DIS­CRE­PAN­CIAS ERÓ­TI­CAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARIS­TI­ZÁ­BAL des­deel­cuar­to@gmail.com

Esta se­ma­na es­tu­ve en un pro­gra­ma de ra­dio. Uno de los lo­cu­to­res es­ta­ba fe­liz le­yen­do al ai­re frag­men­tos de “Cin­cuen­ta som­bras de Grey”, por­que ese ha­bía si­do jus­ta­men­te el úl­ti­mo li­bro leí­do por su com­pa­ñe­ra de me­sa. Las lec­tu­ras, más que eró­ti­cas, eran gra­cio­sas, la ver­dad, bas­tan­te inocen­tes y ma­las. De nue­vo pen­sé por qué ese li­bro lle­gó a tan­to sa­bien­do que si ha­bla­mos de li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca se han escrito co­sas más in­ten­sas, más pro­fun­das en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, que, sin mu­cha di­fi­cul­tad, ha­cen que la res­pi­ra­ción de un lec­tor si­len­cio­so se in­quie­te. La li­te­ra­tu­ra tie­ne mag­ní­fi­cas pá­gi­nas que ha­rían son­ro­jar al inocen­te se­ñor Grey. Con la ve­nia del mar­qués de Sa­de, per­ver­so en­tre los per­ver­sos, mi­re­mos al­gu­nas de las vo­lup­tuo­sas y ex­ci­tan­tes pá­gi­nas que se han escrito y que en cual­quier mo­men­to es­tán dis­pues­tas a abrir­se pa­ra mo­jar sin re­mil­go la ima­gi­na­ción de un lec­tor.

Em­pe­ce­mos por “Las mil y una no­ches”. Ya sé, to­dos han oí­do ha­blar de es­tas his­to­rias ára­bes, no sé cuán­tos ha­yan en­tra­do en la pro­fun­di­dad de los re­la­tos de re­yes trai­cio­na­dos, de una mu­jer que no se aver­güen­za de te­ner 570 aman­tes y quie­re más pa­ra des­qui­tar­se del in­sen­si­ble ge­nio que la po­see. En es­te li­bro abun­dan las des­crip­cio­nes her­mo­sas y su­ges­ti­vas, aquí ape­nas una: “En­ton­ces la jo­ven se qui­tó una tras una sus ro­pas, y por úl­ti­mo su pan­ta­lón de se­da in­ma­cu­la­da. Y de­ba­jo de él, co­mo mol­dea­dos en már­mol, apa­re­cie­ron los mus­los en to­da su gloria, y so­bre ellos un mon­te­ci­llo sua­ve y es­plen­do­ro­so, co­mo de le­che y cris­tal, re­don­dea­do y cul­ti­va­do, un vien­tre aro­má­ti­co con son­ro­sa­dos ho­yue­los, que ex­ha­la­ban una de­li- ca­de­za de al­miz­cle, co­mo vergel de anémo­nas, y un pe­cho con dos gra­na­das ge­me­las, so­ber­bia­men­te hin­cha­das, co­ro­nán­do­las de­li­cio­sos pe­zo­nes”.

Po­dría­mos re­go­ci­jar­nos en más des­crip­cio­nes de es­te li­bro in­fi­ni­to, pe­ro si­ga­mos, be­ba­mos de un li­bro más re­cien­te: el “De­ca­me­rón”. Aquí la pi­car­día y la inocen­cia nos lle­van por el des­cu­bri­mien­to y el en­can­to de la se­xua­li­dad de frai­les, mon­jas, cam­pe­si­nas y un mon­tón de per­so­na­jes que son evo­ca­dos por un gru­po de jó­ve­nes que hu­yen de la pes­te. Gra­cias a Dio­neo, las na­rra­cio­nes em­pie­zan a pro­du­cir pla­cer. El de­lei­te de lo eró­ti­co re­cae, en­tre otros, so­bre mon­jes que tra­tan de jus­ti­fi­car sus ac­cio­nes re­pi­tien­do que ellos “de­ben dar a las mu­je­res tan­ta pre­mi­nen­cia co­mo a los ayu­nos y vi­gi­lias”.

¡Ay la hu­ma­ni­dad!, ¿quién es­tá li­bre de sen­tir pla­cer? Has- ta el rey Sa­lo­món, en ese li­bro pre­cio­so, “Can­tar de los can­ta­res”, su­po de­cir con pa­la­bras lo que sus ojos enamo­ra­dos vie­ron: “¡Qué bella eres, qué en­can­ta­do­ra, oh amor, en tus de­li­cias! Tu ta­lle se­me­ja a la pal­me­ra, tus pe­chos a sus ra­ci­mos. Me di­go: ‘Voy a su­bir a la pal­me­ra, to­ma­ré sus ra­ci­mos. ¡Séan­me tus pe­chos co­mo ra­ci­mos de uvas, y tu alien­to co­mo per­fu­me de man­za­nas! Tu bo­ca co­mo vino ex­qui­si­to que flu­ye sua­ve­men­te ha­cia mi amor, des­li­zán­do­se en­tre los la­bios que se ador­me­cen’”.

El es­pa­cio pa­ra ha­blar de li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca nun­ca es su­fi­cien­te, y va mu­cho más allá de esos tres to­mi­tos de Grey que, la ver­dad, son el ejem­plo de un mal pol­vo li­te­ra­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.