“CO­LOM­BIA NO SE PUE­DE DO­BLE­GAR AN­TE LAS BAN­DAS CRI­MI­NA­LES”

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

Con el te­ma de las ba­crim hay mu­cha po­lé­mi­ca en el sen­ti­do que en el mis­mo Acuer­do con las Farc se abre una ven­ta­na pa­ra que ha­ya al­gu­na po­si­bi­li­dad de so­me­ti­mien­to con es­tas or­ga­ni­za­cio­nes. En ese sen­ti­do, ¿us­ted có­mo ve la si­tua­ción de los ata­ques re­cien­tes a la Po­li­cía y el afán que tie­nen por vi­si­bi­li­zar­se?

“En el Acuer­do no hay nin­gu­na ven­ta­na dis­tin­ta al so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia. La as­pi­ra­ción de al­gu­nas de es­tas ban­das de ves­tir­se de mo­vi­mien­to po­lí­ti­co pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas a mí me pa­re­ce que es inacep­ta­ble e inade­cua­da. Su ca­te­go­ri­za­ción na­da tie­ne que ver con la ac­ción de me­dio si­glo de una gue­rri­lla en ar­mas. Aho­ra, sí hay in­for­mes de in­ten­to de ha­cer pre­sen­cia en al­gu­nas zo­nas aban­do­nas por las Farc. Hay una re­cien­te va­lo­ra­ción de es­to muy cui­da­do­sa por par­te de la Mi­sión de Apo­yo al Pro­ce­so de Paz (MAPP) de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) don­de, en efec­to, di­ce que es­te es un te­ma que no se pue­de sim­pli­fi­car, que ac­túa de ma­ne­ra dis­tin­ta se­gún los si­tios del te­rri­to­rio, pe­ro la evi­den­cia es que sí hay un in­te­rés de cap­tu­rar co­rre­do­res de nar­co­trá­fi­co y en ha­cer pre­sen­cia en de­ter­mi­na­das zo­nas. La res­pues­ta a es­to le co­rres­pon­de al Go­bierno y tie­ne que ser efi­caz y du­ra. Ade­más, es un asun­to de pre­sen­cia mi­li­tar, de con­trol y co­pa­mien­to de las re­gio­nes, pe­ro no bas­ta con eso. El otro re­to que te­ne­mos es que en esas zo­nas ha­ga pre­sen­cia el Es­ta­do por­que lo que te­ne­mos es una ins­ti­tu­cio­na­li­dad bas­tan­te in­efi­caz. Es­te es un país en el que hay más te­rri­to­rio que so­be­ra­nía y te­ne­mos que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra que se co­pen to­dos los es­pa­cios de un te­rri­to­rio, en bue­na par­te, aban­do­na­do”.

¿Có­mo en­ten­der que las ban­das cri­mi­na­les es­tén dis­pa­rán­do­le a la Po­li­cía?

“Eso es im­po­si­ble de en­ten­der y hay que re­cha­zar­lo ca­te­gó­ri­ca­men­te. Es­to es una for­ma cri­mi­nal y no veo más re­me­dio que en­fren­tar­las, no veo otro ca­mino. ¿En­fren­tar­las có­mo? Con ac­ción mi­li­tar, po­li­cial y ju­di­cial tam­bién. Esas ban­das es­tán ac­ti­vas y Co­lom­bia no se pue­de do­ble­gar an­te ellas”

¿Y no se­rá que le es­tán en­vian­do un men­sa­je al Go­bierno pa­ra bus­car es­pa­cio po­lí­ti­co?

“Pue­de ser. Quie­ro in­sis­tir en que no de­be­mos ol­vi­dar los de­ta­lles. Una co­sa es un acuer­do con una or­ga­ni­za­ción ar­ma­da que du­ran­te más me­dio si­glo tu­vo po­si­cio­nes de ti­po po­lí­ti­co y otra co­sa son las ban­das que ac­túan sin nin­gún in­te­rés po­lí­ti­co, así tra­ten de pin­tar su ac­ción con ese ro­pa­je. Una ta­rea de so­me­ti­mien­to sí es via­ble. La Fis­ca­lía Ge­ne­ral tie­ne ins­tru­men­tos le­ga­les que per­mi­ti­rían bus­car una sa­li­da en tér­mi­nos de aca­ta­mien­to a la jus­ti­cia, pe­ro no a tra­vés de una ne­go­cia­ción”.

El co­mún de­no­mi­na­dor, en­ton­ces, es que es­tán lle­gan­do ac­to­res nue­vos a ocu­par los te­rri­to­rios que es­tán de­socu­pan­do las Farc...

“Yo sí creo que hay or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que traen una cier­ta en­ver­ga­du­ra que les per­mi­te coor­di­nar ac­cio­nes en dis­tin­tos lu­ga­res del te­rri­to­rio. El in­for­me de la MAPP lo que quie­re de­cir es que no hay que ge­ne­ra­li­zar y que hay que exa­mi­nar las ca­rac­te­rís­ti­cas que dic­ta la reali­dad de ca­da te­rri­to­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.