EL POL­VO­RÍN SO­CIAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA ARIS­TI­ZÁ­BAL URI­BE anacau­ri­be@gmail.com

Bill Ga­tes re­co­mien­da a los jó­ve­nes que em­pie­zan su vi­da pro­fe­sio­nal, en­fo­car­se en uno de es­tos tres campos: in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ener­gía o bio­cien­cia; pe­ro es­ta re­co­men­da­ción de­be­rá ser el se­gun­do plano pa­ra nues­tros chi­cos co­lom­bia­nos. Por­que aquí te­ne­mos que em­pe­zar por lo bá­si­co: chi­cos que apren­dan so­bre la ne­ce­si­dad apre­mian­te de una ge­ne­ra­ción que tra­ba­je por ha­cer me­nos inequi­ta­ti­va nues­tra so­cie­dad y así sa­car a Co­lom­bia del es­ce­na­rio ter­cer­mun­dis­ta que la tie­ne re­za­ga­da. Mi­re­mos a Bue­na­ven­tu­ra: el puer­to más im­por­tan­te de Co­lom­bia, so­bre el océano Pa­cí­fi­co, ape­nas tie­ne agua po­ta- ble du­ran­te 6 ho­ras dia­rias y, se­gún de­cla­ra­cio­nes es­cu­cha­das en Ca­ra­col ra­dio, el des­em­pleo es­tá por en­ci­ma del 60 %. Cho­có, la re­gión más bio­di­ver­sa del país, es­tá en la mi­se­ria.

Cho­có y Bue­na­ven­tu­ra son el fiel re­fle­jo de lo que pa­sa en la pe­ri­fe­ria de Co­lom­bia. Son el re­sul­ta­do de la de­sidia de to­dos los go­bier­nos cen­tra­les, in­ca­pa­ces de aten­der las ne­ce­si­da­des reales de la po­bla­ción, pe­ro lis­tos a exal­tar las ma­ra­vi­llas de lo que (no) han he­cho. La gen­te es­tá has­tia­da del abu­so per­ma­nen­te re­ci­bi­do por dé­ca­das.

A lo lar­go de la his­to­ria los “ser­vi­do­res” pú­bli­cos, tan pro­fe­sio­na­les ellos, no han si­do ca­pa- ces de re­sol­ver las ne­ce­si­da­des bá­si­cas que ge­ne­ran las re­vuel­tas, pa­ra evi­tar­las. Ni el go­bierno San­tos, ni el go­bierno Uri­be (ni el de Pas­tra­na, Sam­per, Ga­vi­ria, Bar­co, Be­li­sa­rio, Tur­bay… etc.) han si­do ca­pa­ces de lle­var pro­gre­so a la gen­te. Hoy es evi­den­te de tan­ta inep­ti­tud y pa­la­bre­ría. Co­lom­bia ha te­ni­do los re­cur­sos pa­ra dis­mi­nuir la po­bre­za, pe­ro to­dos esos go­ber­nan­tes han si­do in­ca­pa­ces de acor­tar la bre­cha de la inequi­dad que ca­da vez se acen­túa más. Ellos son res­pon­sa­bles del pol­vo­rín so­cial que vi­ven al­gu­nas par­tes del país. Y lo peor es que no te­ne­mos pa­ra dón­de mi­rar. Por­que no me ven­gan a de­cir que los can­di­da­tos de 2018 que re­pre­sen­ta­rán al co­mu­nis­mo (y más al bo­li­va­riano), sis­te­ma pro­ba­da­men­te fra­ca­sa­do en el mun­do, tie­nen la so­lu­ción a las des­gra­cias so­cio­po­lí­ti­cas del país.

Por eso es ne­ce­sa­rio que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de co­lom­bia­nos se de­di­quen, pri­me­ro, a apren­der a prac­ti­car sis­te­mas de go­bierno que atien­dan las ne­ce­si­da­des bá­si­cas e in­me­dia­tas de ali­men­ta­ción, em­pleo, sa­lud y ser­vi­cios pú­bli­cos dig­nos, en las pe­ri­fe­rias, pa­ra acor­tar la bre­cha y de­te­ner el pol­vo­rín so­cial. Cuan­do sal­ga­mos del ter­cer mun­do, bien­ve­ni­da la prác­ti­ca de las pro­fe­sio­nes que ca­rac­te­ri­zan al pri­mer mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.