­cer po­si­ble que los ocho­cien­tos mil agri­cul­to­res sin tie­rra y los dos mi­llo­nes de mi­cro­fun­dis­tas pue­dan te­ner ac­ce­so a tie­rras pro­duc­ti­vas y a apo­yo es­ta­tal

El re­sul­ta­do del des­po­jo ar­ma­do ha si­do una ma­yor con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.