Nos ven feos y en­fer­mos por fal­ta de sue­ño

Los de­más per­ci­ben en el ros­tro que no es­ta­mos bien y has­ta pue­den evi­tar nues­tra pre­sen­cia.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Si no duer­me lo su­fi­cien­te y al otro día lu­ce oje­ro­so y can­sa­do tie­ne un pro­ble­ma adi­cio­nal: los de­más no­ta­rán su in­som­nio y, po­si­ble­men­te, evi­ta­rán te­ner con­tac­to con us­ted.

Su ros­tro pá­li­do y esas oje­ras son una es­pe­cie de se­ñal que las otras per­so­nas eva­lua­rán y re­la­cio­na­rán con una sa­lud de­fi­cien­te. Ade­más, lo ve­rán me­nos atrac­ti­vo.

Esas son las con­clu­sio­nes de un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Ro­yal So­ciety Open Scien­ce, rea­li­za­do por Ti­na Sun­de­lin, del De­par­ta­men­to de Neu­ro­cien­cias Clí­ni­cas del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka en Es­to­col­mo (Sue­cia), y co­le­gas.

Sun­de­lin ex­pli­có a EL CO­LOM­BIANO que “en el es­tu­dio, a las per­so­nas se les mos­tra­ron so­la­men­te fo­to­gra­fías de ros­tros. Así que hay al­go de­fi­ni­ti­va­men­te en la ca­ra que re­ve­la un sue­ño po­bre”.

En un es­tu­dio an­te­rior, di­jo, “de­mos­tra­mos que al­gu­nos de esos fac­to­res son oje­ras y una piel pá­li­da, eso no lo me­di­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te con es­te grupo de par­ti­ci­pan­tes”.

En el es­tu­dio no se ana­li­zó si exis­ten di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res al eva­luar el ros­tro de al­guien som­no­lien­to.

Ries­go

En el ar­tícu­lo, los in­ves­ti­ga­do­res in­di­ca­ron que la im­por­tan­cia de eva­luar se­ña­les so­cia­les evo­lu­ti­vas re­le­van­tes su­gie­re que los hu­ma­nos de­be­rían ser sen­si­bles a la his­to­ria de sue­ño de los de­más, por­que es­ta pue­de in­di­car al­go so­bre su sa­lud así co­mo so­bre su ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­ción so­cial.

Es­tu­dios re­cien­tes, es­cri­bie­ron, mues­tran que la pri­va­ción del sue­ño y lu­cir can­sa­do se re­la­cio­nan con ser me­nos desea­bles pa­ra los otros pues ins­tin­ti­va­men­te re­cha­za­mos a quie­nes tie­nen po­ca sa­lud.

“Es­to su­gie­re que uno po­dría evi­tar tam­bién el con­tac­to con per­so­nas pri­va­das de sue­ño, o que pa­re­cen som­no­lien­tas, co­mo una es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir los ries­gos y las in­ter­ac­cio­nes inade­cua­das”.

Pe­ro, ¿có­mo se hi­zo el es­tu­dio? Vein­ti­cin­co par­ti­ci­pan­tes (14 mu­je­res en­tre ellos, de 18 a 47 años) fue­ron fo­to­gra­fia­das lue­go de dos días de res­tric­ción del sue­ño, y lue­go de dor­mir bien.

Las fo­to­gra­fías fue­ron ca­li­fi­ca­das por 122 per­so­nas (65 de ellas mu­je­res de 18 a 65 años) so­bre la ba­se de cuán­to les gus­ta­ría so­cia­li­zar con los par­ti­ci­pan­tes.

Tam­bién ca­li­fi­ca­ron el gra­do de atrac­ción, la sa­lud, la con­fian­za y la som­no­len­cia.

Los re­sul­ta­dos mues­tran que los eva­lua­do­res es­ta­ban me­nos in­cli­na­dos a so­cia­li­zar con in­di­vi­duos que no ha­bían te­ni­do su­fi­cien­te sue­ño.

Su­til

En­ton­ces, ¿su­gie­ren las con­clu­sio­nes que las per­so­nas tien­den a evi­tar a aque­llas pri­va­das del sue­ño?

Pa­ra Sun­de­lin, la prin­ci­pal im­pli­ca­ción de lo ha­lla­do es que “lu­cir con sue­ño afec­ta có­mo otros lo per­ci­ben a uno, pue­de ser ne­ga­ti­va­men­te si us­ted no ha dor­mi­do lo su­fi­cien­te”.

Es que de­cir­le a al­guien que lu­ce can­sa­do di­ce más so­bre lo que uno per­ci­be de lo que po­dría pen­sar­se.

Da­da la ten­den­cia de los hu­ma­nos de otor­gar­le cua­li­da­des po­si­ti­vas a las per­so­nas atrac­ti­vas, en par­ti­cu­lar cua­li­da­des in­ter­per­so­na­les, es me­nos el in­te­rés de an­dar en­tre per­so­nas que pa­re­cen can­sa­das, pues di­ver­sos es­tu­dios han mos­tra­do que esos in­di­vi­duos se sien­ten me­nos op­ti­mis­tas y so­cia­bles, y son peo­res pa­ra en­ten­der y ex­pre­sar emo­cio­nes.

Así que el me­jor con­se­jo se­ría, duer­ma bien, y los de­más lo per­ci­bi­rán atrac­ti­vo y vi­tal

ILUS­TRA­CIÓN ARCHIVO ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.