LO QUE UN ATA­QUE EN UN SHOW DE ARIA­NA GRAN­DE SIG­NI­FI­CA PA­RA ADO­LES­CEN­TES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por NATALIE SHUTLER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Los glo­bos ro­sa­dos, flo­tan­do por en­ci­ma del tor­be­llino de asis­ten­tes al con­cier­to lle­nos de pá­ni­co, son lo pri­me­ro que me im­pac­tó. Imá­ge­nes de inocen­cia, que an­da­ban por en­ci­ma de hor­das de ni­ños gri­tan­do, mu­chos de los cua­les se ne­ga­ron a li­be­rar sus glo­bos, in­clu­so mien­tras huían del es­ce­na­rio.

¿Re­cuer­da us­ted su pri­mer con­cier­to? ¿La pri­me­ra vez que ob­ser­vó a una hé­roe fe­me­ni­na can­tar a los cua­tro vien­tos sin dis­cul­pas? Yo es­ta­ba en oc­ta­vo gra­do cuan­do mi pa­dre acor­dó lle­var­nos a mí y a mi me­jor ami­ga a ver a Gar­ba­ge, un gru­po de pop li­de­ra­do por la mu­jer más ché­ve­re de to­dos los tiem­pos, Shirley Man­son. Su fu­ria, su con­fian­za y su se­xua­li­dad to­ma­ron el lu­gar de una mez­cla de pa­sio­nes ado­les­cen­tes que yo no te­nía for­ma de ex­pre­sar. Yo era tor­pe e in­se­gu­ra, ¿no lo éra­mos to­dos? -pe­ro cuan­do es­tu­ve en la pre­sen­cia de una mu­jer que cla­vó la mi­ra­da en el sis­te­ma con un gru­ñi­do en su voz, ol­vi­dé lo ex­tra­ño que se sen­tía te­ner 13 años.

La con­fu­sión y vergüenza de la ado­les­cen­cia no de­ja ile­sa a ca­si nin­gu­na mu­jer. Es cuan­do pri­me­ro apren­des que pue­des ser cul­pa­da por los de­seos de otros. Cuan­do eres dis­ci­pli­na­da por lle­var pues­ta una ca­mi­se­ta con las ti­ras de­ma­sia­do del­ga­das, pe­ro no sa­bes lo que se su­po­ne de­bes ocul­tar. Cuan­do los ni­ños con quie­nes cre­cis­te se ale­jan de la amis­tad al anun­ciar a un gru­po de ado­les­cen­tes que eres “pla­na co­mo una ta­bla”. Es un tiem­po mor­ti­fi­ca­dor.

¿Así que a dón­de vas cuan­do es de­ma­sia­do? ¿Qué ayu­da a li­be­rar to­do? ¿A qué te pue­des di­ri­gir cuan­do quie­res gas­tar la ener­gía ner­vio­sa de la in­fan­cia dan­do pa­so a la fe­mi­ni­dad? Mú­si­ca pop. En­tra Aria­na Gran­de: una po­ten­cia di­mi­nu­ta con una voz sen­sual que es­ta­lla des­de su dia­frag­ma. Con so­lo 5 pies y 3 pul­ga­das de es­ta­tu­ra, su co­la de caballo al­ta, de­li­nea­dor ala­do y sus co­mien­zos en Nic­ke­lo­deon, Aria­na Gran­de pa­re­ce tan­to fe­me­ni­na co­mo in­fan­til.

Su mú­si­ca re­fle­ja es­to, si no siem­pre en la le­tra sí en el tono. Se­xual, evasivo, inex­per­to, atre­vi­do y sin re­mor­di­mien­tos -es­tos son los hi­los emo­cio­na­les a los cua­les una ni­ña per­di­da, so­la o in­có­mo­da po­dría afe­rrar­se mien­tras in­ten­ta ca­na­li­zar con­fian­za pro­pia.

