DE AME­NA­ZAS Y CA­REN­CIAS HA­BLA­MOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHN MA­RU­LAN­DA jo­te­rro@gmail.com

La ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal y ju­rí­di­ca de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal se hi­zo sen­tir y pu­so a ra­biar a las farc, acos­tum­bra­das a im­po­ner sus de­sig­nios rá­pi­da y efi­caz­men­te, a pun­ta de fu­sil. En­tre­tan­to, la “do­cen­cia” pro­pa­gan­dís­ti­ca del go­bierno so­bre la su­pues­ta paz al­can­za­da en el ne­go­cia­do con los nar­co­te­rro­ris­tas, con­tra­di­ce la reali­dad.

Hoy, la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca es­tá sig­na­da por 33 ho­mi­ci­dios dia­rios. Ca­da ho­ra un co­lom­biano es ase­si­na­do; so­mos el ter­cer país más co­rrup­to del mun­do y la im­pu­ni­dad so­bre­pa­sa el 90 %. Pa­ra re­ma­tar, so­mos el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de co­caí­na, ori­gen, cau­sa y mo­tor del des­ba­ra­jus­te de nues­tra se­gu­ri­dad in­ter­na, aho­ra agra­va­da con las ac­cio­nes y ame­na­zas del po­de­ro­so Car­tel del Gol­fo, di­ri­gi­do por un ex­farc, fa­mi­liar cer­cano de un ne­go­cia­dor fa­riano en La Habana.

La in­se­gu­ri­dad ur­ba­na es tan de­li­ca­da que los mi­li­ta­res, a pe­sar del cam­bio de doc­tri­na im­pues­to por el equívoco ha­ba­ne­ro, vuel­ven a la ca­lle con los Ba­ta­llo­nes de Fuer­zas Es­pe­cia­les Ur­ba­nos, el pri­me­ro de los cua­les se ac­ti­vó la se­ma­na pa­sa­da en Me­de­llín. Una me­di­da que con­lle­va­rá un des­gas­te ins­ti­tu­cio­nal inopor­tuno aho­ra más que an­tes, ya que la se­gu­ri­dad ex­ter­na, la de­fen­sa na­cio­nal, preo­cu­pa.

Sin re­nun­ciar a la com­bi­na­ción de to­das las for­mas de lucha –in­clu­si­ve la vio­len­cia abier­ta o dis­cre­ta, se­lec­ti­va o ge­ne­ral- las farc aún con fu­si­les en la mano y mi­si­les al hom­bro, anun­cian su apo­yo irres­tric­to a la dic­ta­du­ra ma­du­ris­ta ati­bo­rra­da de cohe­tes, he­li­cóp­te­ros de ata­que, avio- nes y tan­ques ru­sos, avio­nes de ata­que chi­nos y cor­be­tas eu­ro­peas, to­do un ar­se­nal pres­to a en­trar en ac­ción.

El je­fe del Co­man­do Sur ad­vir­tió de una cri­sis re­gio­nal de­bi­do al desas­tre cha­vis­ta; el di­rec­tor de la CIA aler­tó so­bre un desafue­ro ar­ma­men­tís­ti­co ori­gi­na­do en Caracas; des­de Eu­ro­pa diz­que la Otan anun­ció que es­ta­ba lis­ta a in­ter­ve­nir en el ve­cino país y cua­tro se­na­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos ofre­cie­ron al de­me­ri­ta­do Santos ayu­da mi­li­tar pa­ra di­sua­dir a Ve­ne­zue­la de ini­ciar una gue­rra. To­das es­tas aler­tas tem­pra­nas se oyen mien­tras el Min­de­fen­sa co­lom­biano re­cla­ma un fal­tan­te pre­su­pues­tal de $3.9 bi­llo­nes, que po­ne en ries­go la ope­ra­ti­vi­dad de nues­tra FFPP, in­clu­yen­do has­ta la po­si­bi­li­dad de des­abas­te­ci­mien­to de las car­gas bá­si­cas de mu­ni­ción de nues­tros sol­da­dos. Muy preo­cu­pan­te.

Cual­quier in­ci­den­te, por mí­ni­mo que sea, pue­de des­en­ca­de­nar la cri­sis mi­li­tar que los Es­ta­dos Uni­dos pre­vé, el cha­vis­mo aca­ri­cia, el san­tis­mo des­de­ña pe­ro su nar­co­so­cio co­mu­nis­ta farc incluye en sus pla­nes y fren­te a la cual, Co­lom­bia so­lo res­pon­de­ría con rue­gos de paz y un cos­ta­la­do de que­jas y re­cla­mos. To­do es­to sin ha­blar del asun­to ni­ca­ra­güen­se.

A la dis­tan­cia, Ru­sia, Irán y Chi­na ob­ser­van ma­quia­vé­li­ca­men­te la di­ná­mi­ca del trián­gu­lo Managua-La Habana-Caracas, con Bo­go­tá en el cen­tro de cual­quier po­si­ble con­vul­sión. En­tre­tan­to, Ma­du­ro mol­dea la jus­ti­fi­ca­ción pa­ra un acon­te­ci­mien­to mi­li­tar fron­te­ri­zo

La ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal y ju­rí­di­ca de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal se hi­zo sen­tir y pu­so a ra­biar a las farc. Cual­quier in­ci­den­te pue­de des­en­ca­de­nar la cri­sis mi­li­tar que EE. UU. pre­vé, el cha­vis­mo aca­ri­cia, el san­tis­mo des­de­ña y las farc in­clu­yen en sus pla­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.