Al­gu­nos de­por­tis­tas ve­ne­zo­la­nos ven en Me­de­llín una op­ción.

La di­fí­cil si­tua­ción que atra­vie­sa el país ve­cino ha im­pul­sa­do a va­rios atle­tas a ra­di­car­se en es­te de­par­ta­men­to pa­ra en­tre­nar y se­guir com­pi­tien­do.

El Colombiano - - PORTADA - Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN

“La lle­ga­da de es­tos atle­tas nos per­mi­te for­ta­le­cer­nos en ca­te­go­rías y mo­da­li­da­des cla­ves pa­ra no­so­tros”. GON­ZA­LO BERRÍO Téc­ni­co de An­tio­quia en ka­ra­te

La cri­sis que vi­ve Venezuela lle­ga al de­por­te. Afec­ta­dos por la fal­ta de apo­yo eco­nó­mi­co y las di­fí­ci­les con­di­cio­nes sociales que vi­ven co­mo ciu­da­da­nos, al­gu­nos de­por­tis­tas han bus­ca­do lu­ga­res con me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra se­guir sus ca­rre­ras.

Una de esas alternativas pa­ra con­ti­nuar la han en­con­tra­do en Co­lom­bia, don­de em­pie­zan a des­fi­lar bus­can­do asien­to en di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos, en­tre ellos An­tio­quia, don­de se les per­mi­ta en­tre­nar, com­pe­tir y, has­ta, re­pre­sen­tar es­te país en tor­neos in­ter­na­cio­na­les.

Mo­ti­va­dos por un me­jor pre­sen­te y un fu­tu­ro más cla­ro, ocho de­por­tis­tas ya es­tán ha­cien­do ca­rre­ra en Me­de­llín.

En el re­gis­tro de In­de­por­tes apa­re­cen cua­tro es­gri­mis­tas y dos ka­ra­te­cas que se pre­pa­ran pa­ra re­pre­sen­tar a An­tio­quia en los Jue­gos Na­cio­na­les de 2019, a cum­plir­se en Bo­lí­var, así co­mo una rug­bis­ta sub­acuá­ti­ca que lle­gó al club Or­cas y ya par­ti­ci­pa en tor­neos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

En for­ma des­alen­ta­do­ra to­dos es­tos atle­tas coin­ci­den en que es­ta es una pri­me­ra par­te del éxo­do.

Sa­li­da que se ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos dos años, se­gún ar­gu­men­tó Mariella Ja

ra­mi­llo, je­fe de me­to­dó­lo­gos de In­de­por­tes, quien sos­tie­ne que “es la pri­me­ra vez que el de­par­ta­men­to re­ci­be de­por­tis­tas de ese país y lle­gan en pla­zas en las que no te­ne­mos de­por­tis­tas y que­re­mos for­ta­le­cer­nos, pues por nin­gún mo­ti­vo va­mos a traer al­guien que le qui­te un lu­gar a los atle­tas de nues­tra re­gión”.

Has­ta el mo­men­to, las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas no han ex­pre­sa­do re­cha­zo a la vin­cu­la­ción de los de­por­tis­tas ve­ne­zo­la­nos pe­se a que po­dría pen­sar­se que en­tran a des­pla­zar a co­lom­bia­nos.

Por el con­tra­rio, el país no les ha ce­rra­do sus fron­te­ras a los ve­ne­zo­la­nos co­mo su­ce­dió con Panamá, que por or­den del Go­bierno de­cre­tó no re­ci­bir a más atle­tas de ese país, en enero de 2017.

En An­tio­quia el ge­ren­te de In­de­por­tes sos­tie­ne que “siem­pre y cuan­do cum­plan con las normas vi­gen­tes en cuan­to a do­cu­men­ta­ción y sean de­por­tis­tas que vie­nen a apor­tar tie­nen el res­pal­do pues, igual, sa­be­mos del mo­men­to que vi­ve nues­tro país ve­cino”.

Pe­ro el te­ma no es ex­clu­si­vo de An­tio­quia, pues de acuer­do con lo ex­pues­to por los me­to­dó­lo­gos y es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos, los de­por­tis­tas pre­sen­tan for­ta­le­zas en deportes co­mo sóft­bol, béis­bol, bo­xeo, baloncesto y com­ba­tes.

