LA VOZ DEL PUE­BLO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SI­MÓN PÉ­REZ LON­DO­ÑO Uni­ver­si­dad EA­FIT Cien­cias Po­lí­ti­cas, 10° se­mes­tre @si­mon­pe­rez05

No pue­de de­cir­se que se es más de­mó­cra­ta por­que se de­fien­de lo que la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas es­tá pen­san­do.

Cuenta In­dro Mon­ta­ne­lli en su “Historia de los grie­gos”, que Fo­ción, un an­ti­guo ora­dor ate­nien­se, al per­ca­tar­se de que la mu­che­dum­bre aplau­día es­tre­pi­to­sa­men­te an­te su dis­cur­so, se pre­gun­tó: “¿ha­bré di­cho al­gu­na es­tu­pi­dez?”. De igual for­ma, es­cri­bió Sé­ne­ca, a pro­pó­si­to de los ca­mi­nos pa­ra lle­gar a la fe­li­ci­dad, que el sen­de­ro más tran­si­ta­do era el que más se ale­ja­ba de la me­ta y que ha­bía que des­con­fiar del ru­mor de una ma­yo­ría em­pe­ci­na­da siem­pre en los mis­mos erro­res.

Tan­to Sé­ne­ca co­mo Fo­ción de­mos­tra­ron con ello su des­con­fian­za an­te cier­tas opi­nio­nes que im­pe­ran en una mul­ti­tud. Es de­cir, con­cor­da­ron en que no siem­pre el he­cho de que más ca­be­zas es­tén de acuer­do es se­ñal de una ver­dad.

La de­mo­cra­cia no sig­ni­fi­ca que la opi­nión y de­ci­sión de la ma­yo­ría, sin im­por­tar cuál sea es­ta, de­be te­ner siem­pre el po­der y la ra­zón. Las mi­no­rías tie­nen unos de­re­chos que son tan es­truc­tu­ra­les pa­ra la mis­ma de­mo­cra­cia co­mo lo son la so­be­ra­nía po­pu­lar y las vo­ta­cio­nes.

Por lo tan­to, no pue­de de­cir­se que se es más de­mó­cra­ta por­que se de­fien­de siem­pre lo que la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas es­tá pen­san­do, pues­to que la de­mo­cra­cia tie­ne más aris­tas, en­tre las que se des­ta­can unas re­glas de jue­go que im­pli­can la con­cep­ción de unos de­re­chos y li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les que po­nen ba­rre­ras a las po­si­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias. De es­te mo­do, no es cohe­ren­te con la de­mo­cra­cia el he­cho de que la ma­yo­ría de ciu­da­da­nos de un país de­ci­dan que de­be cru­ci­fi­car­se a to­dos aque­llos que no co­mul­guen con de­ter­mi­na­da re­li­gión o que se les de­be­ría ne­gar la op­ción de ca­sar­se o adop­tar a pa­re­jas del mis­mo se­xo.

Di­go que no es cohe­ren­te con la de­mo­cra­cia, aun cuan­do fue­se la po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria, por­que no es po­si­ble adop­tar ta­les de­ci­sio­nes sin po­ner en ja­que el es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co que hon­dea las ban­de­ras de la so­be­ra­nía po­pu­lar, pe­ro tam­bién de los de­re­chos y li­ber­ta­des de to­dos los ciu­da­da­nos, in­clui­dos aque­llos gru­pos mi­no­ri­ta­rios que con or­gu­llo di­sien­ten y op­tan por ca­mi­nos me­nos tran­si­ta­dos pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te erra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.