No se des­cui­de: tam­bién de­be va­cu­nar­se aun­que sea adul­to

La va­cu­na­ción no es so­lo ex­clu­si­va de los ni­ños. Pa­ra ca­da edad hay un es­que­ma que le ayu­da­rá a pre­ve­nir en­fer­me­da­des.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ JUAN A. SÁN­CHEZ

En Co­lom­bia el es­que­ma de va­cu­na­ción en me­no­res es bien acep­ta­do por la co­mu­ni­dad, di­ce Ruth Ca­de­na, fun­cio­na­ria de la Se­cre­ta­ría de Salud de Me­de­llín. Sin em­bar­go, po­cas ve­ces nos pre­gun­ta­mos qué va­cu­nas de­be­rían re­ci­bir los adul­tos se­gún va­ria­bles co­mo edad, tra­ba­jo, es­ti­lo de vi­da, en­fer­me­da­des, des­ti­nos de via­je e his­to­rial mé­di­co.

La preo­cu­pa­ción se ha cen­tra­do en los ni­ños y se de­ja­ron a un la­do las otras eda­des.

Es im­por­tan­te sa­ber que los es­que­mas son di­ná­mi­cos y se mo­di­fi­can en fun­ción de la si­tua­ción epi­de­mio­ló­gi­ca, los avan­ces cien­tí­fi­cos dis­po­ni­bles, así co­mo los cam­bios so­cio­de­mo­grá­fi­cos.

De esta ma­ne­ra, pen­sar en va­cu­nar­se es im­por­tan­te. Los pro­gra­mas tie­nen co­mo ob­je­ti­vo el con­trol o la erra­di­ca­ción de de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Se es­ti­ma que la in­mu­ni­za­ción evi­ta en­tre 2 y 3 mi­llo­nes de muer­tes ca­da año por dif­te­ria, té­ta­nos, tos fe­ri­na y sa­ram­pión.

Ac­tual­men­te, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, exis­ten en el mun­do más de 40 va­cu­nas di­ri­gi­das a la prevención de 25 en­fer­me­da­des evi­ta­bles.

Ha­bla­mos con Lau­ra Ri­ve­ra, en­fer­me­ra del pro­gra­ma am­plio de in­mu­ni­za­ción de la Se­cre­ta­ria de Salud de Me­de­llín, y es­tas fue­ron sus re­co­men­da­cio­nes de acuer­do a las eda­des y otras ca­rac­te­rís­ti­cas.

Las que se men­cio­nan a con­ti­nua­ción se apli­can de for­ma gra­tui­ta y las que se re­quie­ren por te­mas la­bo­ra­les de­ben so­li­ci­tar­se a la Ad­mi­nis­tra­do­ra de Ries­gos profesionales (ARL) del em­plea­do.

Así que ha­ga la lis­ta, ¿cuál se­rá la que to­da­vía no se ha apli­ca­do? No ol­vi­de que es me­jor pre­ve­nir que la­men­tar.

1 PREADO­LES­CEN­TES Y ADO­LES­CEN­TES

“El vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH) tie­ne va­rios se­ro­ti­pos, y la que se apli­ca en Co­lom­bia pro­te­ge con­tra los cua­tro prin­ci­pa­les”, cuen­ta Lau­ra Ri­ve­ra. El go­bierno re­co­mien­da apli­cár­se­la a la po­bla­ción de las ni­ñas que ten­gan en­tre 9 y 17 años.

Tam­bién, en es­tas eda­des, se re­co­mien­da apli­car­se la va­cu­na con­tra el té­tano y la dif­te­ria. Si tie­ne el es­que­ma de la ni­ñez bas­ta con un re­fuer­zo, pe­ro si no lo tie­ne o no se ha

va­cu­na­do, el ado­les­cen­te de­be apli­car­se cin­co do­sis.

2 ADUL­TOS Y AL­GU­NOS TRA­BA­JA­DO­RES

En adul­tos, la in­mu­ni­za­ción pre­vie­ne muer­tes por com­pli­ca­cio­nes y le con­ce­de in­mu­ni­dad a los ni­ños que es­tos tie­nen cer­ca.

La in­fluen­za es pa­re­ci­da a una gri­pa, pe­ro es mu­chí­si­mo más grave, y su va­cu­na de­be apli­car­se en po­bla­ción adul­ta de cual­quier edad que ten­ga en­fer­me­da­des de ba­se co­mo tu­bercu­losis, Epoc, hi­per­ten­sión pul­mo­nar, as­ma, obe­si­dad mór­bi­da, VIH y dia­be­tes, en­tre otras.