En la Cos­ta Atlán­ti­ca de­par­ta­men­tos co­mo La Gua­ji­ra, Bo­lí­var y Mag­da­le­na se han re­for­za­do con bo­xea­do­res, ba­lon­ces­tis­tas y ju­ga­do­res de sóft­bol.

Al Va­lle del Cau­ca han lle­ga­do Luis Bo­la­ños, na­da­dor de aguas abier­tas y Mary­nes Prada, en ciclismo de ve­lo­ci­dad. A Bo­go­tá lle­ga­ron tres de­por­tis­tas de ti­ro con ar­co Mi

chel Gómez (com­pues­to), de gran ni­vel, Ós­car Cues­ta (com­pues­to) y Da­vid Sán

chez (re­cur­vo); mien­tras que a de­par­ta­men­tos de la Cos­ta Atlán­ti­ca lle­ga­ron los béis­bo­lis­tas Adrián Sán­chez, Efraín Contreras, Gui­ller­mo Mos­co­so, Wi­lliam Cue­vas y Johan Pino, quie­nes re­pre- sen­ta­ron a Co­lom­bia en la Se­rie Mun­dial. La si­tua­ción Al­gu­nos tie­nen la for­tu­na de sa­lir con sus pa­dres y her­ma­nos, pe­ro a otros les to­ca em­pa­car ma­le­tas ba­ña­dos en llan­to y alen­ta­dos por sus pro­ge­ni­to­res.

“Es por tu fu­tu­ro, por tus sue­ños”, coin­ci­den en de­cir quie­nes ya es­tán aquí, al ha­blar, en­tre nos­tal­gia y sen­ti­mien­to es­pe­ran­za­dor, de las

des­pe­di­das de sus fa­mi­lias que ven co­mo la cri­sis ge­ne­ral del ve­cino país pa­re­ce no te­ner una pron­ta so­lu­ción. Gé­ne­sis Na­va­rre­te, Oria­na

Rodríguez, Os­ne­lla Gar­cía de­ja­ron su na­tal Ca­ra­cas pa­ra ra­di­car­se en es­ta ciu­dad.

“Las mon­ta­ñas, el sol y la tem­pe­ra­tu­ra de Me­de­llín nos re­mue­ve los re­cuer­dos de nues­tro país”, coin­ci­den Oria­na y Gé­ne­sis.

Y aun­que los pai­sas las han re­ci­bi­do con amor y solidaridad no de­jan de ex­tra­ñar a sus fa­mi­lias y llo­rar cuan­do ven las imá­ge­nes en los no­ti­cie­ros.

Otros, co­mo el téc­ni­co de es­gri­ma Moi­sés Re­que­na, quien ajus­ta dos años de la­bo­res en An­tio­quia, tie­ne la for­tu­na de es­tar con los su­yos, pues va­rios me­ses des­pués de asen­tar­se aquí lo­gró traer a sus hi­jos y es­po­sa.

Aho­ra es­tá más tran­qui­lo, los tie­ne a su la­do, pe­ro fue­ron mu­chas las no­ches y los días que se des­ve­ló pen­san­do en ellos.Sus hi­jas Yus­lie y Ye­suly, lle­ga­ron con sus res­pec­ti­vos no­vios (con do­ble na­cio­na­li­dad) y aho­ra en­tre­nan en la Li­ga An­tio­que­ña de Es­gri­ma.

Jai­ro Ji­mé­nez, me­to­dó­lo­go de In­de­por­tes, ar­gu­men­ta que en el caso del ka­ra­te el De­par­ta­men­to op­tó por apro­ve­char la pro­pues­ta la­bo­ral que el club En­tre­nar­te de En­vi­ga­do les hi­zo a las de­por­tis­tas, pa­ra brin­dar­les ayu­da eco­nó­mi­ca y re­for­zar el equi­po pai­sa.

“Lo que bus­ca­mos con ellas es for­ta­le­cer dos ca­te­go­rías (55 y 78 ki­lo­gra­mos) en la mo­da­li­dad de com­ba­te, que nues­tras de­por­tis­tas me­jo­ren el ni­vel con mi­ras a las pró­xi­mas com­pe­ten­cias”, en es­pe­cial los Jue­gos Na­cio­na­les de 2019 en Bo­lí­var, en los que An­tio­quia de­fen­de­rá el tí­tu­lo.

