ACUER­DO DE PAZ CON LAS FARC Y PRO­CE­SO CON EL ELN

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

Su pa­pel pú­bli­co más re­cien­te es­tá li­ga­do al Acuer­do de paz, ¿có­mo ve us­ted el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción?

“Yo creo que ha­ber ter­mi­na­do el con­flic­to con las Farc —he­cho que ya ocu­rrió y eso no pue­de ol­vi­dar­se— me pa­re­ce que es una es­pe­cie de mi­la­gro. Lle­va­mos más de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas, 220.000 muer­tos, de los cua­les el 80 % co­rres­pon­den a po­bla­ción ci­vil, he­mos pa­sa­do la ci­fra de 7 mi­llo­nes de des­pla­za­dos y lo que es­tá cla­ro es que des­de el mo­men­to en que se de­cre­tó el ce­se al fue­go, no hay una so­la víc­ti­ma por ra­zón del con­flic­to con las Farc. Lo otro es, in­sis­to, que la dis­cu­sión no de­be ser tan­to el Acuer­do si no las po­si­bi­li­da­des que es­te brin­da de trans­for­ma­cio­nes fu­tu­ras en el país. Por ejem­plo, el Pun­to Uno so­bre Re­for­ma Ru­ral In­te­gral es una asig­na­tu­ra pen­dien­te de los co­lom­bia­nos, la con­cen­tra­ción de la tie­rra es una evi­den­cia, el mal uso de la tie­rra tam­bién lo es. Qui­zás no he­mos lo­gra­do que los co­lom­bia­nos vean ese cam­bio de ac­ti­tud fren­te al pun­to agra­rio. La de­man­da por el me­jo­ra­mien­to de la po­lí­ti­ca es uná­ni­me. No hay un so­lo co­lom­biano que pien­se que no te­ne­mos pro­ble­mas en el ejer­ci­cio del sis- te­ma po­lí­ti­co y allí se abren po­si­bi­li­da­des. Es­to ya no es un te­ma con las Farc, es con Co­lom­bia y es allí don­de de­be­mos con­cen­trar­nos fren­te a los desafíos. Res­pe­to las crí­ti­cas, sé que hay de­ci­sio­nes enor­me­men­te du­ras en el te­rreno mo­ral, to­do lo que tie­ne que ver con la Jus­ti­cia ofen­de a mu­chos co­lom­bia­nos. Pe­ro hay que do­blar la pá­gi­na, ce­rrar el con­flic­to y en­trar en un pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción”.

¿Le preo­cu­pa la im­ple­men­ta­ción?

“Sin drama. Sin mis­te­rio le di­go que yo sí veo nu­ba­rro­nes en el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción del Acuer­do, en lo ju­rí­di­co y en lo ma­te­rial. Ten­go preo­cu­pa­cio­nes. Pa­ra mí esa es una evi­den­cia, al­gu­nos aho­ra tra­tan de mi­ni­mi­zar eso, pe­ro no es bueno es­con­der la ca­be­za co­mo el aves­truz. An­te esa evi­den­cia lo que hay que ha­cer es con­ju­gar una enor­me coa­li­ción que no se li­mi­te a los par­ti­dos en el Con­gre­so, sino que tie­ne que nu­trir­se de otras fuen­tes. El pri­mer de­ber del Con­gre­so es so­li­di­fi­car su ma­yo­ría pa­ra pre­ser­var en las vo­ta­cio­nes las de­ci­sio­nes que con­tri­bu­yan a apli­car el Acuer­do, eso es ob­vio, pe­ro a fu­tu­ro no es su­fi­cien­te, hay que en­viar un men­sa­je más só­li­do que con­gre­gue. Hay que pro­te­ger una paz que ape­nas na­ce”.

El pro­ce­so con el Eln es una he­ren­cia inevi­ta­ble. ¿Qué lec­tu­ra ha­ce de lo que es­tá pa­san­do con esos diá­lo­gos?

“Esa res­pues­ta la doy co­mo ciu­da­dano por­que no ten­go nin­gu­na re­pre­sen­ta­ción ofi­cial y ese pro­ce­so es­tá en ma­nos de Juan Ca­mi­lo Res­tre­po. Quie­ro ano­tar que el Eln tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas a las Farc, tie­ne una es­truc­tu­ra de man­do di­fe­ren­te, es un mo­vi­mien­to más fe­de­ra­li­za­do, que mu­chas ve­ces sos­tie­ne que su pa­pel es in­ter­me­diar en­tre el Go­bierno y la lla­ma­da so­cie­dad ci­vil lo cual ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des pa­ra una ne­go­cia­ción. Ade­más pien­san que an­tes de ter­mi­nar es­te Go­bierno no con­clui­rían un acuer­do de paz, pues ge­ne­ra preo­cu­pa­cio­nes. Hay una ce­gue­ra del Eln y con­si­de­ro que es­te es el mo­men­to, que es­tá de­mos­tra­do que el diá­lo­go es efec­ti­vo, que es po­si­ble en­trar en un pro­ce­so de de­ja­ción de ar­mas y de re­in­cor­po­ra­ción, pe­ro no hay que equi­vo­car­se. Ese pro­ce­so tie­ne to­da­vía enor­mes re­tos y con­fie­mos en que se pue­dan su­pe­rar rá­pi­da­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.