EL FAST TRACK Y LA “FAL­TA DE ÓP­TI­CA” DE LA COR­TE

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

La más re­cien­te de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal re­la­cio­na­da con el fast

track, ¿có­mo la re­ci­be y qué im­pac­to pue­de te­ner en la im­ple­men­ta­ción?

“Per­mí­tan­me una di­gre­sión téc­ni­ca y ju­rí­di­ca. ¿Qué es lo que di­ce la Cor­te? Que hay una co­sa que se lla­ma sus­ti­tu­ción de la Cons­ti­tu­ción y que el Con­gre­so pue­de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción, pe­ro no sus­ti­tuir­la. El pun­to de par­ti­da me pa­re­ce vá­li­do. Cuan­do us­ted sa­ca con­se­cuen­cias exa­ge­ra­das de ese prin­ci­pio ter­mi­na afec­tan­do el Acuer­do de paz, con una gran de­fi­cien­cia con­cep­tual. ¿Por qué? Por­que hoy exis­te en la Cons­ti­tu­ción el con­sen­ti­mien­to del Go­bierno pa­ra va­rios ti­pos de de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, el Con­gre­so vo­ta en blo­que los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les por­que pa­ra esos pro­pó­si­tos, que son im­por­tan­tes, no hay dis­cu­sión so­bre la se­pa­ra­ción de po­de­res y, en cam­bio, la paz, que es ade­más un de­re­cho y un de­ber, unos me­ca­nis­mos tan sen­ci­llos co­mo es­tos, se sos­tie­ne la te­sis de que vio­la la es­truc­tu­ra cen­tral de la Cons­ti­tu­ción. Por eso me pa­re­ce que hay un gran error de óp­ti­ca de la Cor­te. De­bo de­cir­lo con fran­que­za, so pre­tex­to de la sus­ti­tu­ción de la Cons­ti­tu­ción, que no nos pa­se que su guar­dián ter­mi­ne apro­pián­do­se de ella y eso se­ría una de­for­ma­ción del Es­ta­do de De­re­cho. Aho­ra, lo que ha ocu­rri­do, yo no di­go que sea una he­ca­tom­be, no que­re­mos caer tam­po­co en el me­lo­dra­ma por­que el Con­gre­so se­gui­rá vo­tan­do y la coa­li­ción va a fun­cio­nar, pe­ro hay que ha­cer una ad­ver­ten­cia por­que a es­te paso si em­pie­zan a ero­sio­nar­se ca­da uno de los pun­tos, po­de­mos ge­ne­rar ries­gos enor­mes pa­ra la es­ta­bi­li­dad de lo fir­ma­do. No se nos pue­de ol­vi­dar que mu­chos acuer­dos en el mun­do se han caí­do des­pués de lo­gra­dos por la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de cum­plir rá­pi­da­men­te. En ese sen­ti­do, el fast track no era un pro­pó­si­to de ins­tau­rar una es­pe­cie de dic­ta­du­ra, co­mo se ha di­cho, sino de ga­ran­ti­zar ra­pi­dez y que lo que se vo­te obe­dez­ca, ge­nui­na­men­te, a lo acor­da­do. Es­ta­mos vol­vien­do una co­sa tan sen­ci­lla —un acuer­do pa­ra ter­mi­nar una gue­rra—, en una en­te­le­quia ju­rí­di­ca lle­na de pro­ble­mas téc­ni­cos y re­cón­di­tos, que in­clu­so, la ciu­da­da­nía no en­tien­de”.

¿La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal có­mo de­be que leer el Acuer­do de paz?

“La Cor­te de­be ejer­cer su ta­rea, na­die ha di­cho que no. Eso no es­tá en du­da. Y tam­bién he reite­ra­do que el fa­llo hay que aca­tar­lo. Es­to es ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro en de­mo­cra­cia uno pue­de dis­cu­tir las ra­zo­nes de un fa­llo. La pre­ten­sión de que to­do el acuer­do se con­vir­tie­ra en blo­que de cons­ti­tu­cio­na­li­dad fue desecha­da, eso no exis­te, lo que sí se di­jo, de ma­ne­ra bas­tan­te pre­ci­sa, es que den­tro de los pun­tos hay nor­mas de De­re­cho In­ter­na­cio­nal Hu­ma­ni­ta­rio y nor­mas de de­re­chos fun­da­men­ta­les que son pa­rá­me­tros de in­ter­pre­ta­ción de lo que aho­ra ha­ga el Con­gre­so de los acuer­dos. Eso es ape­nas ló­gi­co. Es más, el con­trol cons­ti­tu­cio­nal es­tá en el Acuer­do, que­dó ex­plí­ci­to que la Cor­te in­ter­vi­nie­ra. La Cons­ti­tu­ción es un tra­ta­do de paz y por eso ben­di­jo el de­cre­to de Es­ta­do de si­tio que con­vo­có la Cons­ti­tu­yen­te. Lo que em­pie­za en el 91 co­mo man­da­to ori­gi­nal es lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra, pa­san­do por el ar­tícu­lo 22, que le im­po­ne el de­ber al Es­ta­do de bus­car la paz”.

El ex­je­fe ne­go­cia­dor del Go­bierno, Humberto de la Ca­lle, se­ña­ló ayer en su vi­si­ta a EL CO­LOM­BIANO, su preo­cu­pa­ción de que se “ero­sio­ne” el Acuer­do. FO­TOS MA­NUEL SALDARRIAGA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.