Bra­sil, ¿de nue­vo a ele­gir un pre­si­den­te?

Las de­nun­cias de co­rrup­ción en con­tra de Mi­chel Te­mer lle­va­ron a cien­tos de ciu­da­da­nos a pe­dir su re­nun­cia.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MARIANA ES­CO­BAR ROL­DÁN

Bra­si­lia te­nía ayer 1.500 mi­li­ta­res vi­gi­lan­do los edi­fi­cios mi­nis­te­ria­les, lue­go de que las agi­ta­das pro­tes­tas de­ja­ran ven­ta­nas ro­tas, mue­bles que­ma­dos, 49 he­ri­dos por en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía y el eco de lo que pi­den los ma­ni­fes­tan­tes: la re­nun­cia del pre­si­den­te Mi­chel Te­mer.

Su pe­di­do no es des­ca­be­lla­do. La se­ma­na pa­sa­da se dio a co­no­cer una gra­ba­ción en la que el man­da­ta­rio apa­re­ce con­sin­tien­do el pa­go de di­ne­ros pa­ra com­prar el si­len­cio del expresidente de la Cá­ma­ra de Dipu­tados Eduar­do Cun­ha. Lue­go, la Cor­te Su­pre­ma de ese país di­vul­gó las prue­bas de que Te­mer y sus pre­de­ce­so­res,

Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va (con cin­co pro­ce­sos por co­rrup­ción en su con­tra) y Dil­ma Rous­seff (so­me­ti­da a jui­cio po­lí­ti­co el año pa­sa­do), re­ci­bie­ron mi­llo­nes de dó­la­res en sobornos.

Los tes­ti­mo­nios co­rres­pon­den a eje­cu­ti­vos de JBS, una com­pa­ñía de pro­duc­tos cár­ni­cos que cre­ció con prés­ta­mos del banco es­ta­tal de desa­rro­llo bra­si­le­ño, y en ellos se in­di­ca que al ac­tual man­da­ta­rio le die­ron 15 mi­llo­nes de reales (4,6 mi­llo­nes de dó­la­res), al expresidente Lu­la, 50 mi­llo­nes de dó­la­res en cuen­tas en el ex­tran­je­ro, y a Rous­seff, otros 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aun­que Te­mer ha si­do en­fá­ti­co en que no re­nun­cia­rá, ar­gu­men­tan­do la ne­ce­si­dad de sa­car a Bra­sil de su más pro­fun­da cri­sis in­fla­cio­na­ria, ya hay 16 so­li­ci­tu­des de im­peach­men­te (pro­ce­so de des­ti­tu­ción) en Con­gre­so y la Or­den de Abo­ga­dos de Bra­sil, que aso­cia a los ju­ris­tas de ese país y que in­flu­yó en la des­ti­tu­ción de Rous­seff el año pa­sa­do, su­mó otra.

Pau­lo So­te­ro, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Bra­sil del Wil­son Cen­ter pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, di­ce que no se ne­ce­si­ta ser pro­fe­sor de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal pa­ra sa­ber que Te­mer co­me­tió un ac­to irre­gu­lar y que su sa­li­da del Go­bierno no de­be­ría des­car­tar­se.

Si bien el experto no cree que la des­ti­tu­ción sea la for­ma de pro­ce­der, “por­que re­quie­re ac­cio­nes en el Con­gre­so y es un trá­mi­te muy lar­go”, hay dos op­cio­nes: o que Te­mer re­con­si­de­re la po­si­bi­li­dad de su re­nun­cia, “evi­tan­do así un des­gas­te pa­ra él y pa­ra el país”, o que apli­que un an­ti­guo pro­ce­so que ya es­tá en cur­so en el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral.

Es­te úl­ti­mo se abrió por de­nun­cias de frau­de en la cam­pa­ña elec­to­ral de 2014 (pa­ra la que Te­mer era la fór­mu­la vi­ce­pre­si­den­cial de Rous­seff), pe­ro aho­ra se le su­man las úl­ti­mas acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción. Con ese cú­mu­lo de prue­bas, los sie­te jue­ces de ese Tri­bu­nal de­ci­di­rán el pró­xi­mo 6 de ju­nio si apli­ca o no la des­ti­tu­ción.

Que­da otro es­ce­na­rio. Se­gún des­cri­be en su blog

Matt­hew M. Tay­lor, in­ves­ti­ga­dor so­bre asun­tos de Amé­ri­ca La­ti­na en el Con­se­jo pa­ra Relaciones Ex­te­rio­res (CFR), un cen­tro de aná­li­sis en Es­ta­dos Uni­dos, si con­ti­núa la in­ves­ti- ga­ción por el con­sen­ti­mien­to de Te­mer pa­ra pa­gar el si­len­cio de Cun­ha, con car­gos for­ma­les pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Fe­de­ral po­dría de­ci­dir que el pre­si­den­te sea des­ti­tui­do de su car­go por obs­truc­ción a la jus­ti­cia. No obs­tan­te, acla­ra Tay­lor, ese es­tra­do ha si­do tí­mi­do in­vo­lu­crán­do­se en asun­tos políticos y sue­le mo­ver­se len­to en es­tos asun­tos

Van dos días de pro­tes­tas en Bra­si­lia, la ca­pi­tal del gi­gan­te su­r­ame­ri­cano, de quie­nes se opo­nen al Go­bierno de Mi­chel Te­mer y en las ca­lles pi­den su re­nun­cia. FO­TO AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.