En­tre las 22 per­so­nas ase­si­na­das y las 59 he­ri­das en el con­cier­to de Gran­de en el Man­ches­ter Are­na es­ta­ban una ni­ña de 8 años y una mu­jer de 18 años. La jo­ven, Geor­gi­na Ca­llan

der, era ad­mi­ra­do­ra de Dis­ney y Harry Pot­ter. Pu­do co­no­cer a

Aria­na Gran­de ha­cer dos años, en otro con­cier­to en el Man­ches­ter Are­na. Por una com­bi­na­ción de suer­te y es­fuer­zo, re­ci­bió un abra­zo y un ha­la­go de la di­mi­nu­ta di­va del pop.

¿Có­mo pue­do des­cri­bir la emo­ción de bai­lar al rit­mo de tu mú­si­ca fa­vo­ri­ta con tus me­jo­res ami­gas a los 13 años? Mo­ver tu cuer­po, si no con con­fian­za, en­ton­ces con aban­dono, al tono de una mu­jer que te di­ce a tí y pa­ra tí: “¡Eres po­de­ro­sa! ¡No tie­nes que vi­vir ba­jo los tér­mi­nos de na­die!”

Es­tas no son men­ti­ras, pe­ro tam­po­co di­cen to­da la ver­dad - que a me­di­da que te con­vier­tes en mu­jer, con fre­cuen­cia ten­drás me­nos po­der que los hom­bres que co­no­ces, que la vi­da fe­me­ni­na, por su mis­ma de­fi­ni­ción, no es­tá mol­dea­da so­lo por tér­mi­nos in­di­vi­dua­les.

En to­do ca­so, con­cier­tos de pop en un en­ton­ces pa­re­cían ser lu­ga­res se­gu­ros pa­ra que las ni­ñas ex­pre­sa­ran fu- ria, ale­gría, con­fian­za y re­sis­ten­cia con sus ami­gas, en la pre­sen­cia de sus ído­los, sin jui­cios o re­per­cu­sio­nes.

Cuan­do yo es­ta­ba en oc­ta­vo gra­do, le ro­gué a mi pa­pá que no fue­ra al con­cier­to de Gar­ba­ge con­mi­go, aun­que te­nía que con­du­cir una ho­ra pa­ra lle­var­me. Lle­gó a un acuer­do con su hi­ja ado­les­cen­te e irra­cio­nal al des­apa­re­cer­se en el tu­mul­to la ma­yo­ría del tiem­po. Por un po­co más de una ho­ra, mi me­jor ami­ga y yo dis­fru­ta­mos de una ilu­sión de in­de­pen­den­cia, bai­lan­do con las can­cio­nes que tan bien co­no­cía­mos.

No hay evi­den­cia de que el blan­co del ata­can­te que bom­bar­deó el Man­ches­ter Are­na fue­ran mu­je­res. Pe­ro lo que no se pue­de ne­gar que es un mun­do di­fí­cil pa­ra las ni­ñas. Y un con­cier­to de Aria­na Gran­de es don­de van a bai­lar, a can­tar y a agi­tar sus ex­tre­mi­da­des jun­tas, glo­rián­do­se en la mú­si­ca rui­do­sa, las lu­ces des­te­llan­tes y los glo­bos ro­sa­dos lu­mi­no­sos.

Mien­tras ni­ñas ate­rro­ri­za­das bus­ca­ban ami­gas, her­ma­nas y pa­dres, esas de­co­ra­cio­nes in­fan­ti­les flo­ta­ban se­re­na­men­te por en­ci­ma del caos y la ma­tan­za, re­cuer­dos de la inocen­cia que es­ta­ba pre­sen­te ape­nas unos mi­nu­tos an­tes

No hay evi­den­cia de que el blan­co del ata­can­te del Man­ches­ter Are­na fue­ran mu­je­res. Pe­ro no se pue­de ne­gar que es un mun­do di­fí­cil pa­ra las ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.