Pi­las con com­par­tir to­do por What­sApp

Du­de de la in­for­ma­ción que cir­cu­la en esta apli­ca­ción y an­tes de en­viar un men­sa­je eva­lúe las con­se­cuen­cias.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JO­NAT­HAN MON­TO­YA

Aun­que en un co­mien­zo What­sapp fue un ser­vi­cio de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea más, aho­ra es una red poderosa de co­mu­ni­ca­cio­nes con 1.200 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos por mes y la apli­ca­ción de su ti­po en la que más cir­cu­lan men­sa­jes, tan­to be­né­vo­los co­mo no­ci­vos.

La app tie­ne 8 años re­cién cum­pli­dos y las trans­for­ma­cio­nes que ha te­ni­do en es­te tiem­po han si­do su­ti­les, si bien sig­ni­fi­ca­ti­vas en fun­cio­nes aña­di­das –au­dios, his­to­rias, en­vío de ar­chi­vos de gran ta­ma­ño, gifs–.

La re­la­ción usua­rio-app sí ha te­ni­do un gran cam­bio. An­tes era sim­ple por­que so­lo se en­via­ban men­sa­jes de tex­to, pe­ro hoy es com­ple­ja por el uso que le han da­do las per­so­nas a la red, te­nien­do en cuen­ta su in­me­dia­tez y el al­can­ce que tie­ne (con gru­pos).

Re­na­ta Ca­bra­les, ase­so­ra di­gi­tal, cree que el cre­ci­mien­to de la red se dio por la fa­ci­li­dad de uso que ofre­ce, a di­fe­ren­cia de otras re­des so­cia­les o ser­vi­cios.

En What­sApp el po­der de mul­ti­pli­ca­ción de un men­sa­je es enor­me, por eso es me­jor pen­sar dos ve­ces an­tes de com­par­tir. La afir­ma­ción la ha­ce Juan Pa

blo Sa­la­zar, abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho ci­ber­né­ti­co. “Pien­se úni­ca­men­te en si com­par­te un con­te­ni­do fal­so en un gru­po, y ca­da per­so­na de es­te lo ha­ce con sus con­tac­tos”.

Por las con­se­cuen­cias que trae­ría un he­cho co­mo ese, la vi­da di­gi­tal exi­ge res­pon­sa­bi­li­da­des y de­be­res pa­ra las per­so­nas que usan ser­vi­cios co­mo What­sApp, y así no exis­tan prohi­bi­cio­nes, por éti­ca se de­ben evi­tar con­duc­tas que pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra una per­so­na o co­mu­ni­dad

CON­TE­NI­DO POR­NO­GRÁ­FI­CO

Los vi­deos con con­te­ni­do se­xual o des­nu­dos son sus­cep­ti­bles de ser com­par­ti­dos. Sin em­bar­go, al ha­cer­lo us­ted po­dría vio­lar el de­re­cho a la in­ti­mi­dad y al buen nom­bre de los in­vo­lu­cra­dos en el con­te­ni­do y, por lo tan­to, “ti­pi­fi­car­se un de­li­to”, se­gún ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta Víc­tor So­lano. La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal lo di­jo en la sen­ten­cia T50 de 2016: El buen nom­bre de­be res­pe­tar­se en re­des so­cia­les. Bo­rrar el con­te­ni­do des­pués de com­par­tir­lo no va a re­sar­cir el da­ño. Es­te año se co­no­ció un vi­deo de una mu­jer des­nu­da en un ca­ba­llo que ge­ne­ró un debate so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de me­dios y usua­rios al com­par­tir es­tos con­te­ni­dos, así quie­nes lo ha­yan gra­ba­do fue­ran cons­cien­tes del per­jui­cio que po­dría traer­le sus ac­tos.

