EDI­TO­RIAL

“Los dis­tur­bios den­tro y fue­ra del Es­ta­dio Pas­cual Gue­rre­ro, en Ca­li, ra­ti­fi­ca­ron la in­se­gu­ri­dad que ron­da al pú­bli­co fut­bo­le­ro y las áreas ale­da­ñas. Ur­ge que Go­bierno y Di­ma­yor to­men me­di­das”.

El Colombiano - - PORTADA -

Clá­si­co del te­rror, ba­ta­lla que pu­do ter­mi­nar en tra­ge­dia, fút­bol to­ma­do por los ván­da­los. Así en­ca­be­zó sus ti­tu­la­res la pren­sa del Va­lle del Cau­ca des­pués de la tar­de­no­che pla­ga­da de vio­len­cia que pro­ta­go­ni­za­ron el miér­co­les las ba­rras del De­por­ti­vo Ca­li y del Club Amé­ri­ca. In­va­die­ron la cancha, de­rri­ba­ron las bar­das, da­ña­ron mo­bi­lia­rio pú­bli­co y pri­va­do e in­clu­so dis­pa­ra­ron ar­mas de fue­go.

La di­ri­gen­cia del fút­bol de Co­lom­bia y los go­bier­nos Na­cio­nal, de­par­ta­men­ta­les y mu­ni­ci­pa­les de­ben dar­les el pi­ta­zo fi­nal, sa­car­les tar­je­ta ro­ja, a es­tos ac­tos de van­da­lis­mo, que no so­lo po­nen en ries­go a los aman­tes del ba­lom­pié sino al con­jun­to de los ciu­da­da­nos que tran­si­tan o ha­bi­tan los al­re­de­do­res de los prin­ci­pa­les es­ta­dios del país.

Es una si­tua­ción gra­ví­si­ma de in­se­gu­ri­dad que se ra­ti­fi­ca mes a mes en las ca­pi­ta­les co­lom­bia­nas: agre­sio­nes de los se­gui­do­res de Ju­nior, de Mi­llo­na­rios, de San­ta Fe, de Na­cio­nal, de Me­de­llín, de To­li­ma, de Once Caldas, de Amé­ri­ca, del Ca­li... No se sal­van, en oca­sio­nes, ni las pla­zas de los clu­bes me­dia­nos y pe­que­ños.

Te­ne­mos el ejem­plo di­rec­to de Me­de­llín, don­de una in­ver­sión que ron­da los $6.000 mi- llo­nes en tec­no­lo­gía y un trabajo pe­da­gó­gi­co per­ma­nen­te de las au­to­ri­da­des y los lí­de­res de las ba­rras han lo­gra­do re­du­cir los in­ci­den­tes, pe­ro que aún afron­tan no­to­rias de­bi­li­da­des y li­mi­ta­cio­nes y la tes­ta­ru­dez de al­gu­nos fa­ná­ti­cos que has­ta ha­ce muy po­co se tren­za­ron en com­ba­tes en las tri­bu­nas.

Es­te problema, re­cu­rren­te y que siem­pre ame­na­za con cau­sar tra­ge­dias por las es­tam­pi- das hu­ma­nas que desata y por­que en me­dio que­dan me­no­res y fa­mi­lias, exi­ge una pos­tu­ra ver­ti­cal, fir­me. Nues­tra di­ri­gen­cia, co­mo se di­ce en el ar­got fut­bo­lís­ti­co, no pue­de pa­sar por “pe­chi­fría” an­te se­me­jan­te problema so­cial brin­can­do y gri­tan­do ca­da fe­cha.

Co­lom­bia tie­ne una le­gis­la­ción re­cien­te, pe­ro po­co apli­ca­da y a la que le fal­tan dien­tes. En las úl­ti­mas reunio­nes de la Di­ma­yor se de­ci­dió crear una co­mi­sión, in­te­gra­da por diez clu­bes, que es­tu­die el In­for­me Tay­lor (plan ofi­cial con­tra la vio­len­cia de los hoo­li­gans en el fút­bol in­glés) y que ana­li­ce po­si­bles cas­ti­gos a los equi­pos que ten­gan al­gún ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad en ac­tos de van­da­lis­mo de sus hin­chas. Es ur­gen­te.

La mal­for­ma­ción y la de­ge­ne­ra­ción del com­por­ta­mien­to de ba­rris­tas y ba­rras bra­vas, aun­que sue­ne a tau­to­lo­gía, de­ben em­pe­zar a re­ci­bir cas­ti­gos ejem­pla­res. El prin­ci­pal, la ex­pul­sión de los es­ta­dios de aque­llos que sean iden­ti­fi­ca­dos co­mo un pe­li­gro pa­ra el es­pec­tácu­lo y la sociedad.

Tie­nen ra­zón quie­nes cues­tio­nan que hay enor­mes li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, po­li­cia­les y cul­tu­ra­les pa­ra apli­car en nues­tro me­dio las me­di­das con­ce­bi­das en In­gla­te­rra, por de­más cu­na del fút­bol. Pe­ro sí es po­si­ble ex­traer lec­cio­nes y as­pec­tos del mo­de­lo que, adap­ta­dos a nues­tro me­dio, ga­ran­ti­cen tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad al cam­peo­na­to co­lom­biano.

Es­ta vio­len­cia des­bor­da­da que ha lle­va­do al al­cal­de de Ca­li, Mau­ri­ce Ar­mi­ta­ge, a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de prohi­bir el tor­neo de fút­bol pro­fe­sio­nal, no pue­de afec­tar ni in­fec­tar más a la sociedad co­lom­bia­na. Ni mu­cho me­nos ser el ejem­plo que re­ci­ban los ni­ños y ado­les­cen­tes que con­cu­rran a los es­ta­dios.

Igual a la solidaridad y res­pal­do ma­ni­fes­ta­dos en su mo­men­to pa­ra las me­di­das fuer­tes en Me­de­llín, hay que apo­yar a Ca­li y al res­to del país: al es­ta­dio se va a ver fút­bol en una fies­ta en paz. Pa­ra to­do lo de­más, que aten­te con­tra la vi­da, los bie­nes y la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, es­tán la Ley y los ca­la­bo­zos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.