Me­de­llín, des­tino de ve­ne­zo­la­nos

En 2017 se han de­por­ta­do 62 ciu­da­da­nos del ve­cino país que vi­vían en An­tio­quia.

El Colombiano - - PORTADA - Por DIE­GO ZAMBANO BE­NA­VI­DES JAI­ME PÉ­REZ

En 2017 han lle­ga­do le­gal­men­te 5.208. Otros lo hi­cie­ron de for­ma irre­gu­lar y Mi­gra­ción Co­lom­bia les pide ofi­cia­li­zar su per­ma­nen­cia. Es­tas son ra­zo­nes que los atraen a la ciu­dad.

La si­tua­ción de ile­ga­li­dad que vi­ven mi­les de ve­ne­zo­la­nos en el país preo­cu­pa a las au­to­ri­da­des de Mi­gra­ción Co­lom­bia. Se­gún los cálcu­los de esta en­ti­dad, 100.000 ciu­da­da­nos de Ve­ne­zue­la ha­brían in­gre­sa­do por tro­chas, que su­ma­dos a aque­llos que en­tra­ron de ma­ne­ra re­gu­lar y otros a quie­nes se les ven­ció el pe­rio­do de per­ma­nen­cia ( 90 días con pa­sa­por­te), pue­den lle­gar has­ta los 300.000.

Me­de­llín es el quin­to des­tino na­cio­nal pre­fe­ri­do por los ve­ne­zo­la­nos des­pués de Bo­go­tá, Cú­cu­ta, Ba­rran­qui­lla e Ipia­les. En­tre 2016 y lo co­rri­do de año han lle­ga­do a la ciu­dad más de 26.000 ciu­da­da­nos de esta na­cio­na­li­dad.

“Nos preo­cu­pa que las em­pre­sas con­tra­tan a los ex­tran­je­ros sin que ten­gan to­dos los pa­pe­les en re­gla, por lo cual se lle­ga a la con­clu­sión que no es­tán afi­lia­dos a salud, tam­po­co se les pa­ga lo que co­rres­pon­de, y se­gu­ra­men­te tra­ba­jan más ho­ras de lo ha­bi­tual”, ma­ni­fes­tó Ch­ris­tian Krü­ger, di­rec­tor de Mi­gra­ción Co­lom­bia.

En el te­rri­to­rio an­tio­que­ño du­ran­te 2017 han si­do de­por­ta­dos 62 ve­ne­zo­la­nos, un ciu­da­dano fue inad­mi­ti­do, a 28 se les acep­tó el es­ta­tus de re­fu­gia­dos, y otros tres fue­ron ex­pul­sa­dos por di­fe­ren­tes con­duc­tas.

Krüe­ger acla­ró que no se tra­ta de es­tig­ma­ti­zar a los na­cio­na­les del ve­cino país, sino que es una in­vi­ta­ción a nor­ma­li­zar su si­tua­ción mi­gra­to­ria. Aña­dió que la en­ti­dad no rea­li­za de­por­ta­cio­nes ma­si­vas, sino que ana­li­za las cir­cuns­tan­cias de ca­da ca­so.

Las po­lí­ti­cas de Mi­gra- ción Co­lom­bia tam­bién con­tem­plan ga­ran­ti­zar la aten­ción en salud cuan­do es por ur­gen­cias, y la edu­ca­ción a me­no­res de edad, aun­que las fa­mi­lias no ten­gan los pa­pe­les en re­gla.

Por es­te mo­ti­vo, se­gún los re­gis­tros del Sistema de In­for­ma­ción pa­ra el Reporte de Ex­tran­je­ros, des­de el año pa­sa­do 187 me­no­res co­men­za­ron a es­tu­diar en dis­tin­tos co­le­gios de An­tio­quia, y otros 71 lo­gra­ron fi­na­li­zar sus es­tu­dios aca­dé­mi­cos.

Álex Mo­ra­les, ase­sor de la Se­cre­ta­ría de In­clu­sión So­cial en te­mas mi­gra­to­rios, con­si­de­ra que la si­tua­ción de­be ser con­tro­la­da por la Can­ci­lle­ría des­de las fron­te­ras por­que Co­lom­bia no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir un al­to nú­me­ro de mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos.

Por su par­te, Jo­sé Luis Guerrero, quien ejer­cía co­mo con­ce­jal ve­ne­zo­lano en el es­ta­do de Tá­chi­ra y sa­lió de su país por per­se­cu­ción política, ale­ga que las me­di­das de­ben fle­xi­bi­li­zar­se de­bi­do a la si­tua­ción que es­tá vi­vien­do Ve­ne­zue­la.

“Pe­di­mos que se nos otor­gue una vi­sa hu­ma­ni­ta­ria tem­po­ral, pa­ra po­der tra­ba­jar y re­gu­lar nues­tra si­tua­ción”, di­jo Guerrero, cu­yo pro­ce­so pa­ra ser con­si­de­ra­do re­fu­gia­do se en­cuen­tra en es­tu­dio

“Pe­di­mos que nos otor­guen una vi­sa hu­ma­ni­ta­ria tem­po­ral, pa­ra po­der tra­ba­jar y re­gu­lar nues­tra si­tua­ción”. JO­SE LUIS GUERRERO Mi­gran­te ve­ne­zo­lano.

FOTO

De­bi­do a su si­tua­ción ire­gu­la­res, mu­chos ve­ne­zo­la­nos tra­ba­jan en ofi­cios in­for­ma­les en los cua­les sus em­plea­do­res no les pi­den pa­pe­les, lo cual pon­dría en ries­go sus de­re­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.