¿Cam­bio de es­tra­te­gia pa­ra fre­nar asesinatos?

Aun­que cin­co muer­tes vio­len­tas en un so­lo día en Me­de­llín pren­die­ron alar­mas de au­to­ri­da­des, es­tas tie­nen mo­ti­vos pa­ra ser op­ti­mis­tas. ¿Cuál es la ra­zón?

El Colombiano - - PORTADA - Por RODRIGO MARTÍNEZ ARANGO

Los cin­co ho­mi­ci­dios, en he­chos ais­la­dos, ocu­rri­dos el miér­co­les en Me­de­llín, si­tua­ción que no se pre­sen­ta­ba des­de el pa­sa­do 18 de fe­bre­ro, ele­va­ron la in­quie­tud de las au­to­ri­da­des, aun­que no una alar­ma ele­va­da.

El co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, ge­ne­ral Ós

car Gómez, ma­ni­fes­tó que va­rios de los ca­sos que se pre­sen­tan en la ciu­dad son por ajus­tes o dispu­tas en­tre las ban­das cri­mi­na­les.

Re­co­no­ció que sí lla­ma la aten­ción la ra­cha del miér­co­les, pe­ro en lo que va co­rri­do de ma­yo se han re­gis­tra­do 19 muer­tes me­nos que en ma­yo de 2016.

El ofi­cial ex­pli­có que en­tre los ca­sos que hu­bo el miér­co­les hay uno, en el ba­rrio Da­nu­bio, de La Amé­ri­ca, don­de un in­te­gran­te de la ban­da El Pe­se­bre se que­dó con di­ne­ro de la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes y otro de los miem­bros de esa or­ga­ni­za­ción de­lin­cuen­cial lo ase­si­nó. En la reac­ción de la Po­li­cía, el agre­sor tam­bién mu­rió.

El ge­ne­ral Gómez re­ve­ló que el hom­bre muer­to por el si­ca­rio te­nía or­den de cap­tu­ra por ha­ber, al pa­re­cer, par­ti­ci­pa­do el 2 de mar­zo en el ase­si­na­to de la lí­der cho­coa­na Ali­cia Ló­pez Gui­sao.

So­bre los ho­mi­ci­dios en la ciu­dad , el ge­ne­ral Gómez di­jo que ca­si la mi­tad son por in­to­le­ran­cia y la otra, por ajus­tes de cuen­tas.

Otro in­gre­dien­te que se le agre­ga a es­ta pro­ble­má­ti­ca, ase­ve­ró el ge­ne­ral Gómez, es la cri­sis car­ce­la­ria, que per­mi­te que mu­chos de­lin­cuen­tes no es­tén de­te­ni­dos. A ello se agre­ga que en las es­ta­cio­nes de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na ha­bía has­ta ayer 915 per­so­nas de­te­ni­das, lo que ha­ce que 150 po­li­cías ten­gan que cui­dar­los, lo que le res­ta es­te nú­me­ro a la vi­gi­lan­cia en las ca­lles.

Más trabajo de con­vi­ven­cia

Jor­ge Giraldo, de­cano de la Es­cue­la de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Ea­fit, con­si­de­ró que la es­tra­te­gia pa­ra com­ba­tir el ho­mi­ci­dio aun no es­tá bien en­fo­ca­da y no se­rá ta­rea fá­cil de com­ba­tir­lo con re­pre­sión y has­ta con tec­no­lo­gía, pa­ra ba­jar la ta­sa de 20 ho­mi­ci­dios por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes que tu­vo Me­de­llín el año pa­sa­do.

“Creo que a la Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca de Se­gu­ri­dad de Me­de­llín hay que bus­car­le un me­jor li­nea­mien­to y tra­ba­jar du­ro en la con­vi­ven­cia, tan­to en las escuelas y ho­ga­res co­mo con los lí­de­res en las co­mu­nas”, di­jo el experto.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la Me­sa de De­re­chos Hu­ma­nos del Va­lle de Abu­rrá

Humberto Tobón La­yos, re­cor­dó que por la de­ci­sión de la Al­cal­día, la Po­li­cía y la Fis­ca­lía, de en­fren­tar las ban­das de de­lin­cuen­tes, al caer pri­sio­ne­ros sus ca­be­ci­llas, se pre­sen­tan dispu­tas en­tre per­so­nas que bus­can asu­mir esa je­fa­tu­ra.

Y en la gue­rra por el con­trol de esas es­truc­tu­ras, ha­ce que se re­pi­tan ra­chas vio­len­tas co­mo la del miér­co­les, en­fa­ti­zó Tobón La­yos.

Ad­vir­tió que hay que te­ner en cuen­ta que en la ciu­dad hay in­te­gran­tes de ban­das que es­tán can­sa­dos de la vio­len­cia.

“Cua­tro gru­pos ya nos anun­cia­ron, en la Me­sa de De­re­chos Hu­ma­nos, que es­tán dis­pues­tos a de­jar las ar­mas, pe­ro la úni­ca con­di­ción que po­nen es que los man­den a la cár­cel, no los lle­ven a es­ta­cio­nes de Po­li­cía, que hoy es­tán lle­nas de de­te­ni­dos”.

Los otros ca­sos

El miér­co­les, ade­más del caso ya men­cio­na­do que se pre­sen­tó en la co­mu­na de La Amé­ri­ca, hu­bo otro epi­so­dio en el ba­rrio Au­res 2, de Robledo, don­de 5 hom­bres dis­pa­ra­ron con­tra 15 mu­cha­chos. En el ata­que mu­rió un jo­ven de 16 años, mien­tras un hom­bre de 18 años y dos ado­les­cen­tes, de 14 y 15 años, fue­ron he­ri­dos.

Los otros dos ca­sos de ho­mi­ci­dios fue­ron en San Cris­tó­bal, don­de ja­la­do­res de mo­tos, que fue­ron cap­tu­ra­dos, ase­si­na­ron a un hom­bre de 26 años, y en Vi­lla Her­mo­sa, don­de le die­ron muer­te a ba­la a otro de 59 años

FO­TO PA­BLO SAN­TA

Es­te do­ble ho­mi­ci­dio, ocu­rri­do ayer en la tar­de, en la ca­rre­ra 56 con la ca­lle 54, cen­tro de Me­de­llín, don­de ca­yó una me­nor de 16 años, fue atri­bui­do a una re­ta­lia­ción en­tre ban­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.