Am­bas ka­ra­te­cas lle­ga­ron con mar­cas y ac­tua­cio­nes des­ta­ca­das en el ex­te- rior y, por ello, re­ci­bie­ron el apo­yo de In­de­por­tes con ali­men­ta­ción y vi­vien­da en la Vi­lla Deportiva.

En el caso de la es­gri­ma lo que se bus­ca es for­ta­le­cer la es­pe­cia­li­dad de ar­mas en las que no se tie­ne tan­to po­ten­cial (sa­ble fe­me­nino, es­pa­da y flo­re­te mas­cu­lino).

Pa­ra la ju­ga­do­ra de rugby sub­acuá­ti­co, Os­ne­lla Gar­cía, lle­gar a Me­de­llín es cum­plir un sue­ño, pues des­de el 2015, cuan­do participó con Venezuela en el Mun­dial, efec­tua­do en Ca­li, que­dó con ga­nas de ra­di­car­se aquí por el ni­vel de las co­lom­bia­nas y, en es­pe­cial, por el trabajo que se desa­rro­lla en el club Or­cas.

Una de las per­so­nas que más la mo­ti­vó a dar el pa­so fue su padre, Os­wal­do Gar

cía, téc­ni­co de la Se­lec­ción ve­ne­zo­la­na fe­me­ni­na de rugby sub­acuá­ti­co.

Os­ne­lla ya lle­va 11 me­ses, en los cua­les, ade­más de con- ti­nuar con sus es­tu­dios, ha po­di­do com­pe­tir con su club en tor­neos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Có­mo na­cio­na­li­zar­se

Una de las ven­ta­jas que los di­ri­gen­tes co­lom­bia­nos se­ña­lan en es­te ti­po de vin­cu­la­cio­nes es la do­ble na­cio­na­li­dad pues evi­ta con­tra­tiem­pos en las com­pe­ten­cias. Luis Car­los Buitrago, de Col­de­por­tes Na­cio­nal, ex­pli­ca que el ar­tícu­lo 96 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Co­lom­bia, es cla­ro en es­te te­ma de la na­cio­na­li­dad: a) Que el padre o la ma­dre ha­yan si­do na­tu­ra­les o na­cio­na­les co­lom­bia­nos, o que sien­do hi­jos de ex­tran­je­ros al­guno de sus pa­dres es­tu­vie­se ra­di­ca­do en Co­lom­bia al mo­men­to de su na­ci­mien­to; b) Los hi­jos de padre o ma­dre co­lom­bia­nos que hu­bie­sen na­ci­do en tie­rra ex­tran­je­ra y lue­go se do­mi­ci­lia­ran en Co­lom­bia.

Ad­vier­te que, igual es va­le­de­ro el pro­ce­di­mien­to por adop­ción de ex­tran­je­ros que so­li­ci­ten y ob­ten­gan car­ta de na­tu­ra­li­za­ción.

En es­te caso, se apli­ca otro item de ese mis­mo ar­tícu­lo que co­bi­ja a los la­ti­noa­me­ri­ca­nos de na­ci­mien­to que se en­cuen­tren do­mi­ci­lia­dos en Co­lom­bia y que, con la au­to­ri­za­ción y vis­to bueno del go­bierno o la mu­ni­ci­pa­li­dad re­gi­dos por la Ley, so­li­ci­ten su adop­ción.

En el caso de los de­por­tis­tas que han lle­ga­do a An­tio­quia, tres no cuen­tan con la do­ble na­cio­na­li­dad y por ello ten­drían que ade­lan­tar to­do el pro­ce­so de adop­ción, que de­pen­dien­do el caso pue­de tar­dar­se en­tre 90 días y dos años.

Así lo confirmó Buitrago, quien tam­bién ma­ni­fes­tó que “es­tos de­por­tis­tas pue­den re­pre­sen­tar a Co­lom­bia des­pués de tres años de no ha­ber re­pre­sen­ta­do nin­gún or­ga­nis­mo de­por­ti­vo de su país de ori­gen”, lo cual es­tá de­ter­mi­na­do por la Car­ta Olím­pi­ca

“No va­mos a ocu­par el lu­gar de un pai­sa con un ve­ne­zo­lano, lo que bus­ca­mos es re­for­zar­nos en lo que no te­ne­mos”. MARIELLA JARAMILLO Je­fe de me­to­dó­lo­gos de In­de­por­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.