Ga­vi­ria, en­tre bie­las y ca­zue­las

El Colombiano - - DEPORTES - Por DA­NIEL CAR­DO­NA HE­NAO EFE

Ma­dru­ga­das, rue­das, frí­jo­les, ham­bur­gue­sas y fa­mi­lia son más que palabras pa­ra el co­rre­dor. Es­te es un re­co­rri­do por su pue­blo, que lo re­cuer­da por su dis­ci­pli­na.

En el ba­rrio Villa Lau­ra de La Ce­ja no ha­bía un ga­llo des­per­ta­dor, pe­ro sí una du­cha que, sa­gra­da­men­te, se abría an­tes de las cin­co de la ma­ña­na en una ca­sa blan­ca al la­do de la dro­gue­ría.

Des­de ha­ce cer­ca de 20 años que es­te ri­tual se re­pi­te, se­gún co­men­ta una de las ve­ci­nas de la fa­mi­lia Ga­vi­ria Ren­dón, que no qui­so iden­ti­fi­car­se. “Esa du­cha de Fer­nan­do es la que me in­di­ca que hay que des­per­tar”.

Des­de que era pe­que­ño, Her­nan­do Ga­vi­ria, un edu­ca­dor de ese mu­ni­ci­pio del Orien­te, so­me­tió a una es­tric­ta dis­ci­pli­na a sus hi­jos Ju­lia­na y Fer­nan­do, que hoy des­ta­can en las prue­bas ci­clís­ti­cas.

“Mi her­mano siem­pre ha si­do muy ma­dru­ga­dor y le im­pri­mió cons­tan­cia a los dos hi­jos que tu­vo, so­mos de una fa­mi­lia que siem­pre fue de ci­clis­tas”, co­men­ta Nu­bia, tía del co­rre­dor del Quick Step.

En esa ca­sa, de la que sa­lía po­co, Fer­nan­do dio sus pri­me­ros pe­da­la­zos. Ade­más, allí guar­dan ca­da una de las ci­clas en las que se mon­tó el cam­peón mun­dial de óm­nium, co­men­zan­do por la pri­me­ra: una de mar­co azul, con dos llan­tas grue­sas. Ha­cía pi­ques en ella y jun­ta­ba a los ni­ños del ba­rrio pa­ra en­se­ñar­les a mon­tar.

Ma­ría del Car­men Ren­dón y Her­nan­do, am­bos pro­fe­so­res, siem­pre fue­ron re­ser­va­dos, ca­si no les gus­ta­ba la ex­po­si­ción y de allí sa­le la ra­zón por la que am­bos co­rre­do­res ten­gan es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

En el ho­gar hay un re­cin­to lleno de tro­feos, ca­mi­se­tas blan­cas que am­bos ni­ños co­se­cha­ron en la pis­ta -pro­ba­ble­men­te es­té allí la ma­glia del cam­peón de pun­tos del Gi­ro-, y los ál­bu­mes de fo­tos y re­cor­tes de pren­sa con las proezas de Ju­li y Fer.

Y es que co­mo lo re­cuer­da Cé­sar Gi­ral­do, un ve­cino de to­da la vi­da que su­frió un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co y que­dó en si­lla de rue­das, ellos ya se per­fi­la­ban co­mo cam­peo­nes. “Yo sa­lía a ha­cer ru­tas has­ta Rio­ne­gro y los veía pa­sar a gran ve­lo­ci­dad, con seis o sie­te años. Su pa­dre fue muy cons­tan­te y su ma­dre siem­pre los ani­ma­ba, en­ton­ces yo pue­do de­cir que siem­pre su­pe que am­bos iban a des­ta­car”, di­ce Gi­ral­do, quien co­men­ta que los Ga­vi­ria Ren­dón ha si­do una fa­mi­lia se­ria, ama­ble y que siem­pre le tien­de una mano por su con­di­ción.

Un re­la­to si­mi­lar tie­ne Álex, due­ño de la dro­gue­ría ale­da­ña a la ca­sa y quien los pro­veé de Vol­ta­ren, un gel que usan los de­por­tis­tas pa­ra la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca. Él ha­bla de unas per­so­nas que se pre­pa­ra­ban a un rit­mo im­pre­sio­nan­te y de de­di­ca­ción to­tal.

Cuan­do Fer­nan­do no es­ta­ba so­me­ti­do al la­do de la ca­rre­te­ra o al des­can­so en su ho­gar, era por­que se en­con­tra­ba en el co­le­gio o en Can­di­le­jas, su res­tau­ran­te fa­vo­ri­to.

¿Es­tu­dio o ci­clis­mo?

