EL RE­GA­LO IN­CLUÍA LA CA­MI­NA­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ os­car­do­min­guezg@outlook.com

En es­te mes en el que se le rin­de plei­te­sía al maes­tro re­cor­da­ré lec­cio­nes re­ci­bi­das del apa­lea­do gremio que tra­ta de ha­cer­se oír. (Un pa­rén­te­sis pa­ra su­ge­rir que no se pe­rra­tee la bella voz “maes­tro”; así le di­cen a cual­quier pe­ri­co de los pa­lo­tes).

Al lle­nar un re­gis­tro de ho­tel ga­nas me dan de con­sig­nar que asis­tí a un ta­ller con el novelista y pe­rio­dis­ta ar­gen­tino To­más

Eloy Mar­tí­nez. Más va­le un cuen­to mal escrito que un cuen­to no escrito, de­cía. Del pe­rio­dis­mo co­men­tó que era un ofi­cio pa­ra vi­vir y pa­ra la vi­da. O sea, pa­ra lle­var el pan a la me­sa y pa­ra vi­vir la vi­da des­de ring si­de. Ce­le­bro ha­ber es­co­gi­do es­te des­tino. El pe­rio­dis­ta chi­leno Jenaro

Me­di­na hu­yó de la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet con to­do y su re­vis­ta Vea. Las cró­ni­cas eran el fuer­te del se­ma­na­rio. Ti­tu­la­ba en cen- té­si­mas de se­gun­do. Po­día mi­rar las cuar­ti­llas des­de dos ki­ló­me­tros y de­tec­tar de qué la­do co­jea­ba la cró­ni­ca.

Es­te era su cre­do: El pe­rio­dis­ta no tie­ne de­re­cho a te­ner ma­la suer­te ni a ca­re­cer de fuen­tes.

Años des­pués fue di­rec­tor de Vea el tsu­na­mi es­pa­ñol Jo­sé Fer

nán­dez Gó­mez. Me in­vi­tó a co­la­bo­rar. Co­mo ten­go un pos­gra­do en in­ge­nui­dad le pre­gun­té si al in­vi­tar­me po­día pen­sar que su idea era re­du­cir­le la cuo­ta de san­gre a la pu­bli­ca­ción. “Aquí el que pien­sa soy yo”, res­pon­dió.

Y me mos­tró en la pa­red una Mo­na­li­sa de cu­yos mu­ño­nes ma­na­ba san­gre: “Quie­ro san­gre pe­ro con ar­te”. Don Pe­pe me pi­dió dos o tres no­tas de prue­ba. To­da­vía es­pe­ro su lla­ma­da.

Jo­sé Luis Igle­sias, es­pa­ñol, era una ins­ti­tu­ción en la agen­cia ale­ma­na de no­ti­cias Dpa, con se­de en Ham­bur­go. Su re­ce­ta pa­ra es­cri­bir era con­tun­den­te: hay que es­cri­bir de tal for­ma que te en­tien­da has­ta un ja­po­nés, jo­der. En una malacara o en una son­ri­sa su­yas ha­bía lec­cio­nes.

Po­cos en la al­dea glo­bal pue­den con­tar que su pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra les le­yó la epís­to­la de san Pa­blo. Fray Jo­sé Car­va­jal, agus­tino, mi pro­fe­sor en el se­mi­na­rio, nos ca­só ¡un jue­ves!

en la ma­ña­na en la pa­rro­quia de Suba, en Bo­go­tá.

Eve­lio Fran­co Os­pi­na, pro­fe­sor pen­sio­na­do de la U. de An­tio­quia, cu­ña­do de es­te ser­vi­dor y quien a la muer­te de su tai­ta hi­zo las ve­ces de her­mano y pa­pá, abre la bo­ca y es­tá ti­ran­do lí­nea. Le sa­le esta de­fi­ni­ción de Pedro H. Mo­ra­les quien pa­só del mi­llón de alum­nos: “Pro­fe­sor, el ofi­cio de en­se­ñar a vi­vir me­jor”. En “La cul­pa es de la va­ca”,

Jai­me Lopera y se­ño­ra Mar­ta Inés cuen­tan la his­to­ria de una ni­ña sud­afri­ca­na que via­jó ki­ló­me­tros pa­ra con­se­guir un ca­ra­col de la va­rie­dad marfil que que­ría re­ga­lar­le a su maes­tra.

La pro­fe le di­jo que no ha de­bi­do ir tan le­jos pa­ra con­se­guir el re­ga­lo. La ni­ña le res­pon­dió: “Maes­tra, la lar­ga ca­mi­na­ta es par­te del re­ga­lo”

El pe­rio­dis­ta no tie­ne de­re­cho a te­ner ma­la suer­te ni a ca­re­cer de fuen­tes. Lec­cio­nes re­ci­bi­das de au­tén­ti­cos maes­tros del ofi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.