¿Qué es el In­for­me Tay­lor y por qué quie­ren traer­lo a Co­lom­bia?

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA AR­CHI­VO JAI­ME PÉ­REZ

Apli­car la so­lu­ción in­gle­sa a los hoo­li­gans ge­ne­ra unos re­tos eco­nó­mi­cos enor­mes, sin em­bar­go, se abren du­das por lo que pa­sa­rá con las le­yes que ya exis­ten del te­ma.

La úl­ti­ma asam­blea de la Di­vi­sión Ma­yor del Fút­bol Co­lom­biano, Di­ma­yor, con­clu­yó con una de­ci­sión pa­ra com­ba­tir la vio­len­cia que se pre­sen­ta en los es­ta­dios colombianos: aco­ger la pro­pues­ta de san­cio­nar a los equi­pos por sus víncu­los con ba­rras, apli­can­do el In­for­me Tay­lor, la afa­ma­da so­lu­ción in­gle­sa con­tra los hoo­li­gans, que se apli­ca des­de el 1990.

Si bien es cier­to que las ac­cio­nes vio­len­tas en los es­ta­dios del país ne­ce­si­tan me­di­das ur­gen­tes, la apli­ca­ción de es­te pro­yec­to le­van­ta in­quie­tu­des en Ale­jan­dro Villanueva, quien du­ran­te años ha es­tu­dia­do el pro­ble­ma de la vio­len­cia en el fút­bol co­lom­biano, él re­cal­ca la di­fe­ren­cia en­tre la cul­tu­ra co­lom­bia­na y la in­glés. El In­for­me Tay­lor, man­da­do a di­se­ñar por la ex­pri­me­ra mi­nis­tra Mar­ga­ret That­cher en 1989 a raíz de la muer­te de 96 afi­cio­na­dos, aplas­ta­dos con­tra las va­llas de se­gu­ri­dad por una ava­lan­cha hu­ma­na, se cen­tró en 10 pun­tos bá­si­co, ¿qué tan via­ble es que esos mis­mos pun­tos fun­cio­nen en nues­tro país?:

1. El Go­bierno in­glés man­dó a ela­bo­rar un do­cu­men­to que iden­ti­fi­có las cau­sas es­pe­cí­fi­cas de la vio­len­cia.

En Co­lom­bia, exis­te des­de 2014 el plan de­ce­nal de se­gu­ri­dad y con­vi­ven­cia en el fút­bol, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo erra­di­car la vio­len­cia den­tro y fue­ra de los es­ta­dios, sin em­bar­go es­to no se ha cum­pli­do.

2. In­gla­te­rra pu­so en mar­cha fuer­tes me­di­das ju­di­cia­les, co­mo ve­tos de por vi­da, pa­ra cas­ti­gar ac­tos van­dá­li­cos.

En nues­tro país exis­ten san­cio­nes, pe­ro las me­di­das de se­gu­ri­dad en los es­ta­dios, que de­pen­den de la Po­li­cía, no han si­do su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar la en­tra­da de vio­len­tos a los es­ta­dios.

3. En In­gla­te­rra se creó una iden­ti­fi­ca­ción mi­nu­cio­sa de to­dos los afi­cio­na­dos.

El es­ta­dio Ata­na­sio Gi­rar­dot, de Me­de­llín, es el úni­co es­ce­na­rio con un sistema pa­ra iden­ti­fi­car a ca­da per­so­na que in­gre­sa, la in­ver­sión en se­gu­ri­dad fue de 5.600 mi­llo­nes de pe­sos, fal­ta­ría implementar el mis­mo pro­gra­ma en los otros 17 es­ta­dios de pri­me­ra di­vi­sión.

4. El go­bierno in­glés creó un sistema pa­ra mul­tar a quien apo­ye las ba­rras bra­vas: des­de un di­rec­ti­vo, has­ta tien­das y lo­ca­les co­mer­cia­les.

Ale­jan­dro Villanueva, in­ves- ti­ga­dor en te­mas de ba­rris­mo, re­cal­có que la com­po­si­ción so­cial de las ba­rras en Co­lom­bia ro­dea a per­so­nas de es­ca­sos in­gre­sos, quie­nes ter­mi­na­rían “pa­gan­do los pla­tos ro­tos”.

