CA­SI LA GUE­RRA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOR­GE RA­MOS re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Me due­le enor­me­men­te ver lo que es­tán su­frien­do Mé­xi­co y Ve­ne­zue­la, dos paí­ses a los que quie­ro mu­cho. Es ca­si la gue­rra.

Mé­xi­co es un país ma­ra­vi­llo­so. Amo­ro­so (es muy di­fí­cil sen­tir­se so­lo ahí), so­li­da­rio, lleno de co­lo­res y de hu­mor, muy pri­vi­le­gia­do cul­tu­ral y geográficamente. Oye, y qué ri­co se co­me.

Pe­ro hay tan­tos muer­tos que el In­ter­na­tio­nal Ins­ti­tu­te for Stra­te­gic Stu­dies lo de­cla­ró el se­gun­do país más pe­li­gro­so del mun­do. A pe­sar del pa­ta­leo ofi­cial, en el 2016 so­lo en Si­ria mu­rie­ron vio­len­ta­men­te más per­so­nas que en Mé­xi­co.

Las cuen­tas son mor­ta­les. Con En­ri­que Pe­ña Nie­to ya pa­sa­mos los 79 mil muer­tos en me­nos de cin­co años. Es di­fí­cil en­con­trar a una fa­mi­lia me­xi­ca­na que no ha­ya su­fri­do re­cien­te­men­te un cri­men en car­ne pro­pia. Bas­ta pre­gun­tar sin mu­cho afán pa­ra es­cu­char un anec­do­ta­rio del ho­rror y del sa­dis­mo.

De los úl­ti­mos días se me han que­da­do dos imá­ge­nes gra­ba­das.

Una foto, am­plia­men­te com­par­ti­da en re­des so­cia­les, mues­tra un som­bre­ro man­cha­do de san­gre que per­te­ne­cía a Ja­vier

Val­dez, un pe­rio­dis­ta co­no­ci­do por cu­brir el nar­co­trá­fi­co. Lo acri­bi­lla­ron a prin­ci­pios de es­te mes en Cu­lia­cán, Si­na­loa. La otra foto es de un sol­da­do me­xi­cano eje­cu­tan­do a un ci­vil des­ar­ma­do en una ca­lle en Pal­ma­ri­to, Pue­bla, tras un ti­ro­teo. Am­bas imá­ge­nes son igual­men­te bru­ta­les.

Pe­ro el pro­ble­ma es que los me­xi­ca­nos nos he­mos acos­tum­bra­do a lo bru­tal. Y al acep­tar lo bru­tal co­mo nor­mal he­mos per­di­do la sen­sa­ción de ur­gen­cia y la ne­ce­si­dad de jus­ti­cia. La muer­te ron­da tan fre­cuen­te­men­te que se ha he­cho com­pa­ñe­ra.

Lo que an­tes in­dig­na­ba — la des­apa­ri­ción de 43 es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa o las ma­sa­cres de Tlatla­ya y No­chixtlán— de pron­to es par­te de una lar­ga lis­ta de crí­me­nes im­pu­nes. Hay tan­tos Ayot­zi­na­pas pa­san­do en Mé­xi­co ca­da mes —jó­ve­nes que des­apa­re­cen sin nin­gu­na pis­ta— que nos he­mos vuel­to in­sen­si­bles a la tra­ge­dia de ma­dres y pa­dres bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te a sus hi­jos e hi­jas.

Y lo peor es que na­die es­pe­ra na­da del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to. Que le­van­te la mano el que con­fía en un cam­bio de rum­bo y que las co­sas van a me­jo­rar an­tes que se va­ya el pri­me­ro de di­ciem­bre del 2018. Exac­to. No veo nin­gu­na mano arri­ba.

Mien­tras Mé­xi­co es­tá mar­ca­do por la ca­si inevi­ta­ble ru­ti­na de la muer­te, co­mo en un cuen­to de Juan Rul­fo, en Ve­ne­zue­la las ca­lles si­guen lle­nas de es­pe­ran­za de cam­bio …y de ga­ses la­cri­mó­ge­nos de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na.

Ve­ne­zue­la es tan her­mo­sa que Cris­tó­bal Co­lón, en su ter­cer via­je, cre­yó que se acer­ca­ba al pa­raí­so te­rre­nal. Ese es el mis­mo te­rri­to­rio que hoy se des­mo­ro­na.

Des­de que Ni­co­lás Ma­du­ro se qui­tó la más­ca­ra de de­mó- cra­ta y or­de­nó la di­so­lu­ción de la Asam­blea Na­cio­nal, las ca­lles de Caracas y de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ve­ne­zue­la se han con­ver­ti­do en un cam­po de ba­ta­lla. Li­te­ral­men­te.

La es­tra­te­gia es cla­ra: La opo­si­ción to­ma las ca­lles has­ta que cai­ga Ma­du­ro o acep­te un plan de sa­li­da; el go­bierno re­pri­me has­ta que los opo­si­to­res no aguan­ten más. El pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co, Leo

pol­do Ló­pez, tie­ne co­mo gri­to de gue­rra la fra­se: “El que se can­sa, pier­de”. La opo­si­ción ha to­ma­do ese gri­to co­mo un re­zo y no ha ce­di­do las ca­lles. Pe­ro el cos­to es al­tí­si­mo: más de 40 muer­tos, en su ma­yo­ría jó­ve­nes que de­be­rían es­tar es­tu­dian­do, via­jan­do, bai­lan­do y des­cu­brien­do la vi­da, no la muer­te.

Dos imá­ge­nes de Ve­ne­zue­la me qui­tan el sue­ño. Una es la de un guar­dia que dis­pa­ra a que­ma­rro­pa un tu­bo de gas la­cri­mó­geno al pe­cho de uno de los ma­ni­fes­tan­tes. El chi­co se le­van­ta atur­di­do, he­ri­do de muer­te y da unos pa­sos an­tes de caer. Otra es la de Ma­du­ro bai­lan­do en un te­le­vi­sor mien­tras la cá­ma­ra pa­nea pa­ra ver la re­pre­sión ofi­cial en la ca­lle, co­mo Ne­rón en el in­cen­dio de Ro­ma.

Tras ca­si 18 años de go­bier­nos au­to­ri­ta­rios y, aho­ra, de una cla­ra dic­ta­du­ra, los ve­ne­zo­la­nos no pue­den so­por­tar más. En par­te es la ham­bru­na y la fal­ta de medicinas has­ta en los hos­pi­ta­les. En par­te es que han sa­li­do ca­si to­dos los que se pu­die­ron ir, y los que se que­da­ron no tie­nen a dón­de ir más que ha­cia de­lan­te. Y en par­te es que has­ta los mis­mos cha­vis­tas se han de­sen­can­ta­do del sistema que ellos crea­ron.

Tan­tas ve­ces he­mos creí­do, equi­vo­ca­da­men­te, que Ve­ne­zue­la iba a cam­biar que no quie­ro ilu­sio­nar­me de­ma­sia­do. Pe­ro cuan­do vi que un gru­po de jó­ve­nes ha­cían re­tro­ce­der a una tan­que­ta del ré­gi­men, pen­sé: Ya per­die­ron el mie­do en Ve­ne­zue­la, se aca­bó Ma­du­ro.

No, Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co no es­tán en gue­rra. Pe­ro ca­si

Tras ca­si 18 años de go­bier­nos au­to­ri­ta­rios y, aho­ra, de una cla­ra dic­ta­du­ra, los ve­ne­zo­la­nos no pue­den so­por­tar más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.