Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal re­abre de­ba­te so­bre gli­fo­sa­to

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por COL­PREN­SA

En un nue­vo fa­llo de tu­te­la, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal abrió una puer­ta pa­ra reanu­dar el Pro­gra­ma de Erra­di­ca­ción de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos me­dian­te As­per­sión Aé­rea con Gli­fo­sa­to, que ac­tual­men­te es­tá sus­pen­di­do por or­den del Con­se­jo Na­cio­nal de Es­tu­pe­fa­cien­tes.

El al­to tri­bu­nal li­mi­tó es­ta po­si­bi­li­dad con el si­guien­te con­di­cio­na­mien­to: “cual­quier de­ci­sión que se to­me al­re­de­dor del te­ma de­be­rá fun­dar­se en evi­den­cia ob­je­ti­va y con­clu­yen­te que de­mues­tre au­sen­cia de da­ño pa­ra la sa­lud y el me­dio am­bien­te”.

Tam­bién se­ña­ló que al no lle­gar “a una con­clu­sión de­fi­ni­ti­va con ba­se en cri­te­rios téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos ra­zo­na­bles so­bre la inexis­ten­cia de un ries­go ac­tual, gra­ve e irre­ver­si­ble pa­ra el am­bien­te y/o la sa­lud de las per­so­nas” se de­be “dar apli­ca­ción in­me­dia­ta del prin­ci­pio de pre­cau­ción”, tal co­mo se de­ter­mi­nó en ma­yo de 2015. En tal sen­ti­do, ex­pli­có que la re­gu­la­ción de­be de­ri­var­se de una eva­lua­ción del ries­go a la sa­lud y otros ries­gos, en el mar­co de un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo y téc­ni­ca­men­te fun­da­do. Es­te pro­ce­so de eva­lua­ción de­be­rá rea­li­zar­se de ma­ne­ra con­ti­núa.

El gli­fo­sa­to es tan can­ce­rí­geno co­mo el ca­fé o el ma­te ar­gen­tino y tam­bién per­te­ne­ce a la cla­si­fi­ca­ción de sus­tan­cia “pro­ba­ble­men­te car­ci­no­gé­ni­cas pa­ra hu­ma­nos” de la Agen­cia Internacional pa­ra la In­ves­ti­ga­ción en Cán­cer IARC (por sus si­glas en in­glés), la cual ha­ce par­te de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Así lo ex­pli­có Ale

jan­dro Cha­pa­rro, Ph.D. en Ge­né­ti­ca y Me­jo­ra­mien­to de Plan­tas de la Uni­ver­si­dad de Sao Pau­lo, quien ase­gu­ró que es­te es una de los her­bi­ci­das que más es­tu­dios tie­ne y no representa nin­gún ries­go pa­ra la sa­lud.

Tras el in­for­me de la IARC, la Co­mi­sión de Pla­gui­ci­das de La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Unidas pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agricultura, (FAO) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) pre­sen­ta­ron un nue­vo do­cu­men­to que de­mos­tra­ba la se­gu­ri­dad del her­bi­ci­da y con­tra­de­cía el an­te­rior. “La Fun­da­ción Ideas pa­ra la Paz hi­zo una re­vi­sión de li­te­ra­tu­ra re­la­cio­na­da con es­te te­ma y en­con­tró 2.000 ar­tícu­los que eran con­clu­yen­tes, en el sen­ti­do de afir­mar que el her­bi­ci­da te­nía los más al­tos ni­ve­les de se­gu­ri­dad en la uti­li­za­ción en agricultura”, asegura Cha­pa­rro.

De acuer­do con lo an­te­rior, las con­di­cio­nes fi­ja­das por la Cor­te pa­ra que vuel­va la erra- di­ca­ción aé­rea con gli­fo­sa­to no son in­su­pe­ra­bles, al con­tra­rio, los es­tu­dios de­mues­tran la se­gu­ri­dad de la sus­tan­cia. Ade­más, si se tie­ne en cuen­ta que es­te es uno de los te­mas más im­por­tan­tes en la agen­da del pro­ce­so de Paz con las Farc y es fun­da­men­tal pa­ra las relaciones con Es­ta­dos Uni­dos, la po­si­bi­li­dad de que se reanu­de no es tan le­ja­na.

Fi­nal­men­te, Cha­pa­rro asegura que el gli­fo­sa­to es­tá di­se­ña­do pa­ra com­ba­tir la ma­le­za en un es­ce­na­rio se­gu­ro y usar­lo pa­ra los cul­ti­vos ilí­ci­tos es un desa­cier­to del go­bierno, por­que “no es­tá he­cho pa­ra que llue­va so­bre los cul­ti­vos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.