5. That­cher creó gru­pos de eli­te de Po­li­cía pa­ra in­fil­trar ba­rras y con­de­nar ba­rris­tas.

Es­to no so­lo obli­ga a Co­lom­bia a in­ver­tir en preparación de su fuer­za pú­bli­ca, sino que agra­va la fal­ta de per­so­nal que acu­sa la Po­li­cía ca­da vez que de­be en­viar agen­tes a los es­ta­dios.

6. Se obli­gó a to­dos los clu­bes de la fe­de­ra­ción bri­tá­ni­ca a implementar se­gu­ri­dad pri­va­da, dis­tin­ta a la Po­li­cía.

Esta in­ver­sión, se­gún Villanueva, se­ría im­po­si­ble de afron­tar pa­ra los clu­bes más mo­des­tos y de me­nos ta­qui­lla.

7. Uni­fi­car los cri­te­rios de se­gu­ri­dad en ca­da es­ta­dio.

Es­to obli­ga­ría a clu­bes sin pro­ble­mas de ba­rras bra­vas, co­mo Equi­dad o Pa­trio­tas, por po­ner dos ejem­plos, a in­ver­tir en me­di­ca­men­tos pa­ra una en­fer­me­dad que no po­seen.

Mien­tras que equi­pos co­mo Na­cio­nal usual­men­te tie­nen asis­ten­cias de 20 mil per­so­nas en ade­lan­te, clu­bes co­mo En­vi­ga­do no su­pe­ran los 1.000 es­pec­ta­do­res.

8. Implementar tec­no­lo­gía de pun­ta en ca­da es­ta­dio pa­ra mo­ni­to­rear las ba­rras.

Al igual que en los úl­ti­mos pun­tos, la diferencias en la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca y es­ce­na­rios de los 36 clu­bes que com-

po­nen la Di­ma­yor obli­ga­rían a re­pen­sar es­te pun­to.

9. La Fe­de­ra­ción in­gle­sa le dio nue­ve años a sus equi­pos pa­ra ade­cuar sus es­ta­dios con si­lle­te­ría y de­más o di­rec­ta­men­te, cons­truir uno nue­vo.

En Co­lom­bia, so­lo el Deportivo Ca­li cuen­ta con es­ta­dio pro­pio y pa­ra el Mun­dial Sub 20 2011, so­lo ocho es­ce­na­rios apro­ba­ron ocho es­ta­dios en las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de la Fifa.

10. El Go­bierno creó un sistema pa­ra fa­ci­li­tar cré­di­tos pa­ra las mi­llo­na­rias in­ver­sio­nes que re­quie­re es­te plan.

Aún no exis­te una ci­fra cal­cu­la­da an­te las mi­llo­na­rias in­ver­sio­nes que exi­gi­ría el In­for­me Tay­lor pe­ro pa­ra po­ner tér­mi­nos de re­fe­ren­cia: la cons­truc­ción del es­ta­dio Pal­ma­se­ca de Ca­li cos­tó 75 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que la re­mo­de­la­ción del Pas­cual Guerrero de la mis­ma ciu­dad, lle­gó a los 26.900 mi­llo­nes de pe­sos.

En con­clu­sión, Villanueva afir­ma que “es­tán to­man­do de ma­ne­ra equi­vo­ca­da el in­for­me”, pues­to que, al in­ten­tar apli­car la so­lu­ción de los bri­tá­ni­cos, se es­tá de­jan­do de la­do el tra­ba­jo que su­pu­so la crea­ción de le­yes y un es­ta­tu­to del afi­cio­na­do, que ya se ajus­ta a nues­tra reali­dad, pe­ro que, a jui­cio del ex­per­to, hoy es­tá me­nos­pre­cia­do

FOTO

Gra­cias a las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del Ata­na­sio Gi­rar­dot las au­to­ri­da­des iden­ti­fi­ca­ron a las 12 per­so­nas que cau­sa­ron dis­tur­bios en el clá­si­co del 20 de mar­zo de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.