PE­RIO­DIS­MO DE OPI­NIÓN ES PA­RA UNA MI­NO­RÍA. POR SÍ SO­LO NO GE­NE­RA CRI­SIS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JE­SÚS VA­LLE­JO ME­JÍA Ju­ris­ta, ex ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma, tra­ta­dis­ta de de­re­cho pú­bli­co.

Juan Ma­nuel Santos, por la tra­yec­to­ria de su fa­mi­lia y por lo que fue su ofi­cio du­ran­te va­rios años, de­be­ría te­ner más con­cien­cia so­bre la la­bor del pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te. Y, an­te to­do, de los dos prin­ci­pios bá­si­cos: la in­for­ma­ción de­be ser ve­raz y ob­je­ti­va, y la opi­nión, li­bre, que pue­de emi­tir jui­cios de va­lor en un en­torno de li­ber­tad. El pro­ble­ma es que pa­ra Santos la prensa es un ins­tru­men­to al ser­vi­cio del po­der: la pue­de pre­sio­nar, la pue­de in­ti­mi­dar, ma­ni­pu­lar, o la pue­de com­prar.

Pe­ro tam­bién su­ce­de que el pre­si­den­te go­za del ami­guis­mo de los me­dios ca­pi­ta­li­nos. No ol­vi­de­mos que hay un es­pí­ri­tu de cuer­po en lo que

Al­ber­to Za­la­mea lla­ma­ba la Gran Prensa, y Santos se ha apro­ve­cha­do de ello. La te­le­vi­sión y la ra­dio­di­fu­sión es­tán muy me­dia­das por el Go­bierno, por ra­zo­nes ele­men­ta­les: los de­re­chos los con­tro­la el Go­bierno. Mí­re­se, si no, la ad­ju­di­ca­ción del Ca­nal Uno, que ad­ju­di­có a de­do a dos pe­rio­dis­tas y a un ter­ce­ro, que po­dría ser un ex­pre­si­den­te.

No hay cri­sis por­que la prensa in­for­me de ella. Hay cri­sis por­que los da­tos de la reali­dad, in­clu­so las ci­fras ofi­cia­les, así lo de­mues­tran.

Aho­ra bien, el pe­rio­dis­mo de opi­nión lo con­su­me una mi­no­ría. Él por sí so­lo no crea ma­la per­cep­ción de la reali­dad. Y me­nos cuan­do en su ma­yo­ría es go­bier­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.