“Soy un hom­bre de fe, el mie­do no exis­te”: Ibar­güen

El Colombiano - - DEPORTES - Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN JUAN SÁN­CHEZ

Car­los Al­ber­to Ibar­güen (21 años), del DIM, ha mar­ca­do 28 go­les. In­te­gró la Se­lec­ción Co­lom­bia en el Mun­dial Sub-20.

Un sa­lón en la se­de ad­mi­nis­tra­ti­va del Cor­tu­luá lle­va por nom­bre Car­los Ibar­güen, en ho­nor al de­lan­te­ro del Me­de­llín. Allí se rea­li­zan las ca­pa­ci­ta­cio­nes de in­glés y Sis­te­mas pa­ra los jó­ve­nes del equi­po, con­tó Ós­car Ar­tu­ro Mar­tán, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del club.

El di­rec­ti­vo que re­sal­ta en el de­lan­te­ro su men­ta­li­dad, ma­du­rez, te­na­ci­dad, ca­rác­ter, dis­ci­pli­na, com­pro­mi­so, se­rie­dad y pro­yec­ción, re­cuer­da que “Car­li­tos iba al en­tre­na­mien­to en bi­ci­cle­ta y un día mi pa­pá ( Ós­car Ig­na­cio Mar­tán) le di­jo: si apren­de a ma­ne­jar le pres­to el ca­rro, y a los dos días pi­dió las lla­ves y nos lle­vó a to­dos”.

“Es que Car­los es arries­ga­do y lo que se pro­po­ne lo lo­gra”, pun­tua­li­zó el di­rec­ti­vo que ce­le­bra el re­gre­so del go­lea­dor a las can­chas.

El téc­ni­co Jaime de la Pa­va exal­ta la po­ten­cia y buen jue­go en es­pa­cio cor­to. “Es un de­pre­da­dor del área, con ca­rác­ter, siem­pre quie­re ga­nar y da lo me­jor, es muy pa­re­ci­do a Jack­son Mar­tí­nez”.

Ibar­güen lle­gó muy jo­ven al Cor­tu­luá que orien­ta­ba Fer­nan­do Ve­las­co y siem­pre se des­ta­có co­mo go­lea­dor. Los de su ge­ne­ra­ción se co­ro­na­ron cam­peo­nes na­cio­na­les sub-20 y cla­si­fi­ca­ron a la Co­pa Li­ber­ta­do­res, pe­ro el bo­na­ve­ren­se no la pu­do ju­gar, pues fue ven­di­do a Ti­gres de Mé­xi­co y des­pués ce­di­do a San­ta Fe.

Du­ran­te los me­ses de su le­sión, su es­po­sa Ka­ren Ríos y su ma­dre Ce­no­bia Ibar­güen han si­do su for­ta­le­za. “En las ma­las los su­pues­tos ami­gos se van, so­lo que­da la fa­mi­lia”, di­jo el de­lan­te­ro, que el sá­ba­do vol­vió a mar­car con el DIM.

¿Qué sin­tió el sá­ba­do?

“Una fe­li­ci­dad enor­me, dán­do­le la glo­ria a Dios que me for­ta­le­ció en los mo­men­tos di­fí­ci­les y agra­de­ci­do por vol­ver a dis­fru­tar lo que más amo, el fút­bol. Siem­pre fui po­si­ti­vo en la re­cu­pe­ra­ción, con mi men­te pues­ta en re­gre­sar y ha­cien­do el tra­ba­jo fí­si­co pa­ra es­tar bien otra vez”.

¿Quié­nes lo acom­pa­ña­ron du­ran­te la le­sión?

“Mi ma­má, que vi­ve en Tu­luá, y mi es­po­sa. Siem­pre es­tu­vie­ron pen­dien­tes, dán­do­me áni­mo, lla­mán­do­me”.

¿En cuál par­ti­do su­frió más?

“Uno siem­pre quie­re en­fren­tar­se a los gran­des, a los re­fe­ren­tes. Su­frí mu­cho el par­ti-

do con Ri­ver Pla­te por­que que­ría ju­gar­lo, y sa­ber que no po­día fue di­fí­cil, más cuan­do veía a mis com­pa­ñe­ros lu­char y con esa im­po­ten­cia pa­ra re­mon­tar el mar­ca­dor”.

¿Al­gu­na vez ha llo­ra­do?

“Sí, du­ran­te la le­sión me pa­só mu­cho, uno es hu­mano y tie­ne sus días de tris­te­za, co­mo que se aca­ba to­do, se de­pri­me, pe­ro esas lá­gri­mas son co­mo un des­can­so pa­ra el cuer­po y hay que em­pe­zar de nue­vo”.

¿Cuán­tas le­sio­nes ha te­ni­do?

“La ver­dad uno lee co­sas en re­des y la gen­te ha­bla mu­cho, pe­ro quie­ro ha­cer cla­ri­dad en eso. Nun­ca me ha­bía le­sio­na- do. Cuan­do lle­gué no sa­bía lo que te­nía por­que en San­ta Fe el mé­di­co me di­jo que era una in­fla­ma­ción del hue­so y nun­ca me hi­cie­ron una re­so­nan­cia”.

¿Pe­ro re­ca­yó?

“Sí, acá nos di­mos cuen­ta de la frac­tu­ra y por eso es­tu­ve tres me­ses es­pe­ran­do re­cu­pe­rar­me, des­afor­tu­na­da­men­te no ha­bía se­lla­do bien y an­te To­li­ma re­caí y me ope­ra­ron”.

¿Quién le ayu­dó a for­ta­le­cer su par­te men­tal?

“La ver­dad na­die, siem­pre he es­ta­do lleno de con­fian­za co­mo per­so­na y ju­ga­dor. Creo en mis con­di­cio­nes, en que Dios me res­pal­da y pien­so que so­lo el buen tra­ba­jo es tu car­ta de pre­sen­ta­ción”.

¿Sien­te mie­do pa­ra cho­car en la can­cha?

“No, cuan­do el es­pe­cia­lis­ta me di­jo que el to­bi­llo ya ha­bía pe­ga­do, le di­je al mé­di­co: tran­qui­lo, va­mos con to­da, el mie­do no exis­te, lo úni­co que ha­ce es lle­var­te al fra­ca­so”.

¿Qué de­por­tis­ta ad­mi­ra?

“A Fal­cao, es un ejem­plo por­que lu­cha, es inago­ta­ble, se le­sio­na pe­ro re­gre­sa cons­tan­te­men­te con go­les y eso mo­ti­va, me pro­yec­to así co­mo él, re­gre­sar con lo me­jor”.

¿Có­mo se ve en el DIM?

“Me veo ha­cien­do go­les y doy to­do en los en­tre­na­mien­tos pa­ra con­ver­tir­me en una op­ción pa­ra el pro­fe­sor Luis Zu­bel­día y se­guir cum­plien­do me­tas, por­que mi sue­ño es ju­gar en Eu­ro­pa”

FO­TO

Des­de ha­ce tres años, Car­los Ibar­güen creó eó una fun­da­ción pa­ra ayu­dar a los ni­ños de su na­tal Bue­na­ven­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.