PRE­SUN­TOS LA­DRO­NES O ABU­SA­DO­RES

El abo­ga­do Juan Pa­blo Sa­la­zar co­men­ta que to­da pa­la­bra ha­bla­da o es­cri­ta ge­ne­ra una res­pon­sa­bi­li­dad, así ex­pli­ca que si se comparten con­te­ni­dos fal­sos hay con­se­cuen­cias por su dis­tri­bu­ción. Por esta ra­zón se de­ben ve­ri­fi­car las fuen­tes de los con­te­ni­dos y de­ter­mi­nar si son o no ver­da­de­ros. Si las fuen­tes son im­po­si­bles de com­pro­bar, lo me­jor es evi­tar di­fun­dir­los. Por ejem­plo, si a sus men­sa­jes lle­ga la foto de un pre­sun­to la­drón, abu­sa­dor o de cual­quier otra per­so­na acu­sa­da de co­me­ter un de­li­to, no la com­par­ta mien­tras no es­té com­pro­ba­do por las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas. Ya se han da­do ca­sos en los que usua­rios in­ge­nuos di­fun­den in­for­ma­ción fal­sa que aten­ta con­tra la hon­ra y el buen nom­bre de las per­so­nas.

IN­FOR­MA­CIÓN QUE GE­NE­RA PÁ­NI­CO

Una ca­de­na de What­sApp le hi­zo creer a mi­les de usua­rios que los sis­mos son pre­de­ci­bles. El men­sa­je aler­ta­ba so­bre un tem­blor que ocu­rri­ría en Co­lom­bia, se­gún una su­pues­ta in­for­ma­ción del Ser­vi­cio Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. En ca­sos co­mo es­te, la re­co­men­da­ción de los ex­per­tos Re­na­ta Ca­bra­les, ase­so­ra di­gi­tal, y Víc­tor So­lano, pe­rio­dis­ta y con­sul­tor en co­mu­ni­ca­cio­nes, es acu­dir a fuen­tes de in­for­ma­ción con­fia­bles co­mo el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co Co­lom­biano. Di­cha ins­ti­tu­ción tu­vo que acla­rar que no era po­si­ble pre­de­cir un mo­vi­mien­to te­lú­ri­co y les pi­dió a quie­nes re­ci­bie­ran la in­for­ma­ción ha­cer ca­so omi­so y no se­guir­la com­par­tien­do por­que el men­sa­je pro­du­cía pá­ni­co co­lec­ti­vo.

NO SI­GA LAS CA­DE­NAS FAL­SAS

Ka­re­lis Her­nán­dez no exis­te. Eso que­dó cla­ro pa­ra mu­chos que re­en­via­ron el men­sa­je de la su­pues­ta di­rec­to­ra de What­sApp, quien ad­ver­tía que so­lo que­da­ban 530 cuen­tas dis­po­ni­bles pa­ra te­lé­fo­nos nue­vos y pe­día re­en­viar el men­sa­je a los con­tac­tos pa­ra com­pro­bar los usua­rios ac­ti­vos. Quien lo hi­cie­ra iba re­ci­bir 300 MB de In­ter­net, pe­ro na­die los re­ci­bió por­que era una ca­de­na fal­sa. Pa­ra es­tos con­te­ni­dos, y otros, la re­co­men­da­ción es te­ner el mis­mo fil­tro que se usa en la vi­da of­fli­ne, no tra­gar en­te­ro. En­tre las ca­de­nas, se­gún Víc­tor

So­lano, tam­bién es pe­li­gro­so com­par­tir con­te­ni­dos que mues­tran si­tua­cio­nes de or­den pú­bli­co don­de no queda cla­ro cuál es el lu­gar de los he­chos o don­de no hay re­fe­ren­tes vi­sua­les que iden­ti­fi­quen ple­na­men­te el epi­so­dio y se re­fuer­ce una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad.

CON­TE­NI­DOS QUE EX­PON­GAN NI­ÑOS

Se­gún Car­los Gar­cía, es­tra­te­ga di­gi­tal, no so­lo en What­sApp, sino en ge­ne­ral en re­des so­cia­les, no se de­be com­par­tir na­da que con­fi­gu­re un de­li­to, por ejem­plo, el de por­no­gra­fía in­fan­til. Res­pec­to a los con­te­ni­dos que ex­pon­ga me­no­res de edad, se de­be evi­tar la di­fu­sión de cual­quier in­for­ma­ción en la que se vean vul­ne­ra­dos los de­re­chos de ellos. What­sApp es un ser­vi­cio usado por mu­chos usua­rios co­mo me­dio de de­nun­cia y por ello es co­mún que se com­par­tan con­te­ni­dos, ti­po me­mes, fo­tos o vi­deos, en los que se exponen me­no­res en si­tua­ción de ca­lle, que su­fren ma­to­neo, o en los que se mues­tre una reali­dad frag­men­ta­da de ellos que po­dría dar un men­sa­je erró­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.