La obs­ti­na­ción de Her­nan­do por mar­car­les el ca­mino del ci­clis­mo a los mu­cha­chos lle­gó a tal pun­to de que el es­tu­dio, a ve­ces, era una li­mi­tan­te.

Así lo re­la­ta Nu­bia Ga­vi­ria, quien se sin­ce­ra y acla­ra que, de­fi­ni­ti­va­men­te, lo de Fer­nan­do no era lo aca­dé­mi­co. “No es que fue­ra va­go, por­que pa­sa­ba las ma­te­rias, sino por­que el ci­clis­mo, se­gún su pa­dre, le de­man­da­ba mu­cho tiem­po y no se po­día de­di­car a los de­be­res”.

En el co­le­gio Sa­le­siano San­to Do­min­go Sa­vio, que cuen­ta con un cam­pus agra­da­ble (com­pues­to por dos can­chas, una en­tra­da lar­ga y edi­fi­cios de dos pi­sos), hi­zo has­ta ter­cer año. Pe­ro, por la jus­ti­fi­ca­ción del po­co tiem­po que le de­ja­ba, de­ci­die­ron mo­ver­lo a la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va La Paz, equi­dis­tan­te de la ca­sa de los Ga­vi­ria y el par­que prin­ci­pal de La Ce­ja.

No ge­ne­ró pro­ble­mas dis­ci­pli­na­rios ni aca­dé­mi­cos, pe­ro sí gran­des di­le­mas. No era muy de te­ner ami­gos, ca­si no sa­lía a com­par­tir con ellos, pe­ro siem­pre fue res­pe­tuo­so.

Pa­ra mu­chos pue­de re­sul­tar cu­rio­so cuan­do, en gra­do on­ce, per­dió Edu­ca­ción Fí­si­ca (ver anéc­do­ta). O cuan­do iba a via­jar a Nue­va Ze­lan­da al Mun­dial ju­ve­nil de pis­ta y es­ta ins­ti­tu­ción no le dio per­mi­so. El pa­dre des­obe­de­ció la res­tric­ción y man­dó a su hi­jo me­nor, que trae­ría dos me­da­llas do­ra­das. Des­pués el co­le­gio ver­de, ubi­ca­do en un edi­fi­cio que ocu­pa to­da una cua­dra cer­ca al río Pe­rei­ra y

al fren­te de la pla­za de mer­ca­do, le ren­di­ría ho­no­res.

La in­fal­ta­ble ca­zue­la

Des­pués del ba­rrio Villa Lau­ra y sus dos claus­tros edu­ca­ti­vos, la pla­za prin­ci­pal del pue­blo es otro es­pa­cio que mar­ca la in­fan­cia del ga­na­dor de cua­tro eta­pas en es­te Gi­ro de Ita­lia. En es­te si­tio, en to­da la es­qui­na don­de hay un Coo­tra­fa, se ci­ta con otros com­pa­ñe­ros de ru­ta y par­ten ha­cia la aven­tu­ra.

Pe­ro, el lu­gar más re­pre­sen­ta­ti­vo de es­ta zo­na pa­ra Fer­nan­do es el res­tau­ran­te Can­di­le­jas, ese que fre­cuen­ta des­de pe­que­ño pa­ra go­zar­se una ca­zue­la con frí­jo­les, chi­cha­rrón, car­ne mo­li­da, ma­du­ro, arroz, agua­ca­te. “Es su es­ca­pe, cuan­do le dan per­mi­so pa­ra co­mer al­go di­fe­ren­te a su die­ta, pi­de su ca­zue­la”, co­men­ta Nu­bia. Tam­bién, con su pri­me­ra no­via, acu­día allí a de­gus­tar ham­bur­gue­sas, otro de sus pla­tos pre­fe­ri­dos.

Qui­zás, en es­ta mis­ma pla­za le pre­pa­ren una bien­ve­ni­da de lu­jo al hi­jo pró­di­go. En otras oca­sio­nes no han ce­le­bra­do, co­mo es de­bi­do, lo­gros co­mo el oro mun­dial en el óm­nium de Lon­dres: la fa­mi­lia ha te­ni­do que pa­gar un ho­tel pa­ra ha­cer­le ho­no­res. Sin em­bar­go, avi­san los ve­ci­nos, esos que lo vie­ron cre­cer a par­tir de las le­van­ta­das a las 5:00, que “es­te año le ha­ce­mos fies­ta sí o sí, va­mos a ce­rrar la cua­dra o la pla­za”

FO­TO

La cons­tan­cia y la dis­ci­pli­na son los dos va­lo­res que los ha­bi­tan­tes de La Ce­ja usan pa­ra re­fe­rir­se a Fer­nan­do Ga­vi­ria, un hi­jo pró­di­go que no cam­bia su pue­blo por na­da del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.