AZAR Y APUES­TAS, UNA DE­BI­LI­DAD CHI­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BEA­TRIZ DE MAJO bea­triz@de­ma­jo.net.ve

La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha atraí­do a gran­des in­ver­sio­nis­tas del pla­ne­ta pa­ra cons­truir y ope­rar in­men­sos y lu­jo­sí­si­mos tem­plos de apues­tas.

Uno de los sec­to­res más im­pac­ta­dos por la política de aus­te­ri­dad im­pues­ta por el go­bierno de Xi Jin­ping ha si­do el de los jue­gos y las apues­tas. Chi­na no es un país en don­de los ex­ce­sos de li­qui­dez se des­ti­nan fá­cil­men­te a te­mas de azar, pe­ro la clase me­dia con al­gún gé­ne­ro de hol­gu­ra eco­nó­mi­ca siem­pre ha echa­do mano de las apues­tas, las lo­te­rías y los jue­gos de me­sa y en ge­ne­ral, pa­ra la po­bla­ción de ba­jos re­cur­sos, los jue­gos de en­vi­te re­pre­sen­tan la es­pe­ran­za de mul­ti­pli­car los aho­rros.

Los go­bier­nos han es­ta­do aten­tos a re­gu­lar una ten­den­cia al jue­go que se tor­nó cre­cien­te con la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca del gi­gan­te asiá­ti­co en to­dos los es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos. Mu­chas de las apues­tas y de los jue­gos es­tu­vie­ron prohi­bi­dos has­ta la épo­ca de Mao, pe­ro pos­te­rior­men­te fue­ron pues­tos al al­can­ce de la po­bla­ción a tra­vés de la re­gu­la­ción es­ta­tal. No era cues­tión de eli­mi­nar la prác­ti­ca, sino po­der dis­po­ner de un con­trol so­bre ella, to­da vez que los in­gre­sos que la mis­ma apor­ta a las ci­fras na­cio­na­les no es de­lez­na­ble.

Hoy por hoy, al igual que ocu­rre con otras ac­ti­vi­da­des, la ma­yor ci­fra de ven­tas de jue­gos en el mun­do en­te­ro es la de Chi­na. Evi­den­te­men­te que la más gran­de ta­ja­da pro­vie­ne de Ma­cao, una re­gión con un ré­gi­men ad­mi­nis­tra­ti­vo es­pe­cial si­mi­lar a Hong Kong. Es­te es el úni­co lu­gar don­de los chi­nos pue­den le­gal­men­te acu­dir pa­ra ca­na­li­zar sus in­cli­na­cio­nes al jue­go y, de he­cho, más de 20 mi­llo­nes de los ju­ga­do­res de Ma­cao, el año pa­sa­do, fue­ron ori­gi­na­rios de Chi­na.

Ma­cao se ha jac­ta­do tra­di­cio­nal­men­te de ser un cen­tro mun- dial de jue­gos con ma­yor ci­fra de ven­tas que Las Ve­gas en los Es­ta­dos Uni­dos, lo cual, du­ran­te épo­cas pro­lon­ga­das a fi­nes del si­glo y a ini­cios del pre­sen­te, ha si­do cier­to. Ha ha­bi­do años en que los ca­si­nos de Ma­cao han lo­gra­do fac­tu­rar sie­te ve­ces el vo­lu­men de sus ho­mó­lo­gos en Ne­va­da. No so­lo han con­ta­do con la fa­ci­li­dad de ser el úni­co lu­gar en la geo­gra­fía chi­na con acuer­do ofi­cial pa­ra desem­pe­ñar esta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, sino que han con­se­gui­do con­ver­tir­se en un des­tino pre­fe­ri­do pa­ra los ju­ga­do­res del con­ti­nen­te asiá­ti­co, en don­de se con­cen­tra la mi­tad de la hu­ma­ni­dad.

La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha atraí­do a gran­des in­ver­sio­nis­tas del pla­ne­ta pa­ra cons­truir y ope­rar in­men­sos y lu­jo­sí­si­mos tem­plos de apues­tas y jue­gos. Pe­ro la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca no ado­le­ce de es­ta­bi­li­dad, una con­di­ción esen­cial de to­da in­ver­sión in­te­li­gen­te. Si los usos y cos­tum­bres de los chi­nos fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad, las re­gu­la­cio­nes del go­bierno pue­den pro­vo­car se­ve­ras al­te­ra­cio­nes. Eso ocu­rrió ha­ce ape­nas un par de años. Los in­gre­sos de es­tos cen­tros de jue­gos se des­col­ga­ron un 37 % en el pri­mer se­mes­tre de 2015, en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior, so­lo co­mo con­se­cuen­cia de las po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción y de aus­te­ri­dad del pre­si­den­te Xi y su de­seo de di­ver­si­fi­car la eco­no­mía de Ma­cao a tra­vés del desa­rro­llo de otras ac­ti­vi­da­des ren­ta­bles.

Por for­tu­na, a par­tir de agos­to del año pa­sa­do los in­gre­sos han ido en au­men­to de­bi­do a una ma­yor per­mi­si­vi­dad en el la­do de las au­to­ri­da­des y se es­pe­ra que el ré­cord de in­gre­sos de 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res que se ob­tu­vo en 2013 pue­da ser re­cu­pe­ra­do so­bre la ba­se de un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do que ya al­can­za­rá es­te año 12 % y que los em­pre­sa­rios pien­san po­der man­te­ner en años su­ce­si­vos. Con al­go de suer­te el sec­tor de jue­gos es­te año po­drá mos­trar in­gre­sos de 31.000 mi­llo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.