Pa­ra las per­so­nas que tra­ba­jan co­mo ma­ni­pu­la­do­res de alimentos se re­co­mien­da la apli­ca­ción de la he­pa­ti­tis A, in­fluen­za y la TD (Dif­te­ria y Te­tano). Pa­ra quie­nes tra­ba­jen en la agroin­dus­tria se su­gie­re apli­car­se la he­pa­ti­tis B, in­fluen­za, he­pa­ti­tis A, TD y la an­ti­rrá­bi­ca.

Aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en el sec­tor del aseo de­ben te­ner en su es­que­ma la he­pa­ti­tis B, he­pa­ti­tis A y la TD.

3 LAS IM­POR­TAN­TES PA­RA ADUL­TOS MA­YO­RES

Los ma­yo­res de 60 años tie­nen prio­ri­dad a la ho­ra de te­ner la va­cu­na con­tra la in­fluen­za o an­ti­gri­pal, y co­mo es­te vi­rus mu­ta fre­cuen­te­men­te se de­be apli­car ca­da año.

Cuan­do se cum­ple con la co­ber­tu­ra en esta edad, los si­guien­tes en im­por­tan­cia son los ma­yo­res de 50 años. “Esta pre­ten­de con­tro­lar las gri­pas de in­fluen­za por ese vi­rus ca­da año y pre­ve­nir así las com­pli­ca­cio­nes por esta en­fer­me­dad, que pue­den ter­mi­nar en hos­pi­ta­li­za­cio­nes pro­lon­ga­das por neu­mo­ni­tis, en­fer­me­da­des car­día­cas in­fec­cio­sas y de­te­rio­ro de en­fer­me­da­des de ba­se co­mo la tu­bercu­losis”, re­pli­ca Ri­ve­ra.

4 VIA­JE­ROS NA­CIO­NA­LES E IN­TER­NA­CIO­NA­LES

to sa­ni­ta­rio in­ter­na­cio­nal, al que Co­lom­bia se aco­ge, re­co­mien­da apli­car­se una do­sis úni­ca de fie­bra ama­ri­lla pa­ra to­da la vi­da y 10 días an­tes de un via­je in­ter­na­cio­nal o na­cio­nal, prin­ci­pal­men­te si se via­ja al Ama­zo­nas, Mag­da­le­na, Gua­ji­ra, San­tan­der y los al­re­de­do­res de Car­ta­ge­na.

Pa­ra via­jes in­ter­na­cio­na­les, us­ted ne­ce­si­ta­rá por­tar el car­né blan­co que cer­ti­fi­ca su cui­da­do con­tra esta en­fer­me­dad que aún no se ha con­tro­la­do en paí­ses co­mo Co­lom­bia y Bra­sil. Si us­ted ya la tie­ne, pe­ro no el car­né blan­co, pue­de ir a la IPS Pre­vinm en el Cen­tro de Me­de­llín pa­ra que le tras­cri­ban el do­cu­men­to. Es­to no tie­ne cos­to.

5 LAS MA­DRES GES­TAN­TES TIE­NEN LA SU­YA

La DPT ace­lu­lar se de­be apli­car a las em­ba­ra­za­das en­tre la se­ma­na 26 y 30 de ges­ta­ción. Esta es con­tra la tos fe­ri­na. Se de­be apli­car en es­te pe­rio­do gestante pa­ra que la ma­dre ten­ga tiem­po de ha­cer la in­mu­ni­dad y pa­sar­la a tra­vés de la pla­cen­ta al be­bé. Así el be­bé na­ce con los an­ti­cuer­pos ne­ce­sa­rios mien­tras es­pe­ra a su pri­me­ra do­sis con­tra la tos fe­ri­na a los dos me­ses.

6 PO­BLA­CIÓN EN RIES­GO: TRANS­GÉ­NE­RO

Aun­que aún se es­pe­ra que en­tre al país la ley que obli­ga a apli­car la He­pa­tits B pa­ra una po­bla­ción es­pe­cial (mu­je­res trans­gé­ne­ro, tra­ba­ja­do­ras se­xua­les y per­so­nas que con­su­man dro­gas de ma­ne­ra in­tra­ve­no­sa), el Mi­nis­te­rio de Salud tie­ne pla­nea­do in­tro­du­cir­la de ma­ne­ra gra­tui­ta. Ellos son con­si­de­ra­dos de al­to ries­go, ya que la He­pa­ti­tis B es una en­fer­me­dad cró­ni­ca que ataca el hí­ga­do y se trans­mi­te de ma­ne­ra se­xual

FOTO

Al­gu­nas pue­den te­ner efec­tos se­cun­da­rios co­mo fie­bre le­ve, sal­pu­lli­do o do­lor en el lu­gar de apli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.