EDI­TO­RIAL

El pre­si­den­te Santos y el mi­nis­tro de De­fen­sa atri­bu­yen a la prensa y al pe­rio­dis­mo de opi­nión res­pon­sa­bi­li­da­des por el cli­ma de pe­si­mis­mo na­cio­nal. No tie­nen cla­ro el pa­pel de ca­da cual.

El Colombiano - - PORTADA - ELE­NA OS­PI­NA

“El pre­si­den­te Santos y el mi­nis­tro de De­fen­sa atri­bu­yen a la prensa y al pe­rio­dis­mo de opi­nión res­pon­sa­bi­li­da­des por el cli­ma de pe­si­mis­mo na­cio­nal. No tie­nen cla­ro el pa­pel de ca­da cual”.

Las en­cues­tas más re­cien­tes ra­ti­fi­can que hay un sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de pe­si­mis­mo en el país. El Ga­llup Poll di­vul­ga­do el pa­sa­do do­min­go por va­rios me­dios lo ci­fra en un 74 por cien­to, in­di­ca­dor que alar­ma­ría a cual­quier Go­bierno, y que en Co­lom­bia lle­va me­ses así.

El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es ma­lo, la ci­fras em­pre­sa­ria­les de­jan mu­cho qué desear. Hay pa­ros cí­vi­cos y mo­vi­li­za­cio­nes en Bue­na­ven­tu­ra y Quib­dó. Pa­ro de maes­tros, al cual han ad­he­ri­do otros sec­to­res, co­mo una par­te del sin­di­ca­to ju­di­cial.

An­te es­to, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Juan Ma­nuel Santos, y el mi­nis­tro de De­fen­sa, Luis Car­los Vi­lle­gas, con pa­la­bras y to­nos dis­tin­tos pe­ro con un men­sa­je igual, han op­ta­do por tras­la­dar res­pon­sa­bi­li­da­des a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ana­lis­tas y co­men­ta­ris­tas de opi­nión.

El mi­nis­tro de De­fen­sa, en tono tan des­tem­pla­do co­mo des­en­fo­ca­do, se que­jó de que los me­dios quie­ren pre­sen­tar “un país in­mer­so en un caos ge­ne­ra­li­za­do”. Ase­gu­ra que los in­di­ca­do­res de se­gu­ri­dad es­tán me­jor que en cual­quier épo­ca re­cien­te. Y lo hi­zo en la mis­ma rue­da de prensa en la que, su­pues­ta­men­te, iba a ha­blar del “plan pis­to­la” de los cla­nes de nar­cos y re­des cri­mi­na­les con­tra los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal. “Al­gu­na no­ti- cia bue­na po­dría pu­bli­car de vez en cuan­do”, di­jo el res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de las Fuer­zas Ar­ma­das, tal vez im­po­ten­te an­te los ase­si­na­tos ca­si dia­rios con­tra po­li­cías y los ata­ques in­ce­san­tes del Eln y ba­crim.

El pre­si­den­te Santos tam­bién ha reite­ra­do sus que­jas por lo que con­si­de­ra un pe­rio­dis­mo que fo­men­ta el pe­si­mis­mo. En ma­yo del año pa­sa­do, en un ac­to del diario eco­nó­mi­co La Re­pú­bli­ca, su­ge­ría a los em­pre­sa­rios aten­der un con­se­jo del rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Los An­des pa­ra man­te­ner un es­pí­ri­tu optimista: “no oi­gan no­ti­cias; lean es­ta­dís­ti­cas”.

En fe­bre­ro de es­te año, en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los premios de pe­rio­dis­mo del Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas de Bo­go­tá (CPB), di­jo que no que­ría dar lec­cio­nes de pe­rio­dis­mo, pe­ro a ren­glón se­gui­do di­jo que Co­lom­bia re- quie­re “un pe­rio­dis­mo se­rio, ar­gu­men­ta­do, ri­gu­ro­so, res­pon­sa­ble y, ¡ojo!, cons­truc­ti­vo”. Na­die ob­je­ta­ría esos va­lo­res. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do se ha­ce evi­den­te que pa­ra el Go­bierno, es­te y to­dos, “pe­rio­dis­mo cons­truc­ti­vo” es so­lo aquel que re­pro­du­ce acrí­ti­ca­men­te es­ló­ga­nes ofi­cia­les y ci­fras de en­ti­da­des pú­bli­cas sin ma­yor con­tex­to.

Tam­bién se que­jó el pre­si­den­te en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en El Tiem­po el pa­sa­do 12 de abril, en ho­me­na­je a su pa­dre, el pe­rio­dis­ta En­ri­que Santos Cas­ti­llo: “(él) ad­ver­ti­ría a uno que otro co­lum­nis­ta que se han vuel­to so­ber­bios, mo­no­te­má­ti­cos y pre­de­ci­bles, y que esa es la re­ce­ta más efec­ti­va pa­ra se­guir per­dien­do lec­to­res”. Se pue­de tra­du­cir es­te pá­rra­fo co­mo un re­cha­zo al pe­rio­dis­mo crí­ti­co, el de opi­nión, que no va por el cau­ce pretendido por el go­ber­nan­te.

Y esta se­ma­na atri­bu­yó el mal desem­pe­ño eco­nó­mi­co al pe­si­mis­mo que, en su con­cep­to, ayu­da a pro­pa­gar el pe­rio­dis­mo que se con­cen­tra “siem­pre en lo ma­lo”.

No se­rá la pri­me­ra ni la úl­ti­ma vez que un Go­bierno se que­ja del pa­pel de la prensa. Lo pa­ra­dó­ji­co es que la opo­si­ción con­si­de­ra que la prensa es ofi­cia­lis­ta y no in­for­ma lo que real­men­te pa­sa en el país. An­te es­tos ata­ques de to­dos la­dos ca­be re­to­mar lo que di­jo el fi­ló­so­fo Fer­nan­do Sa­va­ter ha­ce po­cas se­ma­nas: “La li­ber­tad de opi­nión es una far­sa si no se ga­ran­ti­za la in­for­ma­ción ob­je­ti­va y no se acep­tan los he­chos mis­mos. La ver­dad coac­cio­na y por eso cho­ca con el po­der. La mi­sión del in­for­ma­dor es res­ca­tar el res­pe­to a la ver­dad, sea esta in­ter­pre­ta­da de una u otra for­ma. En un mun­do en el que to­dos mienten, quien di­ce la ver­dad es un li­be­ra­dor”

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.